Telefónica ultima la venta de sus cables submarinos a I Squared por 1.600 millones
  1. Empresas
SE IMPONE EN LA SUBASTA A EQT

Telefónica ultima la venta de sus cables submarinos a I Squared por 1.600 millones

La teleco pretende tomar una decisión sobre las ofertas vinculantes, presentadas la semana pasada, antes de acabar el mes de julio

Foto: El logo de Telefónica. (Reuters)
El logo de Telefónica. (Reuters)

Reducir la deuda de Telefónica es uno de los objetivos principales de José María Álvarez-Pallete y el presidente ejecutivo de la operadora quiere irse de vacaciones con los deberes hechos. Según indican fuentes próximas a la operación, la compañía de telecomunicaciones está en la fase final para la venta de su negocio de cable submarino, que forma parte de Telxius, su filial de infraestructuras. El principal candidato, según las mismas fuentes, es el fondo estadounidense I Squared Capital, que ha presentado mejor oferta que EQT y Cerberus.

Telefónica pretende tomar una decisión sobre las ofertas vinculantes, presentadas la semana pasada, antes de acabar el mes de julio. La operadora dirigida por Álvarez-Pallete celebrará un consejo el 28 de julio para aprobar los resultados del primer semestre del año, momento en el que, de no haber cambios sobre el calendario provisional, también se decidirá el adjudicatario de su división de cables submarinos. Si finalmente resulta ganador I Squared, tal y como indican estas fuentes, el movimiento supondrá un giro en la estrategia de este fondo, que hasta la fecha había concentrado sus inversiones en España en el sector de las energías renovables.

Foto: Foto: EC Diseño.

I Squared compró en 2016 T-Solar, la división de energías limpias de Isolux. En su momento, el fondo pagó 120 millones por estos activos aprovechándose de la quiebra de la compañía constructora dirigida por Luis Delso. La inversión fue todo un éxito, ya que el pasado año la vendió por 1.600 millones de euros a Cubico, un fondo de pensiones que gestiona el dinero de los profesores de Ontario (Canadá). Además, en 2018 adquirió dos plantas termosolares propiedad de Manuel Jové, el inversor inmobiliario gallego, por 500 millones de euros.

El fondo estadounidense ya está presente en el sector del cable submarino, ya que a finales de 2020 cerró la compra de GTT Communications por 2.150 millones de dólares. Gautem Bhandari, director del fondo de I Squared, afirmó que, “ahora más que nunca, las infraestructuras digitales es un activo esencial de primera magnitud, ya las sociedades de todo el mundo dependen en gran medida del ancho de banda de alta velocidad”.

Junto a I Squared, otras firmas de 'private equity', como la escandinava EQT, dueña de Idealista y que acaba de lanzar una opa sobre Solarpack, y la también americana Cerberus han presentado ofertas por el cable submarino de Telxius, la sociedad de infraestructuras controlada por Telefónica y de la que también son accionistas KKR y Pontegadea, uno de los vehículos de inversión de Amancio Ortega (Inditex).

placeholder El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Según datos oficiales, Telefónica, Telxius y Pontegadea obtuvieron unos 500 millones de euros de ingresos por la comercialización de su red de fibra óptica submarina y terrestre en 2019, último ejercicio con cifras publicadas. Su resultado operativo antes de amortizaciones u oibda rondó los 240 millones, mientras que el ebitda o beneficio de explotación superó los 132 millones. Los tres socios habían calculado que podrían ingresar unos 1.500 millones por esta división.

Tras la autorización de la operación de integración de su negocio en Reino Unido con Virgin, la compañía recibió el pasado 1 de junio el visto bueno para ejecutar la desinversión del negocio de torres de Telxius, valorado en 7.700 millones de euros y adquirido por American Towers. La multinacional presidida por Álvarez-Pallete prevé cerrar el segundo trimestre con 10.000 millones menos de pasivo, una vez contabilice los 5.000 millones de la desconsolidación de Inglaterra, los 4.800 millones de Telxius y los 400 millones de Costa Rica y la red de fibra de Chile. Con estas desinversiones, Telefónica cerraría el año con una ecuación de deuda sobre ebitda de 2,4 veces, frente a las 2,8 de diciembre de 2020. Un porcentaje que se eleva hasta las 3,5 veces si se tiene en cuenta la deuda calificada como híbrida.

Con esta reducción del pasivo, Álvarez-Pallete confía en que el mercado aprecie el esfuerzo en quitar grasa del balance, el factor que, junto a las divisas latinoamericanas y el negocio en España, más han lastrado a la cotización. En lo que va de 2021, Telefónica se ha apreciado un 25% en bolsa. No obstante, sigue por debajo de los cuatro euros por acción y con una capitalización de apenas 21.000 millones.

Reducir la deuda de Telefónica es uno de los objetivos principales de José María Álvarez-Pallete y el presidente ejecutivo de la operadora quiere irse de vacaciones con los deberes hechos. Según indican fuentes próximas a la operación, la compañía de telecomunicaciones está en la fase final para la venta de su negocio de cable submarino, que forma parte de Telxius, su filial de infraestructuras. El principal candidato, según las mismas fuentes, es el fondo estadounidense I Squared Capital, que ha presentado mejor oferta que EQT y Cerberus.

I Squared Submarinos KKR José María Álvarez Pallete Pontegadea EQT Noticias de Telefónica
El redactor recomienda