El Barça y el Real Madrid piden nuevo oxígeno al Estado por 300 millones
  1. Empresas
PARA DEVOLVER LOS ICO

El Barça y el Real Madrid piden nuevo oxígeno al Estado por 300 millones

De este modo, retrasarán la devolución de 300 millones de euros —100 por parte del club azulgrana y 200 por parte del equipo blanco— que pidieron el año pasado con el aval del ICO

placeholder Foto: Los presidentes del FC Barcelona, Joan Laporta, y del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE)
Los presidentes del FC Barcelona, Joan Laporta, y del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE)

El FC Barcelona y el Real Madrid, una vez perdido el salvavidas millonario de la Superliga, han decidido abrazarse a la cobertura que ofrecen los contribuyentes. Ambos clubes se han acogido a la moratoria que aprobó el Gobierno la semana pasada. De este modo, retrasarán la devolución de 300 millones de euros —100 por parte del club azulgrana y 200 por parte del equipo blanco— que pidieron el año pasado con el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para hacer frente a los estragos de la pandemia en el negocio del fútbol, según aseguran fuentes conocedoras de las operaciones.

Joan Laporta se reunió a finales de la semana pasada con la banca acreedora para ponerla al día de la crítica situación financiera del Fútbol Club Barcelona. El encuentro sirvió como preparativo para un partido a cara de perro, dado el vencimiento a corto plazo de más de 600 millones de euros, y para adoptar la primera medida de urgencia: acogerse a la nueva moratoria de los créditos ICO, que permite pactar hasta una quita, de la que, llegado el caso, se haría cargo el Estado español.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

El nuevo presidente del FC Barcelona convocó a la banca a la reunión, a la que fue acompañado por Ferran Reverter, el nuevo consejero delegado en funciones, y Maribel Meléndez, la directora corporativa, fichada recientemente de CaixaBank, donde ejercía de directora financiera de una de las inmobiliarias de la entidad bancaria que gestionaba ladrillo tóxico. Laporta expuso las tensiones de tesorería del club y la necesidad de refinanciar la deuda vigente, especialmente la que vence este verano por unos 600 millones.

Foto: Logo de la UEFA. (REUTERS)

El abogado culé les informó de que el Barça necesita paciencia y nuevas líneas de financiación para poder acometer una reforma de la plantilla para la temporada 2021-2022, así como su colaboración en el proyecto de remodelación del Camp Nou. El conocido como Espai Barça requiere un préstamo de 815 millones, que va a liderar Goldman Sachs, pero en el que participarán los principales bancos nacionales, como CaixaBank, Santander, Sabadell y BBVA. Pero los bancos le dijeron que, antes de sentarse a hablar de más dinero, necesitan tener un plan de negocio sobre los plazos de devolución para que sea aprobado por los comités de riesgo de cada entidad.

El presidente del club azulgrana les indicó que, en cuanto terminen la auditoría interna y se sepa el encefalograma real de la empresa Barça, se volverán a sentar para concretar los detalles. Pero ya les anunció que las pérdidas de esta campaña 2020-2021 serán mucho mayores de las que había estimado la anterior junta directiva y que podrán superar los 200 millones de euros. Unos números que llevarán la institución deportiva 'blaugrana' a acabar el ejercicio fiscal (el próximo 30 de junio) con un patrimonio negativo de al menos 160 millones. Es decir, a estar oficialmente en quiebra técnica.

Para aplazar los pagos, cuestión vital dada la sequía de la caja, Laporta comunicó a los bancos que el FC Barcelona se acogía a la norma aprobada la semana pasada por el Gobierno para devolver los préstamos avalados por el Estado a través del ICO concedido el pasado año tras la irrupción de la pandemia. El Barça solicitó 100 millones para sobrevivir a la pérdida de ingresos por el cierre de sus instalaciones deportivas y la obligación posterior de jugar los partidos sin público. E inicialmente debía empezar ahora a amortizar dicha cantidad.

Foto: Sergio Ramos y Leo Messi, en un partido entre Real Madrid y Barcelona. (EFE)

Pero el club se ha abrazado a la nueva moratoria que permite devolver el préstamo en 10 años y tener al menos dos años de carencia en el pago del principal. Además, si la caída de la cifra de negocios es del 30% y acaba el año en pérdidas, la empresa puede solicitar una quita a los acreedores, condición que el Barça cumple con creces.

Con esta medida, el club gana tiempo para renegociar un acuerdo global sobre más de 1.000 millones brutos que adeuda, a corto y a largo plazo, mientras aplica una renovación profunda de la plantilla. De hecho, ya ha comunicado a Goldman Sachs que el próximo 16 de agosto tampoco podrá devolver los 90 millones que el banco estadounidense le adelantó para construir el Estadi Johan Cruyff, donde juegan los equipos de categorías inferiores y el femenino, primera piedra del proyecto Espai Barça. Un dinero que debía haber pagado el verano pasado y para el que ya pidió una prórroga.

Acuerdo blanco con cinco bancos

La situación del Real Madrid no es tan dramática como la de su eterno rival deportivo. Dispone de un patrimonio de 533 millones. Pero sus constantes vitales también respiran una débil situación de caja. El club blanco va a cerrar el curso 2020-2021 con cerca de 100 millones de pérdidas, motivo por el que también ha decidido acogerse a la nueva moratoria de los ICO. La entidad presidida por el Real Madrid, inmersa en la renovación del Estadio Santiago Bernabéu, con un préstamo de 585 millones, solicitó el pasado año 205 millones, el 70% avalado por el Gobierno.

De esta última cantidad, 155 millones corresponden a cuatro préstamos con vencimiento a cinco años, y 50 millones, a una póliza de crédito que expiraba en 2023. El Real Madrid pidió estas líneas de financiación a cinco bancos nacionales, con los que ahora ha acordado alargar la amortización hasta un máximo de 10 años y acogerse a la carencia de dos ejercicios para empezar a pagar a partir de abril y mayo de 2022.

El FC Barcelona y el Real Madrid, una vez perdido el salvavidas millonario de la Superliga, han decidido abrazarse a la cobertura que ofrecen los contribuyentes. Ambos clubes se han acogido a la moratoria que aprobó el Gobierno la semana pasada. De este modo, retrasarán la devolución de 300 millones de euros —100 por parte del club azulgrana y 200 por parte del equipo blanco— que pidieron el año pasado con el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para hacer frente a los estragos de la pandemia en el negocio del fútbol, según aseguran fuentes conocedoras de las operaciones.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
ICO Joan Laporta Camp Nou Superliga Pandemia Tesorería
El redactor recomienda