Sareb rompe definitivamente con su modelo original y se lanza a la especialización
  1. Empresas
negocio de 200 M al año

Sareb rompe definitivamente con su modelo original y se lanza a la especialización

El banco malo ultima el fichaje de un asesor financiero y otro legal para lanzar los nuevos contratos de gestión de su cartera de activos. En juego está el negocio de Altamira, Servihabitat y Solvia

Foto: Jaime Echegoyen (i) y Javier García del Río, presidente y consejero delegado de Sareb.
Jaime Echegoyen (i) y Javier García del Río, presidente y consejero delegado de Sareb.

La cuenta atrás para renovar el gran contrato de Sareb ha comenzado. El próximo año vencen los convenios que firmó el banco malo con Solvia (hoy Intrum), Altamira y Servihabitat dentro del Proyecto Íbero, iniciativa que convirtió estas tres compañías, junto a Haya, en los grandes desagües con los que la entidad semipública confiaba en dar salida a 50.781 millones de euros en activos tóxicos que le traspasaron las entidades financieras en 2012.

Nueve años después, Sareb sigue arrastrando un agujero de 35.000 millones que Bruselas acaba de obligar a computar como deuda pública, y ha necesitado que el Gobierno de Pedro Sánchez cambie la ley para que pueda seguir operando con recursos propios negativos, tras haber consumido todo su capital. En este contexto, la compañía presidida por Jaime Echegoyen ha terminado de romper definitivamente con su modelo original al decidir aprovechar la renovación de los contratos con sus 'servicers' para apostar por una mayor especialización, confiando así en lograr mejores resultados.

Foto: Jaime Echegoyen, presidente de Sareb. (EFE) Opinión

Desde su creación, la entidad ha ido arrojando pérdidas del entorno de los 1.000 millones anuales. El pasado ejercicio 2020, de hecho, tuvo unos números rojos de 1.073 millones, que han ido a agrandar el déficit público, mientras que los ingresos se desplomaron un 39%, hasta 1.422 millones (848 millones procedentes de venta de inmuebles y 567 millones de la actividad de préstamos).

Para intentar aminorar las futuras pérdidas, que tras el pronunciamiento de Bruselas serán soportadas por todos los españoles, Sareb ha decidido fichar a un asesor financiero y otro legal que le ayudarán a diseñar el nuevo marco de sus contratos de servicios. Según han reconocido desde la entidad, entre abril y mayo prevén tener definido el nuevo modelo, con la vista puesta en empezar a dar pasos formales antes de verano de la mano de sus nuevos asesores.

placeholder Logo de Sareb.
Logo de Sareb.

Este proyecto, bautizado informalmente como Esparta II, tiene por objeto segmentar la cartera de 31.800 millones de euros en inmuebles y préstamos que tiene actualmente Sareb en contratos de servicios especializados, lo que implicará la búsqueda de especialistas en alquileres, servicios de mantenimiento, gestión de concursos o venta a pie de calle, por ejemplo, frente al modelo más generalista que supuso Íbero.

"No necesariamente van a ser 'servicers' quienes participen en el nuevo concurso, porque lo que quiere Sareb es ampliar el foco y lograr la máxima especialización posible", asegura una fuente conocedora. Desde el banco malo, reconocen que esta es la línea en la que se quiere avanzar, pero puntualizan que todavía se está definiendo el modelo y que, en cierto modo, se trata de perfeccionar el camino que ya se inició el año pasado con Esparta I, el proyecto de renovación de la cartera de Haya.

Foto: El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.

En aquella ocasión, como adelantó este medio, el banco malo contrató a DC Advisory, que apostó por reducir el perímetro del contrato y por rebajar las comisiones, reduciendo al mínimo posible las fijas y apostando por las ligadas a éxito. Aunque el planteamiento inicial de Sareb fue internalizar la gestión y mantenimiento de algunos activos, como la promoción, y ceder algunas competencias a nuevos proveedores, como la deuda judicializada, ahora apuesta más por trabajar con especialistas y concentrar en menos 'servicers' unos trabajos valorados en 200 millones de euros al año en comisiones.

Aunque Íbero vence el próximo año, el acuerdo con Sareb exige un preaviso de seis meses, lo que significa que para finales de este ejercicio estará ya en marcha formalmente Esparta II. Esta nueva vuelta de tuerca llega en un momento especialmente sensible para los 'servicers', que se enfrentan a un nuevo proceso de concentración bancaria y, con él, a que sus bancos clientes abran también procesos dirigidos a quedarse con un único proveedor, movimiento que aprovecharán para mejorar su condiciones.

Así pasó, por ejemplo, tras la fusión de Bankia y BMN, matrimonio que concentró en Haya toda la gestión de inmuebles y deudas impagadas. La historia se repite ahora para la filial de Cerberus, al haberse integrado el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri en CaixaBank, entidad que ya trabaja con Servihabitat. Lo previsible es que, en los próximos meses, se lleve a cabo un proceso para integrar en un único proveedor toda la gestión.

Sareb Jaime Echegoyen Servihabitat Altamira Real Estate SOLVIA Haya Real Estate
El redactor recomienda