Lone Star y Cerberus se juegan un negocio de más de 100M en la gran fusión bancaria
  1. Empresas
Por Servihabitat y Haya

Lone Star y Cerberus se juegan un negocio de más de 100M en la gran fusión bancaria

El matrimonio entre CaixaBank y Bankia puede tener una importante derivada inmobiliaria, al abrir una puja entre Servihabitat y Haya por hacerse con la gestión del ladrillo del nuevo gran banco

placeholder Foto: Expositor de Servihabitat en una feria en Barcelona. (EFE)
Expositor de Servihabitat en una feria en Barcelona. (EFE)

Dos de los mayores fondos internacionales, Lone Star y Cerberus, se juegan una importante porción de su inversión en el mercado inmobiliario patrio con la gran fusión bancaria que los consejos de administración de CaixaBank y Bankia votarán este fin de semana.

Como publicó El Confidencial, las dos entidades han convocado a sus máximos órganos de gobierno para aprobar un acuerdo de integración que, si nada se tuerce, quieren tener listo antes de final de año y que dará lugar a la mayor entidad del país, con unos activos de 650.000 millones de euros, una plantilla de 51.000 empleados y más de 6.700 oficinas. Una megaoperación que promete obligar a mover ficha a Lone Star y Cerberus.

Foto: Imagen: EC.

El primero está detrás de la firma de gestión de activos inmobiliarios Servihabitat, que tiene un contrato para dar salida al ladrillo tóxico de CaixaBank, mientras que el segundo es el propietario de Haya, entre cuyos principales clientes se encuentra Bankia. Cuando la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri se fusionó con BMN, abrió un proceso competitivo entre la filial de Cerberus y Aktúa, el 'servicer' que tenía la entidad levantina, para unificar los dos contratos bajo un único proveedor y, así, aprovechar para renegociar las condiciones.

También Santander hizo un movimiento comparable cuando integró Popular. Entonces, la entidad presidida por Ana Botín recompró Aliseda a Värde Partners y, posteriormente, incluyó esta filial en la megaoperación de venta de ladrillo tóxico que selló con Blackstone, otro gigante de la inversión. Y, en este caso, el de los 'servicers' también es uno de los principales frentes empresariales que generará la megafusión de CaixaBank y Bankia.

Lo mismo ocurre en otros segmentos como el de seguros, donde la entidad catalana trabaja con Mutua Madrileña y la nacionalizada, con Mapfre. Se da por hecho que el nuevo grupo intentará llegar a un acuerdo con esta última aseguradora, que se cifra en entre 800 y 1.000 millones de euros. Otro posible frente será el de la financiación al consumo, en el que Bankia trabaja con Crédit Agricole.

placeholder Haya Real Estate está controlada por Cerberus. (EFE)
Haya Real Estate está controlada por Cerberus. (EFE)

Los contratos de gestión de servicios inmobiliarios se basan en el pago, por parte de los bancos, de unas comisiones a los 'servicers' que, en el caso concreto de Servihabitat y Haya con CaixaBank y Bankia, respectivamente, integrados en uno supondrán un negocio de entre 100 y 150 millones de euros.

Aunque ninguna de las partes ha querido detallar el importe concreto de sus acuerdos, los cálculos realizados por este medio a partir de los informes anuales de las filiales de Lone Star y Cerberus permiten estimar en una horquilla de entre 50 y 70 millones los ingresos por comisiones de cada uno de estos acuerdos, con lo que la suma de ambos en un único contrato permitiría hablar ya de ingresos de tres cifras.

Foto: Jaime Ponce, presidente del Fondo de Reestructuración (FROB). (EFE)

Suma y sigue, porque a la previsible pugna a que se enfrentan estas firmas se sumará la renovación del contrato de Sareb, a la que también deberá hacer frente Servihabitat el próximo año, una negociación que ya sufrió Haya el ejercicio pasado, y que permitió al banco malo rebajar las prebendas de la filial de Cerberus.

El hecho de que en 2021, si se consuma la gran fusión, vayan a coincidir en el tiempo el vencimiento del contrato de Sareb con la gran operación bancaria obliga tanto a Lone Star como a Cerberus a plantear un escenario de actuación teniendo en cuenta el impacto que supondrá para sus filiales ganar, o perder, cualquiera de estos contratos.Y siendo conscientes, también, de las presiones que van a tener al otro lado de la mesa para abaratar sus comisiones.

placeholder Isidre Fainé y José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)
Isidre Fainé y José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)

De hecho, estas dos firmas fueron las finalistas en el proceso que abrió Sareb para la cartera de Haya, contrato que antes del ajuste que metió el banco malo se cifraba también en cerca de 100 millones por ingresos en comisiones. El de Servihabitat es menor, pero también representa una jugosa porción.

A esto se une el momento, ya que el nuevo escenario de crisis económica al que se enfrenta el país presupone un buen momento para este tipo de negocios, que se basan en gestionar los activos inmobiliarios que ejecutan las entidades financieras y, aunque no se espera un descalabro como el vivido hace una década en el terreno inmobiliario e hipotecario, sí que se prevé un aumento de la morosidad que volverá a poner en valor el trabajo de estas empresas... y las comisiones que cobran.

Dos de los mayores fondos internacionales, Lone Star y Cerberus, se juegan una importante porción de su inversión en el mercado inmobiliario patrio con la gran fusión bancaria que los consejos de administración de CaixaBank y Bankia votarán este fin de semana.

Lone Star Servihabitat Activos Banco Malo Cerberus Haya Real Estate
El redactor recomienda