Ryanair y las 'low cost': ganadoras bursátiles en el mundo poscovid
  1. Empresas
LAS CASAS DE ANÁLISIS LAS DAN POR VENCEDORAS

Ryanair y las 'low cost': ganadoras bursátiles en el mundo poscovid

Creen que están mejor preparadas para liderar la vuelta al crecimiento, cuando se produzca, debido a su estructura más liviana. Las grandes tardarán más en recuperarse

placeholder Foto: Un patinador contempla un avión despegando. (Reuters)
Un patinador contempla un avión despegando. (Reuters)

Las aerolíneas ‘low cost’ serán las protagonistas del mundo poscovid. Esta es la principal conclusión a la que han llegado los expertos y las instituciones financieras. Empresas como Ryanair o WizzAir van a volver debilitadas, sí, pero el golpe para sus principales rivales será más fuerte y, desde algunas de las principales calificadoras del mundo, ven esto como una oportunidad. Los altos costes y la deuda que empresas como Lufthansa o Air France tienen que asumir son demasiado equipaje frente a la estructura más sencilla de la aerolínea irlandesa, por ejemplo.

Las aerolíneas tradicionales del sector ya vivían en 2019 un panorama oscuro en el que los ‘profit warning’ se convirtieron en la norma. Por aquel entonces, Credit Suisse afirmaba que “se enfrentan a un entorno cada vez más incierto” y anticipaba una “caída generalizada de las ganancias”. Las empresas cargadas de deuda y con un margen de beneficio bajo se asomaban incluso a una guerra de precios.

Con la pandemia, esos problemas, que parecen menores en comparación, vuelven a hacer acto de presencia y la banca suiza afirma hoy que esa deuda y la necesidad de reestructuración van a ser clave a la hora de volver a volar, por lo que aquellos con menores costes van a tener una gran ventaja. Además, incluso con una recuperación de sus rivales, unos clientes con la situación económica mermada por el covid valorarán más las empresas que ofrezcan vuelos más baratos.

Tenemos una clara preferencia por las aerolíneas de bajo coste, porque su naturaleza ofrecerá una recuperación más rápida

“La deuda no para de subir y esperamos que el apalancamiento” provoque que empresas como “Lufthansa y Air France vean lastrada su recuperación, por lo menos, hasta ya comenzado el año 2022”. Según explica Credit Suisse en su último informe, esta situación “abre la puerta a Ryanair y Wizz Air para que se hagan fuertes y logren captar más cuota de mercado”.

Barclays coincide en esta posición y la defiende afirmando que “tenemos una clara preferencia por las aerolíneas de bajo coste, porque su naturaleza ofrecerá una recuperación más rápida que sus competidores”. Tras esto, subieron su valoración de Ryanair un 12% y la de Wizz Air un 7%, mientras que recortaron a IAG, matriz de Iberia y British Airways, un 36% y a Air France un 18%.

El consenso de mercado es claro, la aerolínea alemana y la francesa están condenadas para los inversores. Casi un 90% de los analistas recomienda vender las acciones de la primera y un 55% las de la segunda. La otra gran aerolínea, IAG, sí que tiene un mejor respaldo por parte del mercado. Con 20 analistas recomendando comprar acciones, ocho mantener y solo dos pidiendo vender los títulos.

Uno de los expertos que figuran entre los optimistas con el grupo hispano-británico es Renta 4, que defiende que se diferencia claramente de otros gigantes del sector europeo porque “es la compañía con mayor liquidez (10.000 millones de euros), mejores márgenes operativos y menor endeudamiento”. En su opinión, “será una de las grandes ganadoras del sector después de la crisis gracias a su solidez financiera, estrategia y capacidad de gestión”, y remarca que “la adquisición de Air Europa, con posible mejora de condiciones, supone una ventaja adicional”.

Ryanair, por su parte, está especialmente mimada por los expertos: 17 recomiendan comprar, cuatro mantener y tres vender. Teniendo en cuenta que la compañía atraviesa uno de las principales crisis de la historia, esto supone un gran apoyo y creen que el motivo fundamental es que será la primera en despegar cuando comience la recuperación.

Por su parte, otra de las que más apoyos reciben es la húngara Wizz Air. Solo un analista cree que es necesario desprenderse de las acciones de esta aerolínea y un 60% del consenso cree que su valor real es superior al actual, por lo que recomiendan apostar por esta firma.

La única ‘low cost’ que no es mayoritariamente apoyada por el mercado es EasyJet, ya que, según Barclays, su situación no es la misma que la de sus homólogas en Dublín y Budapest debido, entre otros factores, al Brexit, que podría suponer un importante golpe para sus vuelos en su principal mercado, la eurozona. Por eso le rebajaron en su último análisis el precio objetivo. Además, creen que, entre las compañías de su sector, es la que más debe transformar su estructura para recortar costes.

A pesar de esta excepción, expertos como Tali Salomon, directora general de eToro Iberia y Latam, son claros. “Las 'low cost' tienen estructuras más livianas y no tienen que mantener rutas no rentables, al contrario que las aerolíneas de bandera”. En un contexto en el que la demanda de un destino puede cambiar radicalmente por el desarrollo del covid, esta flexibilidad es clave para capturar beneficios. Además, “pueden ajustar precios y márgenes mucho más rápido”, característica clave para adecuarse al mundo poscovid y exprimir al máximo su ventaja sobre sus rivales.

El seguro Merkel, Macron y Sánchez

No todo son malas noticias para las empresas tradicionales en el sector aéreo. Visto desde un prisma menos optimista, cuentan con tres grandes ventajas: Francia, Alemania y España. El hecho de su tamaño y las dimensiones que poseen hacen que exista una conclusión clara, “nunca van a caer”.

Desde eToro, remarcan que “lo que no contemplamos” con empresas como IAG "es una eventual quiebra", porque “se trata de servicios esenciales y los gobiernos no lo permitirían”. Eso hace que, aunque están peor preparadas para una recuperación, su continuidad esté asegurada. Y, en un contexto donde la crisis del covid está empeorando y es posible que la actividad del sector pueda estar noqueada más tiempo por las restricciones, es algo que no les diferenciaría de las de bajo coste.

Foto: Michael O'Leary. (Reuters)

El pasado mes de mayo, Lufthansa fue rescatada por el Gobierno alemán de Angela Merkel, con una suma superior a los 9.000 millones de euros, mientras que Air France ya tiene el visto bueno de Europa para ingresar 7.000 millones en ayudas para evitar la bancarrota.

Luis Benguerel, consejero de Anatea Gestión, explica que él disiente de la posición del mercado, ‘más optimista’ con las empresas de bajo coste. Para empezar, explica que “no hay que tener prisa por entrar en ninguna, porque se trata de un sector herido y no está claro que haya tocado fondo, por lo que pensar en una recuperación podría ser excesivo”. Y remarca que empresas como Ryanair, Wizz Air o EasyJet “realmente podrían desaparecer”, por lo que "esto será un proceso más largo de lo que la gente piensa" y “los que están más protegidos y preparados son los que tienen gobiernos detrás”.

Aerolíneas Ryanair Iberia Easyjet Lufthansa
El redactor recomienda