Se mostraba más optimista en junio

Técnicas Reunidas alerta de mayor riesgo para su negocio tras la segunda ola de covid

La firma realiza nuevas advertencias de potencial deterioro para sus operaciones, su liquidez o la valoración de sus activos como consecuencia del avance de la pandemia y los nuevos rebrotes

Foto: El CEO de Técnicas Reunidas, Juan Lladó, con su padre, el presidente de honor, José Lladó. (Reuters)
El CEO de Técnicas Reunidas, Juan Lladó, con su padre, el presidente de honor, José Lladó. (Reuters)
Adelantado en

Técnicas Reunidas se muestra ahora más pesimista sobre el impacto que puede provocar el covid-19 en su negocio respecto de lo que lo hacía en el mes de julio, después de la primera ola de la pandemia.

La firma eleva el tono sobre el riesgo que supone el coronavirus para sus operaciones: "Es posible que, como consecuencia del efecto del covid-19, los proyectos puedan no solo retrasarse sino también cancelarse, en cuyo caso las oportunidades en curso sí podrían verse limitadas o reducidas". Aunque en julio ya advirtió del peligro que entrañaba la crisis sanitaria para sus operaciones, en ningún caso hablaba de cancelaciones como sí hace ahora.

También ve mayores problemas para la liquidez de la empresa. En julio, preveía una "recuperación paulatina de la actividad hacia finales de 2020 y una mejora sostenida de la actividad durante 2021". Este fue el escenario asumido sobre la base de los requerimientos de la European Securities and Markets Authority (ESMA). Sin embargo, ya no incluye estas previsiones en una reciente emisión de pagarés entre inversores.

Muy al contrario, respecto a los riesgos de liquidez, advierte de que, pese a la refinanciación de la deuda realizada en junio, "esta medida puede no ser suficiente para mitigar los riesgos derivados de una falta de liquidez producidos o acentuados por el impacto del covid-19". Y alerta de que "en caso de que, como consecuencia del covid-19, la posición de liquidez del grupo se viera afectada, ello podría afectar a la actividad, la situación financiera y los resultados del grupo".

Por si todo lo anterior no fuera poco, Técnicas Reunidas también empeora sus previsiones en lo relativo a los activos y pasivos del balance. En este aspecto, la empresa de la familia Lladó aseguraba en julio que "el grupo ha evaluado la recuperabilidad de los activos por impuestos diferidos basándonos en la estimación del comportamiento de las operaciones en el medio y largo plazo, que no varían sustancialmente por efecto del covid-19, sin que se desprenda la necesidad de reducir a la fecha de estos estados financieros intermedios el importe registrado".

Ahora mantiene esa aseveración pero añade que "es posible que las estimaciones del grupo no sean correctas o varíen a lo largo del tiempo. De este modo, en caso de que el grupo se vea obligado a valorar de nuevo los activos y pasivos del balance, ello podría tener consecuencias negativas para la situación financiera y resultados del grupo".

Por último, cabe destacar la advertencia que hace ahora Técnicas Reunidas en lo que respecta al endeudamiento. Según sus estimaciones, "una crisis económica como consecuencia del covid-19 o de cualquier otro factor podría llevar a una reducción de resultados, acarreando un incremento del nivel de apalancamiento por la disminución del ebitda del grupo".

En este sentido, la firma, como emisora de deuda, señala que "no se encuentra en una situación de incumplimiento de sus obligaciones bajo los instrumentos de financiación de los que es parte, que pudiera dar lugar a una situación de vencimiento anticipado de sus compromisos bajo los mismos". Pero a renglón seguido alerta: "No obstante, podrían existir motivos tales como reducciones en los resultados, así como unas mayores necesidades de financiación o efectivo, que podrían incrementar el endeudamiento del grupo o limitar la capacidad para atender el endeudamiento existente".

La empresa cotizada ha registrado un programa de pagarés de hasta 100 millones de euros en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) este mismo mes. Pero los inversores siguen castigando la firma en bolsa. Actualmente, sus acciones cotizan por debajo de los nueve euros, lo que supone el mínimo histórico. Este nivel es incluso inferior a los menos de 11 euros a que cayó tras desatarse la crisis del coronavirus.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios