CUENTA CON 163 MILLONES DE FONDOS PROPIOS

Globalia negocia un rescate con el Gobierno tras calcular pérdidas de 600 millones

La compañía de la familia Hidalgo ya ha transmitido al ministro de Transportes la necesidad de recibir ayudas públicas al estimar que registrará pérdidas históricas en 2020

Foto: El consejero delegado de Globalia, Javier Hidalgo. (EFE)
El consejero delegado de Globalia, Javier Hidalgo. (EFE)
Adelantado en

El Gobierno ha cogido el guante a la petición que Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, hizo hace unas semanas en las jornadas organizadas por la CEOE cuando exclamó que “si no nos dan ayudas, vamos a durar un telediario”. Según indican fuentes financieras, el grupo turístico, dueño de Air Europa, Viajes Halcón, Travelplán y Be Live, ya está negociando una fórmula para rescatar la empresa familiar, cuya condición máxima es mantener la propiedad de las acciones.

Las conversaciones vienen de lejos, ya que, como reconoció el propio ministro de Transportes, José Luis Ábalos, el contacto con las aerolíneas ha sido "casi diario" desde que el covid-19 paralizó completamente el sector. El Confidencial ya adelantó el pasado 1 de abril que tanto Air Europa como Iberia habían pedido un crédito urgente para poder seguir operando, solicitud que se tradujo en un crédito de 130 millones para el 'holding' de la familia Hidalgo y de 1.000 millones para la compañía española propiedad de la británica IAG.

Pero la situación no ha hecho más que empeorar y las necesidades de liquidez son mucho mayores. Según aseguran fuentes próximas a las conversaciones, Globalia estima, a día de hoy, que este año perderá unos 600 millones de euros, una cifra que llevaría presuntamente el grupo a una situación de quiebra técnica que requeriría una ampliación de capital urgente. De esa cantidad, 380 millones serán contra las cuentas de Air Europa, que por sí sola ya tendría serios problemas para continuar en marcha. Los fondos propios del 'holding' son de apenas 163 millones, según sus cuentas públicas.

Unos números que, no obstante, podrían sufrir desviaciones relevantes en función de cómo evolucione la pandemia y de cuándo se recuperen los vuelos de largo radio, los más rentables del sector. Por ejemplo, Air Europa tiene a Cuba y República Dominicana como uno de sus destinos preferentes por los turistas que transporta al Caribe, incluidos los hoteles que los Hidalgo tienen en la región. Pero el régimen comunista no abrirá sus establecimientos a los turistas extranjeros hasta septiembre, mientras que el coronavirus se está propagando a toda velocidad en la isla.

Globalia no ha hecho la petición formal de rescate, entre otras cosas porque el Gobierno no ha creado el vehículo para dar 10.000M a diversos sectores

Globalia todavía no ha hecho la petición formal del rescate, entre otras cosas porque el Gobierno todavía no ha creado el vehículo patrimonial a través del cual concederá hasta 10.000 millones de euros a sectores considerados estratégicos. Pero en las conversaciones que han mantenido desde abril, Javier Hidalgo, consejero delegado del 'holding', ya ha transmitido a Ábalos cuánto dinero necesitaría y mediante qué formula le gustaría recibir la ayuda. El propio ministro indicó esta semana que "cada compañía nos ha dicho cuales eran sus necesidades financieras y hemos cifrado esas necesidades con un fondo de esas características que atiende a lo que nos han planteado".

Los Hidalgo quieren mantener la propiedad de las acciones, para evitar una nacionalización por parte del Estado y que el grupo pase a manos públicas. Su deseo es que la inyección de dinero se materialice mediante unos préstamos participativos que computan como capital y que, en caso de no poder pagarlos en un futuro, se convertirían en títulos de Globalia, total o parcialmente. La compra directa de las acciones dejaría a los fundadores sin nada justo cuando estaban en proceso de deshacerse de un imperio turístico que factura casi 4.000 millones de euros.

De hecho, la familia estaba vendiendo el grupo por trozos, tras acordar el traspaso de Air Europa a Iberia, la fusión de Halcón Viajes a Barceló y la desinversión frustrada de Be Live, su cadena hotelera, encargada a EY. Pero la primera operación está parada a expensas de que Iberia se pronuncie oficialmente si continúa adelante con la transacción y a qué precio, y la segunda ya ha sido suspendida de forma temporal hasta que las dos partes sepan cuánto les afecta la crisis.

Pero ahora, debido al golpe del covid-19, las diferencias internas se han agudizado entre el padre y los tres hijos. El presidente admite que no hay solución sin un rescate público, como han hecho Alemania, Francia, Holanda e Italia con sus respectivas aerolíneas, con inyecciones de casi 20.000 millones de euros. Pepe Hidalgo ya lo advirtió en las jornadas de la CEOE: “No ingresamos, pero tenemos los costes, es imposible cuadrar las cuentas”,

“Por nosotros mismos, es imposible que podamos salir de esta”, sentenció, lo que provocó una fuerte discusión con su hijo Javier Hidalgo, cuya estrategia principal es obligar a Iberia a que pague los 1.000 millones acordados contractualmente por Air Europa. Pero la aerolínea de bandera no va a abonar esa cantidad y, dadas las previsiones internas de la propia Globalia, solo se plantea quedarse su competidor por un precio irrisorio. Javier Hidalgo es el principal interesado en forzar a cumplir lo pactado, puesto que incurrió en deudas personales para recomprar el 17% del 'holding' tras su regreso al seno familiar.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios