LA GRANADINA MEGASUR ABRE LA VEDA

Una veintena de proveedores de Amazon prepara demandas por prácticas abusivas

Suministradores de varias provincias se organizan a través del fichero de morosos Icired. Tras el pionero Megasur, vendedor de tecnología granadino, vienen mayoristas de Madrid o Valencia

Foto: Almacén de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid). (Reuters)
Almacén de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid). (Reuters)
Adelantado en

La recuperación de la actividad judicial tras la pandemia ha reverdecido las acciones que un puñado de proveedores de Amazon en España prepara contra el gigante del comercio electrónico. Según fuentes empresariales y jurídicas conocedoras de las pretensiones de esa veintena de suministradores, hay al menos seis demandas en elaboración por supuestas prácticas abusivas. La primera, como ya adelanto este medio en diciembre pasado, la del mayorista de productos tecnológico Megasur, de Granada, por impagos de casi medio millón de euros y que se ha presentado esta semana.

El elemento aglutinante de estos 'vendors' (en la terminología 'amazoniana') procedentes de Andalucía (Granada y Almería), Valencia, Madrid o Cataluña es el fichero tecnológico de impagos judiciales Icired, una plataforma creada por el despacho granadino Agaz con Everis y Cesce como socios. Gracias a él, al subir los impagos que tienen con sus clientes, han entrado en contacto y están pergeñando la puesta en marcha de una plataforma de proveedores perjudicados por Amazon, según las mismas fuentes. Todos consideran abusivas las prácticas que sigue con ellos Amazon en su operativa habitual. ¿Cuáles son esas prácticas?

El bufete también granadino Aguilera Castilla y Asociados, que representa a Megasur, reúne todas ellas en una: "Un desequilibrio brutal a favor de Amazon en las relaciones contractuales que rigen su operativa. Incluido un supuesto sistema de resolución de disputas que es como un juicio interno, en el que Amazon es juez y parte. Si sigues reclamando tras ello, pues te dan de baja como proveedor y pierdes el acceso a toda la información acumulada en el sistema cerrado de Amazon que acumula todos tus intercambios comerciales".

Los dos comportamientos más repetidos, con Megasur y con otras dos empresa madrileñas cuyas demandas se están preparando también estos días, tienen que ver con las operativas de entrega de productos a Amazon y la devolución de los mismos por parte del cliente final directamente al proveedor. En el primer caso, Amazon comunica que no ha recibido una determinada cantidad de producto al 'vendor'. Pero lo hace unos días antes de abonar la factura, y Amazon paga a 60 días más el mes en curso en el que se produce la entrega.

"Las devoluciones directas del cliente al proveedor, sin que Amazon sea responsable de nada, hacen que en una caja de una TV se devuelva una pizza"

Es decir, tras 65, 70 u 80 días sin que el proveedor sepa que hubo algún supuesto problema en el momento de la entrega de sus productos, Amazon avisa de que le abonará menos de lo previsto. Los proveedores no entienden por qué ese aviso no se produce en el momento de recibir el producto en menor cantidad, supuestamente, que la pactada. De esa manera, se podría consultar al transportista y tratar de arreglar el desajuste.

En el caso de las devoluciones, estas llegan al proveedor sin que Amazon quiera saber nada ni se haga responsable, denuncian las empresas. "Hay casos en los que en una caja de un televisor se ha devuelto una pizza. Con el consiguiente perjuicio económico. Es cierto que hay clientes que son profesionales en este tipo de fraudes. Pero Amazon se desentiende de todo". Y esa devolución se descuenta, igualmente, de la cuenta comercial que los 'vendor' y Amazon comparten en el sistema informático del gigante.

También hay discrepancias por el cobro del canon digital en la venta, que luego no se abona al proveedor como este y Amazon tenían pactado.

'Vendor manager'

Tal es el nivel de desencuentros entre Amazon y sus proveedores que el gigante tiene creada la figura interna de una especie de árbitro que se encargaría de solucionar esos problemas. Son los denominados 'vendor manager', y para que el suministrador cuente con sus servicios debe pagar entre 100.000 y 120.000 euros al año, según las fuentes consultadas. Un empleado que es de Amazon y que, por la experiencia de algunas de las empresas que preparan una demanda, se debe al gigante a la hora de gestionar los problemas en la cuenta comercial de ese proveedor con el grupo de comercio electrónico.

Desde Aguilera, se señala que más sangrante es aún la relación de Amazon con los 'sellers', el segundo tipo de proveedor con el que trabaja Amazon. Estos son los suministradores que usan Amazon como plataforma ('marketplace'). La relación entre ambos incluye, entre otros aspectos, que Amazon podrá destruir los productos del 'seller' en determinadas circunstancias. Pero al reclamársele pruebas de esa destrucción, no existen. "Hablamos de artículos como relojes o móviles", precisan desde el bufete.

Tras la demanda civil de Megasur (dueño de la cadena de tiendas de productos de microinformática Dynos) por medio millón de euros, que se ha presentado en los juzgados de Madrid, se trabaja en una segunda. Es con un mayorista de tecnología también de la capital de España y los importes adeudados rondan los seis millones de euros. Las otras cuatro demandas en carga suponen cantidades no cobradas de entre medio millón y millón y medio de euros, según cada caso. En muchos casos, son proveedores cuyas cuentas comerciales con Amazon han sido clausuradas por los desencuentros y a los que por ello les resulta enormemente trabajoso reunir la información de su relación con el grupo americano para sustentar esas demandas.

Amazon, consultada por El Confidencial, ha declinado responder.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios