Quejas en pleno confinamiento

El Ibex incumple la ley de desconexión digital en pleno 'boom' del teletrabajo por el covid

Solo un pequeño grupo de las mayores empresas del país advierte en su memoria anual de que sus empleados cuentan con un protocolo para dar cumplimiento a una ley que entró en vigor en 2018

Foto: Un empleado, teletrabajando. (EFE)
Un empleado, teletrabajando. (EFE)
Adelantado en

Una de las bondades que se destacan del confinamiento es la extensión del teletrabajo. Más de 10 millones de empleados en España se han visto obligados a hacer sus tareas desde casa a través de canales 'online'. La prueba de este 'boom' a nivel mundial está en el auge bursátil de plataformas de reunión virtual como Zoom. Sin embargo, cada vez son más los trabajadores que se quejan de que sus jornadas se han ampliado ostensiblemente.

Una de los lamentos más repetidos es que al estar confinados, se presupone al empleado disponible a cualquier hora del día, lo que según denuncian está provocando mensajes, llamadas o 'e-mails' a las horas más intempestivas. La cultura del presentismo llevada al mundo digital. Todo ello ha motivado que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, haya asegurado este mismo lunes que desde el Gobierno buscan garantizar ese derecho a la desconexión digital.

Esta situación, sin embargo, no debería producirse atendiendo a la Ley de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales, en vigor desde 2018, y a su artículo 88: "Derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral". Esta norma, firmada por el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, sostiene que "los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar".

Por lo anterior, la ley destaca: "El empleador, previa audiencia de los representantes de los trabajadores, elaborará una política interna dirigida a trabajadores, incluidos los que ocupen puestos directivos, en la que definirá las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión y las acciones de formación y de sensibilización del personal sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas que evite el riesgo de fatiga informática". Y subraya que, "en particular, se preservará el derecho a la desconexión digital en los supuestos de realización total o parcial del trabajo a distancia así como en el domicilio del empleado vinculado al uso con fines laborales de herramientas tecnológicas". La norma estaba inspirada en Francia, que fue pionera en la cuestión.

Pese a todo lo anterior, gran parte de las empresas del Ibex 35, a las que se les presuponen los más altos estándares en materia laboral, aún no cumplen con esta legislación, tal y como detallaron en sus últimas memorias anuales. Pese a que la ley lleva más de un año en vigor, en la mayoría de casos las empresas se quedan en meros propósitos de trabajar en su implementación. Casi todas las cotizadas hacen alguna referencia a esta cuestión, dado que las buenas prácticas de transparencia y buen gobierno corporativo les obligan a reportar en qué situación se encuentran.

Las grandes se quedan en promesas

Así, Inditex, la mayor cotizada del Ibex por valor bursátil, se limita a decir que "adquiere el compromiso de promover una política interna que garantice, a todos sus empleados, el derecho a la desconexión laboral en el ámbito digital". La segunda firma del selectivo español, Banco Santander, está en la misma línea: "Banco Santander se ha comprometido a promover una gestión racional del tiempo de trabajo y su aplicación flexible, así como el uso de tecnologías que permitan una mejor organización del trabajo de nuestros profesionales, reconociendo expresamente el derecho de los empleados a la desconexión digital".

Endesa identificó la necesidad de avanzar en el campo preventivo y abordar medidas que reduzcan o mitiguen casos de estrés o fatiga informática

También se quedan en la mera promoción de estos objetivos las dos grandes eléctricas del Ibex: Iberdrola y Endesa. La firma vasca elude entrar directamente sobre esta norma específica. Por su parte, la compañía que dirige José Bogas reconoce el problema y se limita, una vez más, a propósitos de futuro sin especificar. "Endesa identificó la necesidad de avanzar en el campo preventivo y abordar nuevas medidas que reduzcan o mitiguen posibles casos de estrés o fatiga informática en línea con lo dispuesto en dicha normativa", reporta a sus inversores y al mercado.

Las públicas no cumplen

La situación no es mejor en las empresas con participación pública. Aena asegura que "no dispone de una política específica de desconexión laboral, más allá de las mencionadas medidas para favorecer la conciliación laboral y personal de la plantilla. De cara a próximos ejercicios, se trabaja en el planteamiento de una política interna de desconexión digital de los trabajadores de Aena, de la que se prevé dar traslado, para su valoración, a las organizaciones sindicales presentes en la Coordinadora Sindical Estatal".

"El grupo se encuentra actualmente trabajando para poder cumplir con los requerimientos recogidos en la mencionada ley", refiere Red Eléctrica respecto a esta cuestión. Enagás, por su parte, asegura que "dentro de este marco, una de las iniciativas más relevantes que se van a abordar durante el año 2020 es el establecimiento de directrices corporativas sobre el derecho a la desconexión digital, con un impacto positivo en la productividad y el bienestar de las personas". "En la actualidad, las medidas sobre desconexión digital están siendo negociadas con la representación de los trabajadores", señalaba en febrero Bankia, la firma con capital público que más ha avanzado en este sentido. Indra ni se refiere en su informe anual a esta cuestión.

Una mujer realiza teletrabajo en su casa mientras su hija juega a su lado. (EFE)
Una mujer realiza teletrabajo en su casa mientras su hija juega a su lado. (EFE)

Así están la mayoría de las empresas. "En la actualidad, las compañías del Grupo ACS no cuentan con una política de desconexión, pero diferentes empresas del grupo, como Clece, que cuenta con un 42% de los empleados del grupo, están desarrollando iniciativas para desarrollarla durante este año", sostiene la firma de Florentino Pérez. En este plano —el de las buenas intenciones— aún se encuentran empresas como Banco Sabadell o Ferrovial. Y hay casos peores. MásMóvil se limita a decir que no tiene política de desconexión laboral. No es la única. "Siemens Gamesa no cuenta aún con una política global que aborde el tema de la desconexión digital", detalla la firma alemana.

"Este comité se ha reunido en dos ocasiones en 2019 (al igual que en 2018), donde ha analizado la evolución de la plantilla por sexo, el seguimiento de permisos de carácter universal aprobados el año pasado por nacimiento de hijos y defunción de cónyuges e hijos, incluso en aquellos países cuya legislación no lo contempla, no habiéndose previsto políticas de desconexión laboral", señala Viscofan. Otras como Merlin Properties o Colonial tampoco hacen mención alguna a esta cuestión en su último informe anual de auditoría.

"Acerinox no cuenta con medidas específicas relativas a la desconexión laboral más allá de las establecidas en los convenios colectivos y en los acuerdos alcanzados con los empleados". Tampoco Acciona y Naturgy entran a detallar esta cuestión. IAG sí trata la cuestión de la desconexión, pero no alude a la especificidad del entorno digital.

Un poco más avanzadas en la cuestión, aunque sin concretar demasiado, están firmas como Bankinter, que asegura que ya lo está introduciendo en algunas áreas de la empresa, o Repsol, que explica que "en relación al derecho a la desconexión digital, se ha firmado un protocolo para fomentar el uso razonable de las nuevas tecnologías e impulsará una cultura que, basada en el principio del respeto, continúe promoviendo el bienestar de los empleados".

"Al final de 2019, los procedimientos relacionados con las medidas de desconexión laboral y tiempo de registro fueron presentadas a los representantes sindicales, cumpliendo así con los requisitos legales. Ambos documentos han sido signados en enero de 2020", destaca Cellnex. Amadeus, por su parte, asegura seguir estos protocolos fuera de España, pero nada dice de la ley aprobada en territorio nacional. También hace esto Cie Automotive, que se refiere a este protocolo en cinco países pero no en España.

Muy tibia, aunque al menos se refiere a la cuestión, es Mediaset, que asegura haber establecido protocolos en los que se tiene en cuenta la desconexión digital. Entre las que mejor se han situado antes de llegar al confinamiento derivado de la pandemia respecto a desconexión digital, destacan cuatro compañías.

Los más cumplidores

En primer lugar, Meliá Hotels es la más contundente. La firma hotelera presidida por Gabriel Escarrer detallaba al mercado que "Meliá reconoce y respeta, en la medida que la actividad del negocio lo permita, el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral de los empleados, de manera que, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, se respete su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como su intimidad personal y familiar. Salvo causa de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, reconoce el derecho de los trabajadores a no responder a los 'mails' o mensajes profesionales fuera de su horario de trabajo. Así mismo, promoverá acciones de sensibilización y formación dirigidas a todos los empleados para informarles sobre los riesgos, desafíos y buenas prácticas relacionados con el uso de las herramientas digitales".

Otra de las más destacadas es BBVA. Tiene ya desde 2019 acuerdo con los sindicatos y explica: "Este derecho se concreta en medidas como evitar las comunicaciones desde las 19:00 hasta las 8:00 del día siguiente, y durante los fines de semana y días festivos. Además, de lunes a jueves, evitar convocar reuniones que finalicen después de las 19:00, o después de las 15:00 en el caso de los viernes y vísperas de festivo", señala el banco con sede en Las Tablas.

Tan destacada como las dos anteriores, o incluso más, está CaixaBank. Reconoce explícitamente el derecho a no contestar fuera del horario laboral, cosa que no hace prácticamente nadie. Establece horarios para enviar comunicaciones y reuniones que deben seguir los empleados.

Meliá Hotels y CaixaBank son las únicas que señalan en sus memorias que los empleados tienen derecho a no contestar fuera de su horario laboral

Y la otra gran firma de las Tablas también está avanzada en esta materia: "El compromiso de Telefónica con la desconexión digital de sus profesionales se materializó en 2018 en un acuerdo firmado por el presidente de Telefónica junto con las organizaciones sindicales mayoritarias en España (UGT y CCOO)", advierte la cotizada presidida por José María Álvarez-Pallete.

Además, otra firma mucho más pequeña como es Ence también tiene ya protocolos específicos respecto a esta cuestión. La empresa de energía y celulosa explica: "En 2019, dentro de la propuesta de valor que Ence ha definido para el personal fuera de convenio, se ha actualizado la política de tiempo de trabajo con el objetivo de aumentar la flexibilidad horaria y la capacidad del empleado de organizar su propio tiempo de trabajo, establecer la desconexión digital e implantar la presencia obligatoria durante todo el año únicamente de 9:00 a 13:30".

Sin embargo, más allá de las palabras, y sobre todo con el auge que está tomando el teletrabajo, algunos trabajadores piden que además de establecerse estos protocolos conforme dicta la ley, haya mecanismos para su puesta en marcha y cumplimiento.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios