Es noticia
Menú
El Ibex llega al 8-M con un suspenso: así es la brecha salarial en las empresas 'top'
  1. Empresas
Santander, 30% de brecha salarial bruta

El Ibex llega al 8-M con un suspenso: así es la brecha salarial en las empresas 'top'

La mayoría de las grandes firmas cotizadas ocultan su verdadera brecha salarial por género, y los que lo hacen reportan diferencias de entre el 20% y el 30% a favor de los trabajadores hombres

Foto: Techo de cristal de la bolsa de Madrid. (EFE)
Techo de cristal de la bolsa de Madrid. (EFE)

Las grandes empresas del Ibex-35, consideradas por sí mismas y por expertos en materia de buen gobierno, como las empresas más avanzadas en materia laboral, están reconociendo una brecha salarial de género de hasta el 30% a las puertas de la manifestación feminista que se celebra este domingo 8 de marzo de 2020. Aunque en la mayoría de los casos no existe discriminación de género retributiva (cobrar más por el mismo trabajo), sí se da desigualdad al ser los hombres los que de forma mayoritaria acceden a los puestos de responsabilidad mejor remunerados.

Casi todas las empresas ocultan su brecha de género en toda su crudeza. La gran mayoría de empresas ya en este 2019 han empezado a advertir a sus auditores cuál es su brecha de género. Pero filtran esta información por diversas categorías, lo que tras cierta cocina de los datos les sitúa mucho mejor en la foto final. Una foto de la que muchas hacen gala, como efecto de buenas prácticas de cara a la opinión pública y sus inversores, quienes empiezan a tomarse muy en serio los criterios ESG (Environmental, Social and Coporate Governance).

La brecha salarial ajustada, a diferencia de la brecha salarial bruta, no refleja uno de los principales problemas laborales derivados del género, que es el conocido como techo de cristal, ya que en la gran mayoría de firmas los puestos de alta dirección, y por ende mejor remunerados, están ocupados por hombres.

La brecha salarial ajustada, a diferencia de la brecha salarial bruta, no refleja el problema del acceso a los puestos mejor remunerados

Para dar cuenta de este problema, las mejores prácticas de buen gobierno corporativo pide también ofrecer la brecha salarial bruta, que mide la diferencia entre los sueldos de hombre y mujeres en su conjunto. Así lo recoge el servicio de brecha salarial de género (Gender Pay Gap Service) del Gobierno del Reino Unido, el organismo estadístico más destacado a nivel mundial dedicado a esta materia.

Sólo tres son 100% transparentes

De las primeras quince primeras cotizadas españolas, sólo Banco Santander, Telefónica y Repsol son 100% transparentes en desigualdad salarial de género y recogen la brecha salarial bruta. El resto: Inditex, Iberdrola, Amadeus, BBVA, Endesa, Naturgy, Caixabank, Cellnex, Aena, REE e IAG, dan sólo datos ajustados por categorías, con lo que su brecha salarial es superior a la que demuestran.

Por último, el caso menos transparentes, a día de hoy, es el de ACS. En sus memorias pasadas nunca ha reportado datos de brecha de género y a fecha de hoy aún no ha sacado su informe de 2019, aunque en 2018 advirtió que había puesto en marcha un estudio sobre esta cuestión.

La empresa pública AENA registra el 30% de brecha salarial ajustada, lo que la sitúa como la empresa más desigual de las quince primeras del Ibex-35

Yendo a este criterio de 'Gender Pay Gap', las grandes empresas españolas salen mal paradas. El Banco Santander, segunda cotizada de España, explica que "mide la diferencia de las retribuciones, independientemente de la naturaleza de su trabajo, en una organización, un sector empresarial, una industria entera o la economía en general". La entidad presidida por Ana Botín, ejecutiva que hace gala de su condición de mujer, admite que su brecha salarial supera el 30%. Del pasado año a este sólo ha mejorado una décima: de 30,9% a 30,8%.

Según justifica a su auditor, PwC, "las diferencias provienen principalmente de la menor representación de mujeres en posiciones directivas y de negocio, y su mayor presencia en posiciones de banca minorista y soporte".

En peor situación se encuentra aún Aena, el primer año en que la empresa pública hace este reporting reconoce tener un 30% de brecha de género ajustada.

Banco Santander: "las diferencias provienen principalmente de la menor representación de mujeres en posiciones directivas y de negocio"

En un escalón inferior se encuentra Repsol. La petrolera asume una brecha salarial bruta del 26% en 2019. Algo por debajo se encuentra Telefónica. En el segundo ejercicio que muestra este indicador, detalla una brecha salarial bruta del 19,1%, más de dos puntos menos que en 2018, cuando fue del 21,4%. La compañía reconoce que este casi 20% que ganan más los hombres que las mujeres en su conjunto se debe a la mayor proporción de hombres en altos cargos en el sector.

También que la mayoría de empleados que se acoge a medidas de equilibrio entre vida personal y profesional y formas de trabajo flexible son mujeres (6 de cada 10). Por último reconoce que también contribuye a la desigualdad la escasa presencia de mujeres en carreras STEM (Sciences, Technology, Engineering and Mathematics).

Telefónica: "contribuye a la desigualdad la escasa presencia de mujeres en carreras STEM (Sciences, Technology, Engineering and Mathematics)"

El resto de empresa son mucho más opacas en sus reportes sobre brecha de género. IAG, el holding de aerolíneas en el que se encuentran Iberia y Vueling, considera que su brecha salarial ajustada es de más del 20%. En ese nivel está Caixabank, que admite que los hombres del banco cobran un 19% más que las mujeres (20% en 2018). Amadeus reconoce que su brecha salarial es de más del 10% a favor de sus empleados varones.

Hay casos más opacos en esta cuestión. Naturgy no ofrece datos agregados, sólo da las magnitudes por países y por rangos laborales. Así, en España las mujeres directivas cobran un 11% menos, las técnicas un 6,3% menos, las administrativas un 7,9% menos y las de rango operativo ganan un 23,1% menos. Obviamente, el dato de brecha salarial bruta sería mucho más abultado, pero se oculta, máxime con diferences que se acercan al 40% de brecha salarial en filiales como la de Chile.

Endesa, por su parte, detalla una mejora en este ratio con respecto al año pasado. Según informa a KPMG, su auditor, "se ha analizado la media de los salarios entre hombres y mujeres de Endesa que muestra una mejora respecto a 2018 de 3,7 puntos porcentuales (de 12,1% a 8,4%)".

La firma dirigida por José Bogas achaca esta diferencia al "efecto del número de años de permanencia en la empresa, la incorporación bajo convenios colectivos diferentes y por menor presencia de mujeres en determinadas posiciones de alto contenido técnico". La firma, pese a todo, está haciendo esfuerzos por mejorar en materia de gobierno corporativo y ultima el nombramiento de tres consejeras indpendientes, tal y como ha adelantado El Confidencial.

Foto: El consejero delegado de Endesa, José Bogas. (EFE)

En Red Eléctrica, la situación en 2019 se ha agravado con respecto a 2018, según los datos de su memoria. La brecha salarial por categoría es del 6%, cuando hace un año, según asegura, era de un 1% a favor de las mujeres. También empeora la situación de BBVA: "A 31 de diciembre de 2019, la brecha salarial por puestos de igual valor en el banco es del 4,2% (4,1% en el año anterior)", detalla la entidad presidida por Carlos Torres.

La brecha salarial ajustada en Cellnex es del 4%. No mejora con respecto a 2018. La situación de la empresa fuera de España es mucho peor, con brechas del 53% en Reino Unido, del 26% en Francia o del 17% en Italia.

Iberdrola ya no dice que no haya brecha

Llama la atención el caso de Iberdrola, destacado patrocinador del deporte femenino. La empresa señalaba en 2018 que en el grupo no había brecha de género, una aseveración que ya no hace en 2019, pese a subrayar que la brecha salarial en la empresa ha ido mejorando y en 2019 este indicador dividido por edades sostiene que en la eléctrica las mujeres ganan un 5,2% más que los hombres.

La empresa, sin embargo, registra un empeoramiento de la brecha salarial a favor de los hombres en los trabajadores de más de 51 años. Este es un detalle clave, ya que revela que los hombres ganan cada vez más a partir de los 51 años, la etapa en la mayoría de casos posterior a la maternidad y el cuidado de los hijos, donde las mujeres asumen muchas más renuncias a nivel profesional que los hombres para dedicarse al cuidado de los hijos.

placeholder Vista de la fachada de una de las tiendas de la cadena Zara en Madrid. (EFE)
Vista de la fachada de una de las tiendas de la cadena Zara en Madrid. (EFE)

De las quince mayores cotizadas de España, sólo Inditex, la primera empresa por capitalización bursátil de España, asegura que en la firma la brecha de género es a favor de las mujeres. Una vez más, se trata de un indicador ajustado por categorías, con lo que la compañía de Amancio Ortega no da datos brutos. Lo más que se sabe es que en Reino Unido, las trabajadoras de Zara cobraban la hora trabajada en 2018 de media un 10,3% menos que los hombres. De nuevo, a medida que los puestos implican más responsabilidad hay una mayor cantidad de hombres.

Estos datos se da, en teoría, en las empresas que más cuidan las cuestiones de género. Los expertos en la materia asumen que en las pequeñas y medianas empresas, la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, así como las diferencias de llegar a puestos de responsabilidad, son aún peores.

Las grandes empresas del Ibex-35, consideradas por sí mismas y por expertos en materia de buen gobierno, como las empresas más avanzadas en materia laboral, están reconociendo una brecha salarial de género de hasta el 30% a las puertas de la manifestación feminista que se celebra este domingo 8 de marzo de 2020. Aunque en la mayoría de los casos no existe discriminación de género retributiva (cobrar más por el mismo trabajo), sí se da desigualdad al ser los hombres los que de forma mayoritaria acceden a los puestos de responsabilidad mejor remunerados.

Ibex 35 Empresas Cantabria Santander Gobierno Corporativo
El redactor recomienda