Cajamar se lanza a comprar su propia deuda tras el desplome de sus bonos
  1. Empresas
A TRAVÉS DE INVERSIS

Cajamar se lanza a comprar su propia deuda tras el desplome de sus bonos

El banco cooperativo ha ordenado a Inversis recomprar sus bonos, que se han hundido en el mercado de renta fija por las dudas de los inversores sobre su capacidad de resistencia

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Cajamar quiere mandar un mensaje al mercado sobre su fortaleza financiera después de que el sector bancario haya sido golpeado con dureza por el Covid-19. Según han confirmado fuentes oficiales, el consejo de administración del conocido como Banco de Crédito Cooperativo ha aprobado recomprar parte de su deuda subordinada, que asciende a 400 millones de euros y que ofrece un tipo de interés del 7,75% y del 10,25%.

La entidad financiera, muy pegada al sector agrícola, ha contratado a Inversis para peinar el mercado y comprar sus bonos, que han caído con fuerza, hasta el 87% y el 77% de su valor nominal para las emisiones que vencen en 2026 y en 2027, respectivamente. La transacción está siendo monitorizada por Antonio Perellada, director financiero del banco, y por José Luis Domínguez Moreno, tesorero de Cajamar.

La operación, que tiene el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE), asciende a un máximo inicial de 12 millones, ya que la regulación tan solo permite recomprar hasta un 3% del volumen emitido en concepto de autocartera, con un límite del 10% de cada una de las dos emisiones. Otras fuentes indican que Cajamar, aprovechando la caída de los precios de sus bonos, podría intentar lanzar una oferta conjunta a los inversores, para posteriormente hacer otra colocación a un tipo de interés más bajo gracias a la liquidez concedida por el BCE.

Fuentes oficiales de Cajamar explican que “las recompras son para dotar de liquidez al mercado en caso de que no haya muchas contrapartidas, dadas las circunstancias del mercado”.

Foto: Andrea Enria, presidente del MUS (BCE), regulador bancario europeo. (Reuters)

Grupo Cooperativo Cajamar ganó 92,5 millones de euros en el ejercicio 2019, un 12,5% más que un año antes, mejorando los márgenes, aumentando la financiación a empresas y el sector agroalimentario, disminuyendo el activo irregular, reforzando las coberturas y elevando la solvencia, según informó la entidad en febrero.

El margen de intereses creció un 0,6%, hasta 589,8 millones de euros, por la buena gestión de los activos y pasivos y el crecimiento orgánico de los recursos minoristas de balance y de la inversión crediticia sana, según Cajamar. El margen bruto se elevó un 22,9%, hasta 1.147 millones de euros, por los resultados por operaciones financieras de 296 millones (+274%) y el incremento de los resultados de sociedades con alianzas estratégicas (+24,1%).

Foto: Sucursal de Banco Santander en Brasil. (Reuters)

Los riesgos dudosos cayeron un 20,7% en el ejercicio y la tasa de morosidad disminuyó 1,56 puntos, hasta el 6,07%, mientras que la tasa de cobertura de la morosidad se elevó al 49,1%. La ratio de eficiencia mejoró en 10,6 puntos porcentuales, hasta el 50,2%, el coeficiente de solvencia se colocó en el 14,69% y la ratio CET 1 'fully loaded' se situó en el 12,32%.

Pero el mercado ha empezado a dudar de que la banca, y en especial las entidades de menor tamaño, sea capaz de hacer frente a los cupones de sus obligaciones bancarias, en este caso, el pago de los cupones de sus emisiones. Especialmente después de que grupos financieros de primer nivel europeo hayan anunciado la suspensión de sus dividendos. Desde Cajamar, aseguran que el banco agrícola podrá atender sin problemas sus pagos y que se ha lanzado a comprar sus bonos por tratarse de una oportunidad de compra para su propio balance y demostrar así su fortaleza.

Inversis Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda