Avalancha de peticiones de empresas para aplazar el pago de luz y gas por el Covid-19
  1. Empresas
Amenaza a las pequeñas comercializadoras

Avalancha de peticiones de empresas para aplazar el pago de luz y gas por el Covid-19

Los operadores del sector destacan que se están disparando las solicitudes por parte de las empresas más golpeadas por la pandemia del coronavirus para que se demore el cobro de sus facturas

placeholder Foto: Una persona circula por un centro comercial cuyas tiendas permanecen cerradas. (EFE)
Una persona circula por un centro comercial cuyas tiendas permanecen cerradas. (EFE)

La crisis del coronavirus ha desatado ya, por parte de empresas, pymes y autónomos, una avalancha de solicitudes de aplazamiento del pago de servicios básicos como la luz y el gas, cuyo suministro está garantizado, según destacó este jueves la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La crítica situación en la que han entrado miles de empresas y autónomos, obligados a cesar su actividad como consecuencia del estado de alarma, les fuerza a tener que reducir a la mínima expresión sus gastos fijos para capear un temporal de duración incierta en el que sus ingresos caerán drásticamente. Cabe destacar, que pese a que las empresas ahora no tengan consumo de luz y gas o este sea muy bajo, la parte fija del recibo supone casi la mitad del mismo.

Por ello, además de la declaración de ERTE para sus plantillas, muchos están tratando de posponer el pago de otros gastos fijos como el alquiler o los suministros básicos energéticos. En este sentido, diversas fuentes del sector destacan que las comercializadoras eléctricas están negociando de forma masiva aplazamientos con sus clientes, principalmente empresas (restaurantes, hoteles, industrias, 'retail' y un largo etc. de sectores que se han visto obligados a parar de golpe). En algunos casos las solicitudes se están multiplicando por cinco en los últimos días, aunque se estima que en determinadas empresas este alud de petición de moratoria sea aún mayor.

Las comercializadoras están negociando de forma masiva aplazamientos con sus clientes. Las peticiones se multiplican por cinco en algún caso

Las grandes eléctricas ya han destacado que no van a cortar la luz a sus clientes en un momento tan crítico, pese a que el Gobierno solo ha prohibido el corte para los consumidores vulnerables, con lo que los potenciales impagos supondrán una pérdida de ingresos en el corto plazo. Esto implica tensión de caja para las distintas compañías.

placeholder El CEO de Endesa, José Bogas, participa desde su casa en un evento digital de la Fundación Renovables
El CEO de Endesa, José Bogas, participa desde su casa en un evento digital de la Fundación Renovables

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, confirmaba este mismo viernes en un evento digital de la Fundación Renovables que ya se está tratando esta casuística. El primer ejecutivo de la eléctrica con más clientes de España aseguraba a unos empresarios de Jaén preocupados porque que se han quedado sin ingresos que "sin duda alguna" tendrán el suministro mientras dure el coronavirus. "Existe una casuística muy distinta entre unas peticiones y otras, con lo que hay que analizar cada caso y buscar la mejor solución a cada uno pero ningún cliente de Endesa se va a quedar colgado", ha explicado en una conferencia emitida por YouTube.

Pese a ello, la tensión financiera a la que están abocadas las eléctricas puede ser dramática en el caso de las pequeñas comercializadoras, muchas de las cuales no pueden soportar por demasiado tiempo una merma de ingresos tan generalizada. La cuestión es especialmente complicada para comercializadoras cuya base de clientes tiene una alta exposición a pymes y autónomos.

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica destacó públicamente que las empresas energéticas le han trasladado que el suministro eléctrico está garantizado durante los próximos dos meses en estas condiciones gracias a las medidas operativas que vienen aplicando.

Foto: La factura de la luz es uno de los mayores quebraderos de cabeza de los gastos de los españoles. (Pixabay)

No obstante, en el caso de Endesa, Iberdrola, Naturgy o EDP se trata de compañías integradas ya que también son generadores y distribuidores, con lo que pueden amortiguar en mayor o menor medida las moratorias de pago contra su balance. Además, su situación de caja y su acceso a financiación barata les permite aguantar el tirón en mejores condiciones que los más pequeños.

Pero la situación es muy diferente para el resto de pequeñas comercializadoras. De manera habitual, funcionan con un circulante de entre 30 y 45 días, aproximadamente. Es el tiempo entre que pagan para aprovisionarse de energía y posteriormente reciben el pago de sus clientes para liquidar los diferentes gastos como el acceso a la red que tienen que liquidar con las distribuidoras de las que usan la red o los diferentes impuestos. De cada 100 euros, su margen es de unos cinco euros, con lo que cada impago complica la operativa, máxime si no pueden cortar y tienen que seguir suministrando.

Fuentes de las grandes compañías creen que el Gobierno acabará sacando algún tipo de regulación para no provocar ninguna quiebra sobrevenida por los impagos derivados de la crisis del coronavirus.

Portugal retrasa el pago a la distribuidora

Portugal ya se ha adelantado a esta situación y ha regulado que las comercializadoras puedan demorar el pago a las distribuidoras mientras se prolonga la situación de alarma para hacer frente a la pandemia sanitaria. Otro país que ha tomado medidas en este sentido es Francia, quien ha anunciado que el Estado asumirá el coste del impago de los suministros básicos.

Por otro lado, los operadores también se encomiendan al sector financiero, al que el Gobierno ha dado 100.000 millones de garantías del Estado para que haga fluir el crédito que evite quiebras por un golpe repentino como el actual. No obstante, desde el sector advierten que aún no se han desarrollado estas fórmulas, anunciadas por el presidente del Gobierno en el Consejo de Ministros del pasado martes.

Una de las comercializadoras independientes más importantes de España aplauden esta medida. "Desde Holaluz valoramos positivamente la medida adoptada por Portugal y consideramos que debería trasladarse igualmente a España, de forma que las facturas impagadas de cliente final supongan la posibilidad de no abonar los ATR (Acceso a la red de terceros) hasta que esta factura sea cobrada", afirma el responsable jurídico de Holaluz, Daniel Pérez.

Foto: Un establecimiento de Burger King. (EFE)

No obstante, se trata de una compañía con una exposición muy limitada al rango de suministro de las pymes. Sus clientes son sobretodo minoristas, con lo que este problema no les supone tanta amenaza.

Hay otras firmas, como Audax, Factor Energía, Grupo Villar Mir, Aldro o Fenie, entre otras, cuya exposición a empresas, que son quienes más están pidiendo aplazamientos, es mucho mayor.

De ellos, quienes se encuentran en mejor situación actualmente son aquellos con contratos cerrados que estén comprando a precios del mercado 'spot' actual, lo que les puede generar una alta ganancia. No obstante, para aquellos con energía contratada a precios mucho más caros que los actuales, ya que el mercado ha caído con fuerza en los últimos meses, la complicación es aún mayor. De no mediar alguna situación regulatoria, o una pronta salida de la apocalíptica situación que vive España consecuencia del virus, todo apunta a que pueden saltar las quiebras.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Autónomos Coronavirus Sector Financiero Morosidad Consejo de Ministros
El redactor recomienda