España se queda atrás en la revolución de las 'fintech' sobre la banca tradicional
  1. Empresas
SOLO ACAPARÓ EL 3% DE LA INVERSIÓN EN EUROPA

España se queda atrás en la revolución de las 'fintech' sobre la banca tradicional

Solo el 3% del capital invertido el año pasado en Europa en 'fintech' se destina a firmas españolas, según un informe de S&P. Hay espacio para mejoras en digitalización

Foto: (iStock)
(iStock)

La revolución de las 'fintech', salvo honrosas excepciones, pasa por ahora de largo en España. Así lo manifiesta un informe de S&P, que evidencia el riesgo para la banca tradicional pero que también refleja que únicamente el 3% del capital invertido en 2019 —con datos hasta septiembre— fue destinado a firmas españolas.

Esta cuestión es crítica, recuerdan los analistas de la agencia de 'rating'. "La mayoría de 'fintech' aún se encuentran en una etapa temprana, carecen de masa crítica y su crecimiento potencial está limitado por la falta de inversión en comparación con otras jurisdicciones", explican.

El peso de la inversión captada por las 'fintech' españolas contrasta con el 44% del capital recibido desde inversores europeos por parte de las empresas de tecnología financiera de Reino Unido, el 31% en Alemania o el 6% en Francia. También destacan Suecia (8%), Suiza (3%), Países Bajos (2%) o Irlanda (1%), ya que son porcentajes mucho mayores al que equivaldría el peso de sus economías en la Unión Europea.

Foto: (iStock)

Las 'fintech' españolas tienen que paliar esta falta de recursos necesarios para orientar el negocio a largo plazo e ir un paso más allá con colaboraciones con la banca tradicional, de tal forma que se garantizan la continuidad del negocio y ganar masa crítica, arguyen Miriam Fernández, Elena Iparraguirre y Antonio Rizzo. La otra cara de la moneda es que con estos acuerdos se limita la disrupción tecnológica que se espera en el sector financiero.

La digitalización es uno de los principales objetivos de la banca, como han demostrado las grandes entidades. Sin embargo, recuerdan en S&P, "la transformación podría ser más difícil para los jugadores más pequeños, cuya menor capacidad de inversión los hace quedar rezagados". En este sentido, la calificadora crediticia recuerda que Abanca se ha quedado atrás en la combinación de eficiencia (costes sobre ingresos) e ingresos 'pre-provisiones' frente a la cartera neta de crédito, mientras que Caja Laboral, Kutxabank o Ibercaja también están menos avanzados que la banca cotizada.

El informe califica de "moderado" el riesgo de disrupción tecnológica en la banca española. Aunque recalca que hay dos velocidades en la adaptación mediante infraestructura tecnológica y equipos. Por una parte están los grandes bancos, entre los que nombra a Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell con un 73% de cuota de mercado en crédito. El resto queda repartido entre Bankinter, Ibercaja, Kutxabank, Unicaja, Abanca o Liberbank.

Foto: Andrés Rubio, socio fundador de IMAN Capital (Youtube)

La capacidad de estos bancos de menor tamaño para invertir está limitada por contar con escalas más pequeñas y una presión sobre los ingresos derivada de los tipos bajos o negativos. "Este problema merece ser monitoreado ya que la subinversión podría afectar al valor y a la estabilidad de las franquicias comerciales de estos bancos. En ese sentido, una mayor consolidación de estos jugadores podría facilitar la realización de las inversiones requeridas", aseguran en S&P.

Este contexto parece el caldo de cultivo para la revolución de las 'fintech', que sin embargo optan por ir de la mano con los bancos tradicionales en vez de tratar de robarles cuota. "No vemos que las 'fintech' se apoderen de una gran cuota de mercado de los bancos tradicionales en los próximos años, pero impulsarán la transformación de la industria y aumentarán la competencia", opinan los analistas de la calificadora crediticia estadounidense.

placeholder Oficinas de la banca tradicional y contactos digitales. (Fuente: S&P)
Oficinas de la banca tradicional y contactos digitales. (Fuente: S&P)

A juicio de los expertos de S&P, hay dos factores que limitan la inversión en las 'fintech' españolas y, por lo tanto, su crecimiento sin acuerdos. Por una parte, la tradición cultural en el sector financiero que hay en España de que las interacciones son relevantes. Con datos al cierre de 2018, había 56 sucursales por cada 100.000 adultos. Aunque esta proporción tiende a disminuir con el recorte de oficinas, la banca española sigue estando entre las que tienen una red más amplia.

Esta predisposición al trato humano capa el aumento de las transacciones digitales que buscan los bancos para ganar en eficiencia. El porcentaje de individuos que usó la cuenta bancaria online al menos una vez en tres meses se situó por debajo del 60% en 2019 y, también, inferior al promedio europeo, dominado por los niveles del 90% en Finlandia, Países Bajos, Dinamarca y Suecia.

La segunda razón identificada por S&P tiene que ver con reguladores y supervisores: "No creemos que el fomento de la industria 'fintech' para mejorar la competitividad del mercado sea una prioridad". En este sentido, la parálisis política demoró la transposición de la directiva de pagos PSD2 o el lanzamiento del laboratorio de pruebas (Sandbox) más de un año, hasta aprobarse esta semana; los incentivos o condiciones fiscales son peores que en otros estados europeos, mientras que los emprendedores se quejan a menudo de la lentitud en la aprobación de licencias. De hecho, el Banco de España (BdE) solo ha concedido siete licencias en dinero electrónico. En Lituania hay 64 y, en Reino Unido, 150.

placeholder Incentivos fiscales en España. (Fuente: S&P)
Incentivos fiscales en España. (Fuente: S&P)

"Creemos que la falta de apoyo financiero a las 'fintech' está parcialmente vinculada a un marco regulatorio que no favorece particularmente las inversiones", arguyen en S&P, donde recuerdan que por ejemplo en Reino Unido hay un enfoque proactivo para el desarrollo de nuevas firmas de tecnología financiera. Asimismo, la inversión en I+D+i ha sido inferior en España respecto a la media europea, y el incentivo fiscal para los emprendedores o inversores de nuevos negocios es menor.

placeholder Mapa de 'fintech' relevantes para S&P, con datos al final de 2018
Mapa de 'fintech' relevantes para S&P, con datos al final de 2018

El Sandbox que acaba de lanzar el Ministerio de Economía ya está en funcionamiento en Reino Unido, Lituania, Dinamarca, Polonia y Países Bajos. "En estos países la industria de 'fintech' ha crecido exponencialmente", recuerda el informe. Para España, S&P recuerda que hay firmas españolas que sí han conseguido hacerse un hueco y foco de crecimiento, como las citadas en el cuadro. También hay muchas otras como Verse, de Bernardo Hernández, ex ejecutivo de Google, Yahoo o Flickr.

Sector Financiero Digitalización Banca Standard & Poors (S&P)
El redactor recomienda