mandato formal

Asentia, expromotora de Colonial, encarga a Colliers una liquidación ordenada

Colliers ha presentado un plan de liquidación ordenada para la promotora, antiguo banco de suelos de Colonial, cuyo futuro depende de que todos los bancos accionistas se pongan de acuerdo

Foto: Promoción de Asentia.
Promoción de Asentia.
Adelantado en

Las espadas siguen en alto en la guerra civil accionarial que estalló en Asentia el pasado junio. Entonces, la antigua promotora de Colonial convocó una junta general extraordinaria dirigida a lanzar un nuevo plan estratégico con el que calmar las demandas de algunos accionistas y facilitarles una salida rápida del capital.

Sin embargo, medio año más tarde, las aguas siguen revueltas y los cimientos de la compañía cada vez son más débiles. De hecho, según han confirmado varias fuentes conocedoras, Asentia se ha puesto en manos de Colliers para encontrar una solución que satisfaga a todas las partes, mandato que ha llevado a la consultora a presentar este miércoles un plan de liquidación ordenada.

Se trata del último capítulo tras meses de trabajo en los que Colliers, que lleva contratada por Asentia desde el pasado otoño, no ha conseguido encontrar un comprador que se haga cargo de la promotora. Desde la consultora inmobiliaria, han declinado realizar comentarios.

Desde que hace cuatro años convirtieron en capital 1.000 millones de deuda, Davidson Kempner es dueño del 28,7%; Brookfield, del 18,7%; Crédit Agricole y Colony Capital, del 18,2% cada uno; ING, del 14,3%, y BofA-Merrill Lynch International, del 1,8%.

Promoción de Asentia en Valdebebas.
Promoción de Asentia en Valdebebas.

Cada una de estas entidades adquirió la deuda, que después convirtieron en acciones, en momentos y con condiciones distintas, lo que conlleva que ahora no sean un bloque unido. Un escollo de cara al trabajo de Colliers, cuyo plan de liquidación, según las fuentes consultadas, ha sido bastante bien recibido, pero el problema es que necesita la conformidad del 100%.

Varios intentos de salvamento

Hace dos años, la compañía ya intentó encontrar un comprador, proceso que inicialmente se lanzó con el objetivo de alcanzar unos 100 millones de euros y que fracasó porque ningún comprador estuvo dispuesto a poner esa cifra sobre la mesa.

En este nuevo intento, Colliers ha sondeado primero a potenciales interesados ofreciéndoles activos concretos, pero tampoco han salido los números. Las fuentes consultadas aseguran que el plan de liquidación ordenada ahora propuesto contempla unas quitas medias del 55%-60%, porcentajes que respaldaría el grueso del capital, aunque algunas entidades podrían terminar oponiéndose.

El problema: para sacar adelante un plan de liquidación ordenado hace falta el apoyo del 100% del capital y los accionistas no son un bloque unido

Otro escollo para sacar adelante el plan son la plantilla y el equipo gestor, que ya ha dicho que cualquier movimiento en esta dirección deberá llevarse a junta, donde el plan debería aprobarse por unanimidad para salir adelante.

El año pasado, cuando una serie de entidades plantearon ya su deseo de ir hacia una liquidación ordenada, el presidente, Juan Ceñal, puso unas duras condiciones financieras y laborales que lo hacían inviable a ojos de los fondos, escollo que, según las fuentes consultadas, también juega ahora en contra de poner en común a todas las partes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios