lanza un FAB de 150 millones

Sareb tira de un vehículo de baja fiscalidad para vender promociones a medio construir

La entidad presidida por Jaime Echegoyen ha sacado al mercado, por primera vez, una cartera con promociones que se han quedado a medias y que venderá a través de un FAB

Foto: Sareb.
Sareb.
Adelantado en

A falta de solo dos semanas para terminar el año, Sareb ha pisado el acelerador para intentar cerrar la que sería una de sus principales operaciones de los últimos tiempos: el Proyecto Esla.

Con este nombre bautizó el banco malo una cartera de préstamo promotor con colateral inmobiliario que sacó al mercado hace casi dos años, proyecto que ha ido ajustándose hasta terminar conformando el primer paquete de promociones a medio construir que vende Sareb.

Además, la entidad presidida por Jaime Echegoyen ha vuelto a recurrir a un FAB –Fondo de Activos Bancarios- para intentar cerrar un acuerdo que, según las fuentes consultadas, podría estar cerca, ya que Sareb estaría negociando en exclusiva con el potencial comprador.

Las dos partes habrían llegado ya a un acuerdo de valoración del FAB en unos 150 millones de euros, cifra en la que se incluye la inversión necesaria para concluir las promociones, según afirman las fuentes consultadas. Desde Sareb han declinado hacer comentarios.

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.

Se trata de la segunda ocasión en la que Sareb recurre a este tipo de vehículos, un instrumento financiero exclusivo del banco malo, que el Estado diseñó a su medida, hace seis años, para despertar el apetito de los inversores institucionales por los activos tóxicos que se traspasaron a la entidad.

Su principal ventaja es su fiscalidad de apenas el 1%, frente al 25% ordinario, todo un incentivo para atraer inversores, como acaba de ocurrir con Värde Partners, que se ha aliado con Sareb para lanzar la promotora Árqura Homes y promover 17.000 viviendas, matrimonio que se ha orquestado a través de un FAB, dotado con activos valorados en 800 millones.

Como adelantó este medio el pasado verano, el equipo de Echegoyen ha tomado la decisión estratégica de desempolvar estos vehículos para volver a usarlos como vía de desagüe con unas condiciones más favorables para la entidad de las que conseguía con las clásicas carteras, donde tenía que hacer agresivos descuentos para poder desinvertir.

Desde su creación, la entidad lanzó al mercado seis vehículos de este tipo: Bull, Teide, May, Crossover, Corona y Árqura. El primero está en fase de liquidación de sus últimos activos, la mayoría garajes, trasteros y viviendas sueltas; el segundo también se encuentra en fase de venta de sus últimos activos; y los tres siguientes fueron completando su ciclo de vida entre diciembre de 2014 y septiembre de 2017.

La renovada apuesta de Sareb por los FAB está en línea con el giro estratégico dado por la entidad en el último año y medio, dirigido a ser cada vez una entidad menos financiera y más una inmobiliaria, movimiento que ha llevado aparejado la renuncia a vender grandes carteras de deuda y, de hecho, este 2019 es el primer año que cierra la entidad sin haberse desprendido de ninguna cartera de préstamos.

Dentro esta metamorfosis, el equipo de Echegoyen ha apostado por ir dando salida a activos con la creación de vehículos fiscalmente atractivos, ya sean los FAB o las socimis, como ocurrió con Témpore, una de las operaciones más exitosas del banco malo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios