EL BANCO RECORTARÁ SALARIOS HASTA EN UN 9%

Los sindicatos instan a la plantilla de Liberbank a demandar en masa al banco

Se plantan ante los recortes de hasta el 9% del salario. Quieren que se repita la experiencia tras la negociación fallida de 2013, cuando según sus cálculos hubo 600 demandas

Foto: Oficina de Liberbank. (EFE)
Oficina de Liberbank. (EFE)
Adelantado en

Liberbank ha metido la tijera de forma unilateral, después de no haber llegado a un acuerdo en un mes de negociaciones con los sindicatos. No es la primera vez, ya que sucedió lo mismo en 2013, cuando a diferencia de lo habitual en otras entidades, las conversaciones no llegaron a buen puerto. En este caso, el banco ha anunciado recortes en el salario, las aportaciones a los planes de pensiones y los beneficios sociales de la plantilla.

En concreto, según fuentes sindicales, el banco dirigido por Manuel Menéndez como consejero delegado ha trasladado esta semana su decisión unilateral a los representantes de los trabajadores. La entidad plantea recortes de entre el 5% y el 8,75% del salario para los empleados, en función de su retribución fija, como informó Europa Press. El objetivo es un ahorro de 16 millones anuales en costes durante los tres próximos ejercicios —frente a una base de gastos de administración de más de 330 millones—. La partida de gastos de personal oscila en torno a los 230 millones anuales, con lo que el ahorro sería del 7%.

Los sindicatos han confirmado que presentarán batalla legal. En concreto, tienen 20 días para decidir si impugnan la propuesta —hasta el 8 de enero—, algo que harán a través de una demanda conjunta en la Audiencia Nacional vía conflicto colectivo, según confirman a este medio. Asimismo, planean paros y otras medidas para elevar la conflictividad laboral y presionar a la dirección.

No obstante, los sindicatos no se quedarán ahí. Su objetivo es que los propios trabajadores inunden los juzgados de demandas contra el banco, en un aluvión como el que ya se vio después de las negociaciones fallidas en 2013. Según los sindicatos, hubo más de 600 demandas, y la mayoría de las que se han resuelto ha sido con sentencia favorable al trabajador aunque difíciles de ejecutar, según las mismas fuentes. La razón es que la recolocación del trabajador es difícil ante los cambios del banco y de la trayectoria laboral del mismo.

El banco tiene que comunicar oficialmente —se suele hacer por carta— al trabajador la propuesta de recorte de condiciones. El empleado tiene tres opciones, a decidir en 20 días laborables: impugnar, una excisión de contrato con indemnización de 20 días por año trabajado (como recoge el estatuto de los trabajadores) o aceptar la merma salarial.

Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank.
Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank.

Los sindicatos pedirán la primera vía, a través de dos trámites, que son la presentación de impugnación ante el servicio de mediación arbitraje y conciliación, y una demanda en el juzgado de lo social. Los sindicatos ya se preparan para asesorar a los empleados en estos trámites y presionar al banco.

Los sindicatos arguyen que no hay causas económicas objetivas que justifiquen estas medidas en un banco en el que ya ha habido recortes en el pasado, como un expediente de regulación de empleo (ERE) de 525 empleados, el 11% de la plantilla, en 2017.

Liberbank gestiona recursos de clientes (depósitos, fondos, etc.) por valor de 30.718 millones al cierre del tercer trimestre, con una base de trabajadores de 3.760. Esto supone una ratio de 8,2 millones por empleado, aún por debajo de la media de 10 millones en los grandes bancos. Pero también es una de las entidades que mayor margen bruto generan por empleado, con más de 100.000 euros, según los registros de 2018.

Por otro lado, los empleados ya están a la cola en salarios respecto a otros bancos, según un estudio de CCOO, que estimó unos gastos por empleado de 70.000 euros en promedio en el sector financiero. En el caso de Liberbank, se quedó en 60.555 euros. Además, el 20% que menos gana promedia una retribución de 15.954 euros, por debajo de otras entidades cotizadas, según los datos del sindicato.

El tijeretazo puesto encima de la mesa es del 5% para los que ganan menos de 30.000 euros, del 5,5% para los que están entre 30.001 euros y 35.000 euros, y 0,5 puntos porcentuales más de recorte en cada incremento de horquilla de 5.000 euros, hasta el 8,75% para los que están por encima de los 90.000 euros.

Adicionalmente, habrá una suspensión temporal, entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de diciembre de 2022, del 70% de las aportaciones a los planes de pensiones. Por otro lado, se suprime definitivamente la remuneración especial de cuentas de depósitos de ahorro de empleados, familiares, prejubilados y jubilados. También habrá suspensión temporal de beneficios y mejoras sociales hasta 2023, como el seguro de salud para los empleados que venían de Cajastur, la cesta de Navidad de los que llegan de CCM, el seguro de vida o pagas de nacimiento, matrimonio y defunción que tenían los trabajadores procedentes de Caja de Extremadura.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios