se trataba de una ayuda ilegal

La justicia europea pone en un aprieto a Vestager y anula la multa a Starbucks

El TJUE da la razón a Starbucks y anula la decisión de la Comisión Europea, que obligaba a la compañía americana a devolver 30 millones de euros a Países Bajos

Foto: Tienda Starbucks en Los Ángeles. (Reuters)
Tienda Starbucks en Los Ángeles. (Reuters)

Cada multa en el sector de la competencia que acaba llegando a los tribunales es una batalla crucial. Si la justicia te quita la razón, el golpe es importante: afecta a tu credibilidad, a la de futuras multas, y pone en duda otras decisiones. Por eso este martes no está siendo un día sencillo para Margrethe Vestager, comisaria de Competencia: el Tribunal General de la UE (TUE) ha anulado una decisión de la Comisión Europea que obligaba a Starbucks a devolver 30 millones de euros en impuestos impagados a Países Bajos.

En 2015, solo un año después de llegar a la Comisión Europea y cuando el brazo de Competencia del Ejecutivo comunitario comenzaba a convertirse en uno de los más temidos por las grandes empresas, Vestager había impuesto la multa a Starbucks en la base de que el acuerdo de precios anticipados (APA) entre la empresa americana y los Países Bajos se trataba de una ayuda ilegal que iba en contra de las normas del Mercado Interior. El TUE ha señalado en su sentencia de este martes que el Ejecutivo comunitario fue “incapaz de demostrar la existencia de una ventaja a favor de Starbucks”.

Pero la comisaria danesa ha recibido hoy una de cal y otra de arena. Mientras el TUE le quitaba la razón con Starbucks, el mismo tribunal se la ha dado en un caso similar contra Fiat Chrysler, a la que pedía que devolviera unos 20 millones de euros a las arcas de Luxemburgo por un acuerdo fiscal en el que las autoridades del gran ducado habían llevado la ingeniería fiscal demasiado lejos, reduciendo “indebidamente” la carga fiscal sobre la multinacional.

En ambos casos las capitales han defendido que sus ayudas a dichas compañías eran legales. Tanto Países Bajos como Luxemburgo, junto a otros países como Irlanda, están en el foco de la Comisión Europea, que en los últimos años ha aumentado la presión sobre los acuerdos fiscales cerrados entre grandes empresas multinacionales y estos Estados miembros de la Unión Europea, a la vez que las discusiones sobre una fiscalidad digital y justa han seguido avanzando en el Consejo de la UE, con una enorme división entre el resto de Estados miembros y los que sirven de base financiera para estas empresas en Europa.

Todo el caso ha sido seguido de cerca por Apple, que en un caso similar está reclamando una multa de la Comisión Europea que le obligó a devolver a la República de Irlanda unos 13.000 millones de euros en impuestos impagados después de que Bruselas considerara ilegal un acuerdo fiscal garantizado por Dublín.

En febrero de este año esta misma instancia judicial ya dio un revés a Vestager al anular una decisión de la danesa que obligaba a Bélgica a recuperar unos 700 millones de euros por ayudas ilegales a una serie de multinacionales durante una década.

Desde su llegada a la Comisión Europea en 2014, Vestager ha iniciado una cruzada contra grandes compañías y los acuerdos fiscales que han hecho de Europa un lugar propicio y tranquilos para ellas. Stabucks, Apple y Fiat son solo algunas de ellas a las que hay que añadir Google y otras grandes empresas, mientras su equipo sigue investigando más de 42 casos abiertos de acuerdos fiscales.

La danesa seguirá al frente del brazo de Competencia en la futura Comisión Europea presidida por la alemana Ursula von der Leyen y, además, verá aumentados sus poderes al ser ascendida al cargo de vicepresidenta ejecutiva.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios