Solo faltó Monzón, imputado en Púnica

Botín acelera la internacionalización de Openbank sin la presencia de Monzón

Han presentado en Alemania su plan de expansión internacional que, además del país germánico, incluye Paises Bajos y Portugal y, en el futuro, México y Argentina

Foto: .
.

La presidenta de Banco Santander y el consejero delegado de Openbank presentaron este miércoles los planes de la entidad digital para Alemania y futuros países. No estuvo el presidente

“Somos el banco del futuro, ahora”. Con este eslogan, y con la idea -repetida por varios jugadores- de “democratizar la inversión”, Openbank se ha presentado en Berlín de cara a su inicio operativo en Alemania. En el acto, celebrado en Berlín, contó con la presencia de Ana Botín, presidenta de Banco Santander, y con el consejero delegado del banco digital, Ezequiel Sfazir, así como de otros ejecutivos. Quien no estuvo es su presidente, Javier Monzón, recientemente imputado por el caso Púnica.

Ni desde Santander ni desde Openbank han querido hacer comentarios en las últimas semanas sobre el futuro de Monzón, nombrado presidente no ejecutivo el año pasado y que asumió el cargo a principios de 2019. Su imputación por su pasado como presidente de Indra está en el marco de la investigación del caso Púnica, que incluye la imputación de varios ex pesos pesados del PP en Madrid como Esperanza Aguirre o Cristina Cifuentes, y se produjo el 2 de septiembre.

El acto era significativo. Openbank celebró su ‘media day’ esta vez en Berlín, ante periodistas españoles y alemanes. El objetivo era presentar el proyecto para Alemania y sus planes de internacionalización, que incluyen Portugal y Países Bajos antes de que termine 2019 y Argentina y México para el próximo ejercicio. Varios de los principales ejecutivos de la filial del Santander, así como la propia Ana Botín, estuvieron presentes. La no presencia de Monzón se justifica, explican desde el banco, en que no es ejecutivo. En las dos reuniones anteriores (‘media day’) con medios, tampoco estuvo el anterior presidente no ejecutivo, Antonio Escámez.

Szafir, en un encuentro con periodistas españoles, se limitó a decir sobre la imputación de Monzón que “no se puede hablar de procesos abiertos”. “Hay procedimientos en los consejos de los bancos”, añadió, al tiempo que aseveró que el Banco Central Europeo (BCE) no ha mostrado preocupación al respecto, pese a interesarse por diversos temas de Openbank como es habitual en todos los bancos. Asimismo, no cree que afecte a la reputación: “Es consejero no ejecutivo, y la reputación depende de la actividad del banco”.

En este día clave para Openbank, en el que no estuvo su presidente -que es no ejecutivo-, el banco digital anunció su entrada en Alemania para la segunda mitad de noviembre con licencia bancaria (IBAN) española. El banco ha solicitado además licencia en todos los países de la Unión Europea para acelerar su internacionalización, algo que también hará en Latinoamérica a través de Argentina y México, cuyas llegadas tiene previstas para 2020. Por su parte, solicitó la licencia en Perú pero acabó descartando la idea debido a que los plazos se alargan en torno a dos años.

En estos planes internacionales de Openbank participa en la decisión Santander, admite Szafir, aunque el banco digital tenga su propia licencia y consejo. “Es un proceso de ida y vuelta”, señala. Ana Botín señaló este mes en una entrevista en ‘The New York Times’ que a medio plazo espera que la entidad esté en 10 países con 2 millones de clientes.

Openbank cuenta con cerca de 10.000 millones en depósitos en España y en torno a 1.200 millones en recursos de cliente fuera de balance, principalmente en fondos, tanto propios -fondos de fondos- como de terceros. La entidad también ha registrado un crecimiento de más del 150% en crédito -tanto hipotecas como consumo- hasta alcanzar los 600 millones. El reto del banco, que ha crecido a través de remuneración de cuentas nómina y promociones, es elevar la vinculación de sus clientes, aunque por ahora, según su consejero delegado, Ezequiel Szafir, la ratio es de 4,6 productos por cliente.

Esto supone, explica Szafir, una ratio alta en el sector, aunque la desintermediación (fondos respecto a fondos más depósitos), oscila en torno al 10%, muy por debajo de los bancos tradicionales. De hecho, entre la gran banca Bankia cuenta con la ratio más baja, y tiene un 14%, mientras que Bankinter pasa del 30%.

Szafir, que se reúne también esta semana con el Bundesbank para explicar los planes de Openbank, explica que en Alemania el banco empieza con arquitectura abierta en fondos -posibilidad de adquirir productos de terceros-, el ‘robo advisor’, las carteras asesoradas por BlackRock, y la operativa con la que ya cuenta en España. Además, las tarjetas serán solidarias, algo que quiere estandarizar también en el futuro en España.

En concreto, los clientes alemanes tendrán por defecto tarjetas asociadas a ONG a las que donar dinero con el sistema del redondeo en sus operaciones. Podrán rechazar el servicio, pero “ya será una decisión de no hacerlo y no al revés”, explica Szafir. Por ahora, Openbank ha abierto una lista de espera que cuenta con 5.000 clientes potenciales a los que dará la oportunidad de abrir cuenta de forma escalonada desde noviembre.

El consejero delegado de Openbank también recuerda que en Alemania un 42% de la renta financiera de las familias está en depósitos o en efectivo, con lo que no está generando ningún tipo de rentabilidad. De hecho, es dinero que pierde poder adquisitivo por la inflación. Este porcentaje se reduce al 33% en Francia, al 26% en Reino Unido y al 13% en Estados Unidos, según datos que ha mostrado en Berlín, razón por la que espera captar clientes que puedan invertir parte se su patrimonio.

Asimismo, Openbank también ha incorporado el manido eslogan de “democratizar la inversión”, en su caso automatizando los procesos y con un mínimo para invertir de 500 euros, con el fin de llegar al mayor número posible de clientes. También en este caso ha presentado estadísticas para defender su estrategia: el 3,2% de los alemanes cuenta con más de un millón para invertir, y tiene opciones de asesoramiento en banca privada, señala Gonzalo Pradas, responsable de Wealth Management de Openbank. Sin embargo, el resto lo tiene más difícil, asegura: el 34,5% tiene entre 100.000 euros y un millón en patrimonio disponible para la inverión; un 21,6%, entre 10.000 y 50.000 euros; y un 40,6%, menos de 10.000 euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios