SALE DE LA PATRIMONIAL QUE CONTROLÓ EL GRUPO

Felipe Benjumea pasa página de Abengoa y se centra en el hidrógeno

Deja todos sus cargos en Inversión Corporativa, donde le releva su aliado Ignacio Solís. Tras perder la batalla por el 'split' de acciones, y demandar a Santander y HSBC, se centrará en H2B2

Foto: Felipe Benjumea. (EFE)
Felipe Benjumea. (EFE)

Casi cuatro años después de tener que abandonar la presidencia de Abengoa por las presiones de la banca acreedora, Felipe Benjumea ha pasado por fin página. El abogado sevillano, que dirigió durante un cuarto de siglo la que fue mayor empresa privada de Andalucía, ha dejado todos sus cargos en Inversión Corporativa (IC), la sociedad patrimonial de cinco familias que controló la mayoría del grupo de ingeniería hasta su caída en preconcurso a final de 2015. Ahora se centrará en su apuesta por el hidrógeno, a través de la empresa estadounidense H2B2, en la que trabaja uno de sus hijos y en la que él es accionista (20%) junto a su esposa. En la cuenta de Twitter que estrenó en septiembre pasado y en su blog es este gas el protagonista de sus mensajes y opiniones.

La presidencia y la máxima responsabilidad ejecutiva de IC, que está en concurso de acreedores desde inicios de este año, ha pasado a principios de este mes de julio a manos de Ignacio Solís. Persona cercana a Benjumea, Solís mantendrá el frágil equilibrio de poder dentro de IC a favor del bando del ya expresidente. Parte de la familia Benjumea y algunos accionistas de otras familias aglutinan en torno al 45% de los derechos políticos en IC y están radicalmente enfrentados a Felipe. Su hermano Javier y sus sobrinos Rafael y José encabezan ese bando disidente, que lleva dos años sin acudir a las juntas generales de accionistas de IC. La caída de Abengoa, que era una empresa familiar, rasgó las costuras entre las distintas sagas.

Benjumea, que ha sido intervenido quirúrgicamente este año, alegó motivos personales para dejar todos sus cargos en IC. Fuentes conocedoras de la situación señalan en cualquier caso que no son motivos de salud los que le llevan a dar este paso a un lado. Su salida se produce tras iniciar, y perder ante la CNMV en septiembre pasado, la batalla para evitar la eliminación del suelo de precio de las acciones de Abengoa. Y, sobre todo, se formaliza tras presentar una demanda contra Santander y HSBC en febrero pasado en que pide una compensación de 1.000 millones para IC por su papel en la caída de Abengoa.

Una demanda que, en su parte mollar, se basa en la sentencia absolutoria de la Audiencia Nacional, a inicios de 2017, tanto para Benjumea como para el exCEO Manuel Sánchez. Cobraron 15 millones de euros en indemnizaciones (entre ambos directivos) al salir de la empresa justo el año en que Abengoa entraba en preconcurso. Tras ganar esa batalla jurídica personal, perder otra contra la CNMV, y emprender una nueva contra Santander y HSBC, Benjumea considera que ya ha hecho todo lo que estaba en su mano en lo que a Abengoa se refiere. Los administradores concursales de IC han decidido mantener esa acción judicial (la ley les permite retirarla) contra los dos bancos, al entender que IC no será condenada en costas y por tanto no generará compromisos de pagos adicionales futuros.

Salidas en EEUU

H2B2, cuyo consejero delegado es el exdirector del negocio de hidrógeno en Abengoa Javier Brey, tiene su sede social en Madrid y el 99% de sus acciones está controlado por una sociedad del mismo nombre domiciliada en EEUU. Benjumea es su presidente desde noviembre pasado, con Brey como CEO. Este último es también presidente de la Asociación Española del Hidrógeno. La mayor implicación del expresidente de Abengoa tras su salida de IC se produce precisamente cuando uno de los principales directivos de H2B2 ha dejado la compañía.

Se trata de Joaquín Alarcón, el responsable en EEUU. Alarcón fue durante tres décadas alto directivo de Abengoa en el negocio de biocombustibles, fundamentalmente. Tiene en EEUU una consultora dedicada a las energías renovables, actividad que mantenía en paralelo a H2B2 y en la que ahora se centrará más intensamente. Precisamente los gastos asumidos por H2B2 en la apertura de una oficina en California, así como la consolidación de las de Sevilla y Madrid y la labor comercial y de maduración de sus tecnologías, están detrás de la reducción de capital de 1,3 millones realizada a final del pasado año, según las cuentas recién depositadas en el registro. Fuentes oficiales de H2B2 han señalado que no tienen nada que comentar sobre esta salida y tampoco sobre la mayor implicación de Benjumea en la empresa.

La salida de IC para centrarse en hidrógeno se produce justo cuando uno de los fundadores de H2B2 —su director en EEUU— deja la empresa

La compañía tiene una veintena de empleados y facturó 260.000 euros el año pasado. Opera en los sectores industrial (en el corto plazo), de la movilidad (medio) y del almacenamiento energético (apuesta de futuro). La compañía señala que presenta sus cuentas de 2018 (firmadas en junio) como empresa en funcionamiento en razón de la "posible financiación pública" y la captación de recursos privados que pretende cerrar. Benjumea, como ya publicó El Confidencial, lleva desde el año pasado presentando personalmente el proyecto de H2B2 a fondos y 'family offices' nacionales y extranjeros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios