el expresidente de abengoa elude a la banca

Benjumea sondea a grandes fortunas para invertir en su proyecto de hidrógeno

Felipe Benjumea, que entró como socio en la empresa H2B2, fundada por el exdirector de Hidrógeno de Abengoa, ha acudido a múltiples 'family offices' de Madrid, como el de Amancio Ortega

Foto: Felipe Benjumea, en una imagen de archivo.
Felipe Benjumea, en una imagen de archivo.

Felipe Benjumea, presidente de Abengoa durante un cuarto de siglo, está volcado en su nueva faceta como inversor en el sector del hidrógeno como fuente de energía. Desvinculado por completo de la compañía andaluza hace casi dos años y medio, colabora desde inicios de año en la búsqueda de financiación para H2B2. El empresario sevillano está visitando personalmente a distintos 'family offices' en Madrid para encontrar nuevos socios. La compañía, cuya matriz tiene sede social en EEUU y que cuenta con oficinas en este país y España, está presidida por Javier Brey, quien fuera máximo responsable del área de hidrógeno de Abengoa.

H2B2 necesita alrededor de 1,5 millones de euros al año para funcionar. Brey, en declaraciones a este diario, señala que tanto en 2017 como en 2018 se están registrando los primeros ingresos por ventas, pero no suficientes para sostener los gastos de desarrollo y expansión. Tras la entrada a inicios de año del empresario tecnológico sevillano Fernando Franco como socio, Brey y Benjumea están buscando nuevos inversores dentro y fuera de España. "En el extranjero se tiene más claro que aquí que el hidrógeno es un vector energético de futuro", señala el presidente. H2B2 opera como productor de hidrógeno para industrias y sus vectores de futuro con la movilidad (vehículos que lo usan como combustible) y almacenamiento energético (complemento para renovables, por ejemplo).

Benjumea tomó el 20% de H2B2, donde también trabaja su hijo como codirector financiero, a través de una de sus empresas patrimoniales, Ardachon, en octubre de 2016. Él mismo realizó algunas de las entrevistas de trabajo para seleccionar a parte del equipo fundacional. Hoy está implicado en esa búsqueda de fondos —Brey no precisa "por confidencialidad" el volumen que se está pidiendo, solo que se habla con decenas de posibles socios— y una de las puertas que ha tocado, según las fuentes consultadas, es la de Pontegadea, el grupo inversor de Amancio Ortega, fundador y primer accionista de Inditex, aunque este campo, como reconocen desde la patrimonial del magnate gallego, está lejos de su foco de interés, concentrado en el inmobiliario.

En general, se contacta con inversores financieros e industriales, con intereses en el sector renovable, sin cerrar la puerta a ninguno por ahora, según Brey. Otras fuentes de 'family offices' de la capital comentan la sorpresa que causa recibir personalmente a Felipe Benjumea como embajador de H2B2 para la captación de fondos. Entre los inversores con quienes se negocia, están también fondos de capital riesgo y empresas privadas, candidatos susceptibles a entrar en el capital del proyecto.

Aún enjugando pérdidas de Abengoa

El abogado sevillano, hijo del fundador de Abengoa, vio evaporarse buena parte de su patrimonio personal y familiar con el preconcurso y las condiciones del posterior salvamento financiero de Abengoa. Fruto de todo ello, Benjumea tiene por ahora imposible su entrada en la banca española para financiar sus nuevas iniciativas, según las fuentes consultadas. Fuentes cercanas a Benjumea explican esta circunstancia desde otro ángulo: "Ningún banco tiene interés en este tipo de inversiones ni productos acorde a estos intereses, por lo que ni siquiera se han incluido como potenciales contactos en las rondas de financiación".

Desde Pontegadea, se asegura sin embargo que no son conocedores de la propuesta de H2B2 y que este sector está lejos de su foco de atracción

No obstante, también tiene su influencia la diatriba que Benjumea lanzó contra Banco Santander en el juicio por el cobro de su indemnización tras salir de la empresa, entidad a la que acusó de echarle de la presidencia en 2015. Algo que aún resuena en los despachos de la banca española. Su absolución en enero pasado se basó en gran parte, precisamente, en que la Audiencia Nacional dio credibilidad a que Santander forzó su salida del cargo.

Además, durante el juicio declaró que había perdido 60 millones de euros que tenia invertidos en Abengoa como primer accionista. La sociedad patrimonial, Inversión Corporativa, a través de la que varias familias andaluzas (entre ellas los Benjumea, los Abaurre o los Solís) controlaban el 56% de Abengoa (hoy tienen menos del 2%) ha reducido capital en más de 50 millones en junio pasado para enjugar aún números rojos heredados de la eclosión de Abengoa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios