PRIMERA DELEGACIÓN TERRITORIAL MINORISTA

Sareb ensaya en Valencia una oficina fuera de Madrid para desatascar 10.000 pisos

El banco malo extenderá la red de delegaciones territoriales si acelera con éxito la colocación entre particulares de miles de activos adjudicados en venta en la Comunidad Valenciana

Foto: Jaime Echegoyen, presidente de Sareb.
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb.

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Restructuración Bancaria (conocida como Sareb) sigue dando pasos en su estrategia de posicionamiento en el mercado minorista para tratar de acelerar la abultada mochila de activos inmobiliarios ante la frialdad que está encontrando en los grandes fondos institucionales para colocar carteras más amplias. El presidente del llamado banco malo, Jaime Echegoyen, anunció hace pocas semanas la creación de una promotora inmobiliaria bajo la marca Árqura Homes con la que pretende transformar suelos finalistas y obras inacabadas en 17.095 viviendas para comercializarlas hasta 2027, con el fondo Vörde Partners como aliado.

Sin embargo, este no es la única iniciativa que Echegoyen y su equipo están desplegando para competir en el mercado minorista. La estrategia también pasa por generar infraestructura de gestión más allá de la M-40. Sareb acaba de inaugurar en Valencia su primera oficina territorial con el fin de bajar a la arena, elevar el conocimiento sobre el mercado local y supervisar a sus ‘servicers’ Haya, Solvia, Altamira y Servicaixa para acelerar la colocación de activos.

La elección de Valencia como primera extensión de Sareb más allá de su central madrileña en el Paseo de la Castellana no es casual. La Comunidad Valenciana acumula más del 17% del total de la cartera de activos del banco malo, en gran parte heredados de Bankia, a su vez sucesora de Bancaja y el Banco de Valencia. Se trata de 24.712 inmuebles valorados en 1.871 millones de euros ya adjudicados y 46.360 garantías de préstamos cifrados en 2.807 millones con pequeños promotores que la sociedad quiere comenzar a ejecutar para tratar de mejorar las recuperaciones.

Óscar Hernánez, director de Ánalisis de Sareb y ahora responsable de la territorial de Comunidad Valenciana y Murcia.
Óscar Hernánez, director de Ánalisis de Sareb y ahora responsable de la territorial de Comunidad Valenciana y Murcia.

De los inmuebles adjudicados, el grueso del valor (44,6%) lo representan casi 10.000 pisos que Sareb no ha logrado colocar a fondos de inversión en sus grandes carteras institucionales o en ventas singulares. De estos, aproximadamente el 10% son viviendas ocupadas por personas o familias de forma irregular o que no cumplen con los compromisos de pago. Una de las soluciones que busca la sociedad para resolver este entuerto es que parte de estos pisos sean incluidos en un convenio de colaboración con la Generalitat valenciana para la cesión de inmuebles para uso social.

Hasta ahora, la firma de ese acuerdo, similar al que tiene con otras autonomías, no se ha producido precisamente por las diferencias sobre quién debe gestionar la relación con esos ‘inquilinos’. Pero Echegoyen quiere intentarlo de nuevo y este miércoles mantuvo un encuentro con el nuevo vicepresidente segundo y 'conseller' de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, y su equipo con el fin de buscar fórmulas de colaboración.

Echegoyen ha encargado la puesta en marcha de la primera oficina territorial a un experimentado ejecutivo de la casa, Óscar Hernández, hasta ahora director del área de Información y Análisis de Negocio, que ejercerá de responsable para la Comunidad Valenciana y Murcia con un equipo de 15 personas. Hérnandez, que junto a Echegoyen se presentó a un grupo de medios de comunicación en Valencia este miércoles, es consciente de que cuenta con una cartera de viviendas que no podrán competir en ubicación o condiciones con las promotoras de obra nueva. Muchos de los inmuebles se sitúan fuera de las áreas metropolitanas de Valencia y Alicante, en poblaciones con baja demanda y precios bajos. También hay un importante número de adjudicados en zonas de costa, pero no en áreas ‘prime’ con las mejores calidades.

Son, en definitiva, productos menos valiosos de los años del ‘boom’ inmobiliario. Según explicaron sus responsables, Sareb es consciente de que deben descentralizarse y entender muy bien los mercados locales para colaborar, y meter presión, a sus ‘servicers’ en las estrategias de comercialización. Por ello, si la oficina de Valencia comienza a rodar tendrá sus réplicas en otras autonomías como Andalucía, Cataluña o el norte de España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios