DEBIDO A LAS RESTRICCIONES DE LA BANCA

El Barça recurre al fondo inglés 23 Capital para pagar los 120M del fichaje de Griezmann

El club azulgrana ha recurrido a un fondo de capital riesgo británico para abonar la cláusula de rescisión del jugador del Atlético de Madrid por las restricciones de la banca tradicional

Foto: Antoine Griezmann posa para los medios de comunicación con la vestimenta azulgrana tras firmar como jugador del FC Barcelona. (EFE)
Antoine Griezmann posa para los medios de comunicación con la vestimenta azulgrana tras firmar como jugador del FC Barcelona. (EFE)

El Fútbol Club Barcelona anunció este fin de semana el fichaje de Antoine Griezmann por 120 millones de euros. Una inversión que, debido a las puntuales tensiones de tesorería de la entidad azulgrana, ha obligado a tirar de una ingeniería financiera de la que no han participado los bancos tradicionales. Según han confirmado fuentes oficiales, para la incorporación del jugador francés el Barça ha recurrido a 23 Capital, un fondo británico que también ha intervenido en el fichaje de Joao Félix por el Atlético de Madrid.

El Barça recurre al fondo inglés 23 Capital para pagar los 120M del fichaje de Griezmann

La transacción, totalmente pionera en la Liga española, ha consistido en un préstamo directo de 35 millones de euros a seis meses y sin garantías y en una línea de crédito modelo 'factoring' por 85 millones de euros que el club devolverá cuando cobre ingresos pendientes por la venta de otros jugadores. Entre ellos, de André Gomés, traspasado al Everton por 30 millones, o de Denis Suárez, que se ha ido al Celta de Vigo por 12,5 millones.

Josep María Bartomeu, presidente de la institución culé, reconoció que la estructura de la financiación “no ha sido fácil. Ha sido una operación compleja”, motivo por el que felicitó a su consejero delegado, Óscar Grau. Porque el Barça intentó sin éxito negociar con el Atlético de Madrid el pago a plazos de Griezmann, propuesta que Miguel Ángel Gil Marían, el primer directivo de la entidad rojiblanca, rechazó por el comportamiento que, en su opinión, había tenido el club azulgrana en el fichaje de su principal estrella.

El problema vino después, ya que Bartomeu tocó a las puertas de varios bancos españoles y otros internacionales calificados como tradicionales para conseguir los citados 120 millones. Banco Santander, CaixaBank y Banco Sabadell, como principales acreedores del Barça, eran los llamados a sacar a la institución deportiva de este apuro puntual. Sin embargo, al estar negociando al mismo tiempo su participación en un crédito para remodelar el Camp Nou por hasta 600 millones de euros, los bancos rehusaron asumir más riesgos con el Barça.

Por ello, Bartomeu, ayudado por su director financiero, Pancho Schröder, y el propio Grau, activaron la opción de recurrir a fondos oportunistas, prestamistas que cobran un tipo de interés más alto que el habitual a cambio de asumir más riesgos. Sin embargo, el presidente del club, en unas negociaciones a la carrera de apenas 72 horas, consiguió llegar a un acuerdo con 23 Capital, una firma especializada en dar soluciones financieras a empresas vinculadas al mundo del deporte, la música y el entretenimiento.

Fuentes oficiales del FC Barcelona han confirmado que el fichaje de Griezmann se ha hecho con dinero de este fondo, que asegura que “pensamos y actuamos como emprendedores tomando decisiones rápidas, eficaces y lógicas”. 23 Capital añade que “nuestra velocidad permite al cliente procesos eficientes en términos de entrega y coste”. Una fórmula que practica porque aseveran que “el dinero que prestamos es nuestro y mantenemos el riesgo en nuestro balance”, en clara referencia a los bancos que, debido a las presiones regulatorias, venden los créditos a terceros con un descuento.

Este fondo también trabaja con el Atlético de Madrid, según indican otras fuentes, y es el principal financiador del Benfica. De hecho, al equipo portugués le ha prestado 100 millones de euros a cinco años sin recurso contra la cuenta de resultados del club lisboeta. El 'private equity', con oficinas en Londres, Nueva York y Los Ángeles, ha asesorado y financiado operaciones en estos sectores por 3.100 millones de dólares.

El FC Barcelona logró en la temporada 2017-2018 unos ingresos de 914 millones, muy por encima de los 708 millones de la campaña 2016-2017. Esta espectacular subida se debe a los 222 millones ingresados por la venta de Neymar. Pero los gastos también se dispararon, hasta los 882 millones, frente a los 667 millones del curso precedente. Un incremento provocado por el aumento de la masa salarial, hasta los 500 millones, especialmente por las renovaciones de Leo Messi, Andrés Iniesta, Gerard Piqué, Luis Suárez e Ivan Rakitic, entre otros.

No obstante, la cifra que marca la solvencia del Barça es el ebitda o beneficio de explotación, que en la temporada 2017-2018 alcanzó los 177 millones, 53 millones más de los obtenidos en el ejercicio precedente. Porque, según marcan los estatutos del club, la relación entre el ebitda y la deuda no puede superar las 2,5 veces, ya que de lo contrario obligaría a la junta directiva a dimitir. La última cifra pública de deuda de la institución es de 247 millones, pero no se sabe cómo ha acabado el pasivo en el año recientemente terminado del club campeón de la Liga.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios