el sueldo medio cae un 20%

Así crean empleo las inmobiliarias de los fondos: doblan plantilla, pero pagan menos

Cerberus, Blackstone, Lone Star o Intrum figuran entre los grandes creadores de empleo de nuestro país solo con sus plataformas inmobiliarias, un éxito que, no obstante, esconde menores salarios

Foto: (EFE)
(EFE)

Tras la debacle de hace una década, el sector inmobiliario vuelve a ser uno de los motores de la economía española. Según los datos del INE —Instituto Nacional de Estadística—, este sector ha disparado casi un 70% sus cifras de empleo desde 2014, año que podría considerarse el punto de inflexión del desembarco masivo de los grandes fondos internacionales.

También fue entonces cuando se terminó de dibujar el gran mapa de las empresas de servicios inmobiliarios o 'servicers', ya que fue a finales de 2014 cuando Sareb, el banco malo que impulsó el Estado para desaguar el exceso de ladrillo de los bancos, selló sus grandes acuerdos con Haya (que antes se había hecho con el ladrillo de Bankia), Altamira (Santander), Servihabitat (CaixaBank) y Solvia (Sabadell).

Para entonces, Banesto ya había vendido Aktua a Centerbridge, empresa que tras diversas operaciones ha terminado siendo de Intrum-Lindorff, y Balckstone estaba terminando de perfilar Anticipa sobre los mimbres de la antigua Cataluña Caixa. Cinco años después, algunas de estas compañías han cambiado de manos (Dobank ha comprado Altamira a Apollo; Lone Star adquirió Servihabitat a TPG-CaixaBank e Intrum se quedó Solvia) y otras han multiplicado su tamaño con operaciones récord, como Haya con el ladrillo de BBVA o Anticipa con el de Santander.

Ya sea por un camino o por otro, en lo que coinciden todas es en haber disparado el tamaño de sus plantillas. Entre las seis suman 5.862 trabajadores, según las últimas cuentas depositas ante el registro, que corresponden a los ejercicios 2017 y 2018, frente a los 2.968 empleos que sumaban hace cinco años, lo que significa que, prácticamente, han doblado sus equipos.

La otra cara de la moneda corresponde al salario, ya que en este mismo periodo de tiempo, y tomando como referencia la cifra de 'sueldos, salarios y asimilados' que las propias empresas recogen en sus balances, resulta que la remuneración media por trabajador ha descendido casi un 20%, al pasar de 46.872 euros brutos al año a 37.595 euros.

A pesar de la progresiva precarización de estas plantillas, la realidad es que estos salarios están muy por encima de la media española. Según los últimos datos del INE, el sueldo más común en España se sitúa en 17.482 euros; mientras que el medio es de 23.646 euros. La diferencia entre uno y otro radica en que, matemáticamente, para llegar a esa media, se necesita que haya mucha más gente cobrando bajos salarios que altos. De hecho, entre los directivos, la remuneración tipo son 51.010 euros.

Mejores sueldos, pero en bajada

Este mismo razonamiento también se puede aplicar a las plantillas de los 'servicers', ya que dentro de estos números globales están incluidos los ejecutivos y mandos. Pero, además, en el caso concreto de estas inmobiliarias, se suma el hecho de que forman parte de todo el ejercicio de 'salvamento' y desagüe del sector financiero, un papel que han jugado no solo adquiriendo el ladrillo tóxico de las entidades sino también haciéndose cargo de parte de sus plantillas.

De hecho, es un secreto a voces que las entidades aprovecharon la venta de estas plataformas para traspasar también plantilla y evitarse así seguir engordando las cifras de sus ERE, un ejercicio que han terminado llevando a cabo los fondos con muchos perfiles heredados de los bancos. Así, en paralelo a la contratación de nuevos trabajadores, han ido despidiendo y aplicando salidas incentivadas a parte de la fuerza laboral que recibieron.

Este hecho, unido a la inclusión del cuerpo directivo en las cifras medias, apunta a que las remuneraciones de los nuevos contratos son inferiores a los 37.595 euros que resultan de entre las seis. Consultadas por este medio, las compañías coinciden en señalar que la guerra por el talento está haciendo cada vez más complicado poder fichar, lo que está presionando al alza los salarios.

En esta línea, Servihabitat ha querido asegurar que en las cuentas de 2018, que todavía no son públicas, la remuneración media de su plantilla se dispara un 30% en un año, hasta situarse en 67.018 euros, frente a los 51.281 que resultan de las últimas cuentas oficiales depositadas en el registro.

Como puede comprobarse en el gráfico, Altamira, Anticipa y Servihabitat se mueven en niveles muy similares de salarios, por encima de 50.000 euros brutos al año, cifras que doblan las arrojadas por Intrum, que en estos números todavía no incluye la adquisición de Solvia a Sabadell. El motivo, según explican desde el fondo nórdico, es que sus cuentas no solo recogen el negocio de servicios inmobiliarios sino también sus actividades de recobro, con mucha plantilla en centros de atención de llamadas.

NOTA: Aliseda no ha sido incluida en este reportaje porque, al ser 2017 el último ejercicio con cuentas en el registro, no refleja el gran cambio del grupo tras ser adquirido por Santander, hace dos años, y posteriormente incluido en la megaoperación con Blackstone.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios