Pryconsa, Inmoglaciar y Universal de Negocios

Primer reto del nuevo alcalde de Alcobendas: legalizar los chalés ‘low cost’ de La Moraleja

El inesperado desalojo del PP de la alcaldía de Alcobendas deja en manos del nuevo mandatario del PSOE el futuro de La Carrascosa, desarrollo al que su formación siempre se opuso

Foto: Muchas viviendas de La Carrascosa, en La Morajela, están ya vendidas.
Muchas viviendas de La Carrascosa, en La Morajela, están ya vendidas.

Todo un problema. Esto es lo que ha heredado el nuevo alcalde de Alcobendas, el socialista Rafael Sánchez Acera, en La Carrascosa, un nuevo desarrollo pegado a La Moraleja donde el anterior Ejecutivo del PP había proyectado hacer hasta 700 viviendas y contra el que se levantaron los vecinos de la elitista urbanización, que consiguieron doblar la mano al entonces regidor, el popular Ignacio García de Vinuesa, en los tribunales.

El problema es que muchos de estos hogares han sido ya vendidos, lo que puede terminar jugando en contra de los intereses del nuevo Ejecutivo municipal, la coalición formado entre PSOE y Ciudadanos, que ha arrebatado al PP uno de sus enclaves históricos.

En principio, el cambio de Gobierno debería ser visto como otro jarro de agua fría para Pryconsa, Aquila Capital y Universal de Negocios, las tres grandes promotoras que están levantando en La Carrascosa 200 chalés, ya que los nuevos regidores siempre se mostraron contrarios a este desarrollo cuando estaban en la oposición.

Sin embargo, ahora que se han hecho con el gobierno, son conscientes de que, al margen de qué color político se siente en el poder, el ayuntamiento es en sí mismo una entidad que heredera pleitos y responsabilidades, y entre todas, una de las primeras a la que se van a enfrentar es esta: La Carrascosa.

Según ha confirmado El Confidencial con fuentes del nuevo Ejecutivo, este se ha marcado como una de sus prioridades sentarse con todas las partes implicadas, para conocer su versión y ver si es posible ceder todos una parte para llegar a acuerdos.

Porque, aunque se mantienen en que este desarrollo nunca tuvo sus bendiciones, la realidad es que hay levantados y vendidos casi 200 adosados, cuyos propietarios están dispuestos a pedir responsabilidad patrimonial a Alcobendas si no logran todas las licencias para ocupar sus casas, en el caso de los particulares, o si pierden su negocio y dinero porque la Administración no fue diligente, en el caso de los promotores y los propietarios de suelo.

Con precios por encima del millón de euros, estos chalés distan mucho de alcanzar las dimensiones y cifras que distinguen a las mansiones de La Moraleja, razón que algunos han querido ver como el motivo último que ha llevado a la Entidad de Conservación de La Moraleja a oponerse al desarrollo de La Carrascosa.

Pero estos adosados son solo la punta del iceberg, y el verdadero problema se esconde en los 500 pisos que están proyectados en la zona conocida como Carrascosa B, para diferenciarla de la anterior, bautizada como A.

Las dos juntas suman 700 nuevos hogares que, prácticamente, duplican la actual población de La Moraleja y, para qué negarlo, rebajan considerablemente el caché de este cotizado enclave, además de multiplicar el tráfico en esta tranquila zona.

En el pasado, siempre se habló de que la negativa del Ejecutivo del PP a hacer nuevos accesos ante el esperado incremento de coches fue el detonante último que llevó a los vecinos de La Moraleja a recurrir a los tribunales.

Lo hicieron a través de la Entidad de Conservación de La Moraleja y centraron su ataque judicial en la manera en que se había modificado la calificación del suelo, mediante un Plan Especial, en vez de con un Plan General, ante lo que la Justicia les dio la razón: primero, en lo contencioso-administrativo, y posteriormente, en el Superior de Justicia.

Aunque el consistorio recurrió, en paralelo, el equipo de Urbanismo del anterior equipo de Gobierno empezó a trabajar en un nuevo Plan Especial más documentado para justificar la razón de ser de este nuevo barrio, consciente de que los recursos de casación todavía pueden tardar más de un año en resolverse.

El anterior teniente de alcalde, Ramón Cubián, asegura que la semana pasada se le comunicó informalmente que la Comunidad de Madrid habría dado luz verde a este nuevo plan.

Si se confirma, el lance para el nuevo Ejecutivo es todavía mayor, ya que La Carrascosa contará con el respaldo regional y, por tanto, el consistorio tendrá menos argumentos para oponerse al desarrollo. Al menos, en aquellas viviendas que ya han sido levantadas y vendidas.

En cualquier caso, la realidad es que La Carrascosa es todo un laberinto en el que Sánchez Acera espera poder encontrar una salida para antes de verano, margen que se ha dado para hablar con todas las partes, intentar alcanzar consensos y anunciar su postura. La cual, imagina, no satisfará a todas las partes, pero gobernar exige tomar decisiones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios