todo el desarrollo de la carrascosa

Cisma en La Moraleja: los vecinos vip amenazan la construcción de 700 viviendas

La Entidad de Conservación de La Moraleja ha ganado la primera batalla al Ayuntamiento de Alcobendas por cómo modificó la calificación de un suelo donde se prevé levantar 700 viviendas

Foto: La Moraleja es una de las urbanizaciones más elitistas de España.
La Moraleja es una de las urbanizaciones más elitistas de España.

Los vecinos de La Moraleja están en pie de guerra contra el Ayuntamiento de Alcobendas, al que han ganado ya un primer pulso judicial para frenar la construcción de hasta 700 nuevas viviendas en una de las urbanizaciones más elitistas de España, y que pone en jaque los intereses de grupos como BBVA, Pryconsa, Inmoglaciar y Universal de Negocios.

Fue el pasado enero cuando el Juzgado Contencioso Administrativo número 5 de Madrid dio la razón a la Entidad de Conservación de La Moraleja, órgano que agrupa a los propietarios de las cotizadas mansiones, que ha presentado varios recursos contra el ayuntamiento por cómo tramitó, hace cinco años, la modificación del suelo de La Carrascosa, la última gran bolsa de terreno de la urbanización.

Esta zona se divide, a su vez, en dos grandes áreas, La Carrascosa A y B. En la primera está ya en marcha la construcción de tres grandes promociones de adosados que suman cerca de 200 hogares: la correspondiente a Universal de Negocios, promotora controlada por Carlos Cutillas y el empresario mexicano Miguel Ángel Ruiz, una segunda liderada por Pryconsa, y la tercera, de Inmoglaciar. En la segunda área, cuya tramitación va más retrasada, está previsto modificar el uso para levantar 500 pisos, frente a la calificación actual, que solo permite oficinas y 'lofts'.

El auto del pasado enero, que ha supuesto la primera victoria de la Entidad de Conservación, hace referencia a la promoción de Universal de Negocios, urbanización formada por 80 viviendas unifamiliares que, salvo una, están vendidas en su totalidad, ya que está previsto terminar la obra dentro de apenas seis meses, lo que convierte este fallo en un auténtico jarro de agua fría tanto para los propietarios como para la entidad avalista, Banco Santander.

El consistorio, que según las fuentes consultadas jamás esperó que los tribunales se pronunciaran en su contra, ha recurrido el fallo judicial, al igual que Universal de Negocios, medidas que prometen ser solo el aperitivo de una larga batalla judicial que amenaza con dejar en el aire uno de los desarrollos más cotizados de Madrid.

Ya hay un fallo dando la razón a los vecinos, pero es solo el aperitivo de una larga batalla que amenaza uno de los desarrollos más cotizados de Madrid

La Entidad de Conservación también ha llevado ante los tribunales la promoción de Pryconsa, contencioso del que se espera un pronunciamiento en las próximas semanas, y promete hacer lo mismo con Inmoglaciar, aunque esta última asegura no haber recibido notificación alguna, con lo que prosigue con normalidad con el proyecto, que está en fase de preventa.

Ahora, el miedo que recorre a todos los afectados es que el conflicto se enquiste varios años, hasta que resuelva el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que es quien tiene potestad para anular el planeamiento, una larga guerra judicial que todas las partes dan por segura.

Las claves del conflicto

Las fuentes consultadas aseguran que el epicentro del conflicto está en la negativa del consistorio a atender la petición de los vecinos de La Morajela de hacer nuevos accesos ante el disparado incremento del tráfico que se espera con la construcción de 700 nuevas viviendas, que prácticamente supondrán duplicar la actual población de esta urbanización.

Para evitar que esto ocurra, los habitantes de la zona más noble de Alcobendas, considerada un granero de votos para el alcalde de la localidad, el popular Ignacio García de Vinuesa, han disparado directamente a la forma en que se modificó la calificación del suelo de La Carrascosa A, cambio que se hizo mediante un Plan Especial, en vez de con una modificación del Plan General.

Desde el consistorio defienden que cuanto esto se hizo, en 2012, era viable si La Carrascosa se consideraba una zona perteneciente al ámbito de La Morajela, y no como ámbito en sí mismo, ya que no fue hasta 2016 cuando se empezó a limitar el recurso de los ayuntamientos a planes especiales.

A la espera de que los tribunales se pronuncien sobre qué parte lleva razón, con esta jugada, los vecinos han conseguido poner contra las cuerdas la modificación prevista en La Carrascosa B, la pieza de caza mayor de este enfrentamiento, ya que la Entidad de Conservación aspira a que siga con su calificación actual, la cual solo permite construir 78.000 metros cuadrados de oficinas y 800 'lofts', en vez de 500 pisos en bloques de cuatro alturas.

Si finalmente logran frenar la modificación del área a residencial, los vecinos de La Moraleja confían en que esta zona tarde muchos años en desarrollarse


Este órgano de representación vecinal está presidido por Cristina Martínez Nicolás, y tiene como vicepresidente a Jesús Trillo-Figueroa, hermano del exministro del PP Federico Trillo y reconocido abogado. "El ayuntamiento debe llegar a un acuerdo con ellos. Estamos hablando de que todos estos vecinos son primeros espadas, grandes expertos cada uno en su materia", señala una parte implicada que pide conservar el anonimato.

Por el momento, el consistorio está trabajando con la Comunidad de Madrid una modificación puntual del Plan General de Alcobendas que permita introducir las determinaciones del Plan Especial de La Carrascosa. Este consenso con el gobierno autonómico es clave para que, llegado el momento, el ejecutivo de la localidad logre el necesario respaldo de la oposición, sobre todo de Ciudadanos, para sacar estos cambios adelante.

Si, finalmente, logran frenar la modificación de La Carrascosa B a residencial, la Entidad de Conservación confía en que esta zona tarde muchos años en desarrollarse, ya que el interés por promover vivienda en este enclave es muy superior al de construir oficinas. No obstante, también hay quien afirma que los 800 'lofts' tendrían una enorme demanda y terminarían generando el mismo problema de tráfico que los pisos, con el añadido de que, cuando se levantaran las oficinas, éste se multiplicaría por cinco.

Sin embargo, todos estos análisis son futuribles que, actualmente, están en manos de la justicia y, en año y medio, de los electores. Un calendario que puede poner en jaque, incluso, las negociaciones que se están manteniendo con la Comunidad para modificar el Plan General, ya que éste puede llegar después de los próximos comicios, lo que amenaza con dejar en el aire el destino final de la última gran bolsa de suelo de La Moraleja.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios