sector legal

Garrigues, Cuatrecasas... y ahora Gómez-Acebo: los despachos se abonan al 'equity'

En 2012, firmas como Garrigues, Cuatrecasas o DLA Piper anunciaron que solo iban a contar con socios de cuota. Ahora, es GA_P quien lleva meses inmerso en este mismo proceso

Foto: Vista general del distrito financiero de las Cuatro Torres de Madrid. (Reuters)
Vista general del distrito financiero de las Cuatro Torres de Madrid. (Reuters)

Ser o no ser socio (de cuota), esa es la cuestión. Al menos la que ahora aborda Gómez-Acebo & Pombo (GA_P). El despacho de abogados que dirige Carlos Rueda lleva meses inmerso en un proceso de transformación de la sociatura para que la firma solo tenga socios de 'equity'. Hasta ahora, la firma combina una sociatura de socios profesionales y socios con participación en el capital.

Con este movimiento, el despacho eliminará la figura de socio profesional, algo que en 2012 anunciaron públicamente otros competidores como Garrigues, Cuatrecasas o DLA Piper. A día de hoy, la firma que preside Fernando Vives confirma que la idea es que toda la sociatura sea de cuota y que apenas quedan ya otro tipo de socios en el despacho.

En el caso de Cuatrecasas, el despacho admite que todavía mantiene socios profesionales pero que la tendencia es evolucionar hacia el 'equity'. Respecto a DLA Piper, la sociatura de la firma internacional ya es netamente de cuota. Estos son solo tres ejemplos de despachos que comunicaron en su momento sus planes, pero cada casa es un mundo y los motivos para tener diferentes tipos de socios no tienen por qué coincidir en un sitio u otro.

"La figura de socio profesional se crea por dos motivos", explica Sancho Peña, socio de Page Executive. "En primer lugar, a veces los socios 'equity' de un despacho no conceden la cuota a un nuevo socio hasta conocerle bien o incluso es el propio socio nuevo el que no quiere asumir desde el primer día los riesgos de tener una participación en el capital". El segundo motivo es mucho más prosaico: "Una entrada como socio de cuota puede ser más complicada y como profesional es más sencilla, por lo que al principio se opta por esta segunda vía".

Alejandro Kress, socio director de SSQ, añade una tercera opción y apunta a que esta figura se usa también "para prolongar la carrera del asociado sénior o counsel/consejero cuya práctica no tiene entidad/peso/generación suficiente para ser nombrado socio de capital". Tradicionalmente, los galones de socio de cuota han tenido más prestigio que los de socio profesional.

Peña apunta que muchas firmas han eliminado esta figura al entender que la condición de socio tiene que ser de manera completa. "Si se es socio, se es para todo. Con sus consecuencias y sus riesgos". Y es que tal y como recuerda el 'headhunter', la cuota significa que, si el despacho tiene buenos resultados, el socio también los tendrá, y viceversa. "Igualmente, los socios de cuota son los que deciden la estrategia y hacia dónde quiere ir el despacho", añade. Para Kress, la figura de socio profesional es un "sucedáneo" y solo se puede considerar socio a aquel que cuente con una participación en el accionariado.

Sobre las fórmulas para lograrlo, no hay una única opción y la gestión de egos juega un papel importante, según apuntan desde el sector. Mientras que algunas firmas optan por convertir a los socios profesionales en socios de cuota, otras optan por una opción más 'dura' y aprovechan para adelgazar la estructura de las firmas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios