a finales de 2018

El BCE obligó al consejo de BBVA a leer una carta contra la presidencia de Torres

El regulador europeo expresó su malestar por el nombramiento de Torres como presidente ejecutivo con una carta que tuvo que ser leída íntegra en el consejo de BBVA

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)
Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)

La oposición del Banco Central Europeo (BCE) a la presidencia ejecutiva de Carlos Torres en BBVA no fue un asunto meramente formal. El regulador europeo usó todas las armas a su alcance para evitarlo, sin éxito. Llegó hasta el punto de exigir que se leyera una carta manifestando su oposición en el consejo de administración de BBVA, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. Ni el BCE ni el banco presidido por Torres hicieron comentarios.

Este enfrentamiento no se debe a ningún defecto que vean en el banquero salmantino, sino a la estructura de gobierno corporativo en sí misma. El regulador europeo mantiene desde hace años una cruzada contra los presidentes ejecutivos de los bancos españoles. En contra de esta estructura, El BCE defiende el modelo anglosajón: que haya un presidente no ejecutivo y el consejero delegado sea quien lleva las riendas de la entidad.

Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)
Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)

Durante todo 2018 se especuló con este asunto en BBVA ,en pleno proceso de sucesión de Francisco González (FG). Estuvo sobre la mesa el modelo que quería Fráncfort, con Jaime Caruana, actual consejero, como presidente no ejecutivo, y Carlos Torres como consejero delegado encargado de la gestión del banco.

Pero la realidad, al menos en España, es que los presidentes mandan en casi todas las entidades aunque sean no ejecutivos, salvo en contados casos como Liberbank —el consejero delegado es Manuel Menéndez— y Bankinter —la CEO es María Dolores Dancausa—. Eso, unido al ejemplo de Santander, donde Ana Botín es presidenta ejecutiva, llevó a Torres y al consejo de BBVA a decidir llevar la contraria al BCE.

Ni perdón ni olvido

Consciente de que no tiene nada que hacer frente a la regulación española, el supervisor europeo decidió redactar la carta que fue leída en el consejo en el que se aprobó la presidencia ejecutiva de Torres, a finales de septiembre del año pasado. Habitualmente, estas cartas del BCE son leídas por el propio presidente del consejo, que entonces era FG, y las firma el presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), que entonces era Danièle Nouy. Ahora le ha reemplazado Andrea Enria.

Pero el regulador europeo ni perdona ni olvida. Tras este enfrentamiento, explican las mismas fuentes, el BCE usó el nombramiento del número dos de Torres, Onur Genç, para restar poder al nuevo presidente ejecutivo.

El financiero turco no depende de Torres sino del consejo, con casi todas las divisiones de negocio como la financiera, riesgos, producto y países. Aun así, el presidente consiguió retener dos áreas clave para el negocio como Engineering y Organización (Medios) y Talent & Culture (Recursos Humanos), con lo que Genç tendrá que pasar por el presidente para cualquier giro brusco de negocio.

Las fuentes consultadas señalan que tras esta imposición el BCE relajó la tensión con BBVA, sobre todo por la elección de Genç, más de su agrado.

Hasta el caso Villarejo, que ha vuelto a enrarecer el clima. El regulador europeo era más partidario de alguna medida que alejara el riesgo reputacional del banco, como haber retirado la presidencia de honor a FG, aunque fuera temporalmente mientras avanzaba la investigación interna. Pero Torres ha preferido esperar y no prejuzgar a su exjefe. El tiempo dirá si ha acertado o tiene que enfrentarse a una nueva crisis en Fráncfort.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios