DIA exige a los CEO destituidos devolver sus retribuciones por mala conducta
  1. Empresas
tras registrar pérdidas de 352 millones

DIA exige a los CEO destituidos devolver sus retribuciones por mala conducta

El consejo de administración activas las cláusulas 'clawback' contra Ricardo Currás y Antonio Coto, los dos consejeros delegados puestos en la calle tras descubrir pérdidas millonarias

placeholder Foto: Catálogos de DIA (Reuters)
Catálogos de DIA (Reuters)

El consejo de administración de Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) ha decidido pedir cuentas a los dos consejeros consejeros que despidió en 2018, ejercicio en el que el grupo de supermercados registró unas pérdidas de 352 millones de euros. Según el informe anual de gobierno corporativo, el órgano de gobierno del grupo de supermercados ha decidido exigir a Ricardo Currás y a Antonio Coto la devolución de su retribución variable y el bloqueo de sus indemnizaciones por destitución y no competencia.

El citado documento indica que DIA “está analizando, para su elevación al consejo de administración, la activación de las cláusulas clawback sobre las distintas retribuciones abonadas a los consejeros ejecutivos cesados en 2018”. Estas cláusulas, conocidas anteriormente como ‘malus’, suponen la exigencia a los directivos de la devolución de las remuneraciones variables cobradas y de la suspensión de cualquier pago adicional, como son las compensaciones que reciben para que no trabajen en otras empresas del sector.

Así, DIA ha concluido, tras analizar el informe forensic encargado a EY, que tanto Currás -fue destituido en agosto- como Coto -a finales de diciembre- ocultaron información al consejo de administración sobre la situación real de las cuentas de la compañía. Una falta de comunicación que se tradujo posteriormente el reconocimiento de unas pérdidas contables de casi 300 millones. Por tanto, el órgano de gobierno ha decidido activar las citadas cláusulas de clawback y reclamar “la devolución de cualquier cantidad que pudiera proceder”.

En concreto, Currás, como consejero delegado, recibió la indemnización prevista en su contrato y en la política de retribuciones de los consejeros, equivalente a dos anualidades de su retribución. Por tanto, cobró 1,64 millones de euros cuando fue echado el pasado verano. Adicionalmente, como contraprestación económica por la obligación de no competencia post-contractual asumida en su contrato, comenzó a percibir una compensación equivalente a una anualidad de la retribución fija anual que estuviera percibiendo al tiempo de la extinción y que ascendía a 606.600 euros.

Dicha compensación se distribuía a prorrata y se abonaba por meses vencidos en doce pagos mensuales, cada uno de ellos en cada mes natural de duración del compromiso asumido. En el ejercicio 2018, DIA ha abonado a Currás el importe de 101.100 euros por dicho concepto, correspondiente a dos mensualidades.

En relación con el cese de Antonio Coto, DIA ya decidió no abonar importe alguno en concepto de pago por resolución del contrato, ni en concepto de compensación por la obligación de no competencia post-contractual incluida en su contrato y en la política de remuneraciones. A Coto se le considera responsable del último desfase patrimonial descubierto en la filial de Brasil, que obligó a la compañía a reformular otras vez las cuentas a finales de año y a no poder anunciar un acuerdo de financiación con la banca que está ya pactado el 11 de diciembre.

Ricardo Curras Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) Gobierno Corporativo Antonio Coto Indemnizaciones