tras la refinanciación de la deuda del 'holding'

La familia Villar Mir recibe cinco ofertas preliminares de compra por OHL

Fuentes oficiales del 'holding' confirman el interés de varios grupos chinos por adquirir su filial de construcción, que el pasado año se hundió un 85% en bolsa

Foto: El presidente de OHL, Juan Villar-Mir Fuentes (i), junto al fundador del grupo, Juan Miguel Villar Mir. (Reuters)
El presidente de OHL, Juan Villar-Mir Fuentes (i), junto al fundador del grupo, Juan Miguel Villar Mir. (Reuters)

Los Villar Mir ha decidido poner en orden la casa familiar, después de conseguir a finales del pasado año el último envite de los acreedores. Según han confirmado fuentes financieras, los empresarios han recibido hasta cinco muestras de interés para vender su paquete en OHL, de la que ahora controlan un 35% del capital. También está sobre la mesa la potencial venta de una participación en Ferroglobe, la filial de productos metálicos, con la que el grupo quiere hacer frente a una deuda de 114 millones con Credit Suisse, Santander, Calyon y Société Générale.

Según las mismas fuentes, entre los interesados por hacerse con la totalidad de OHL se encuentran tres compañías chinas, una italiana y una francesa, cuyos nombres no han sido identificados por cuestiones de confidencialidad. No obstante, en el pasado, multinacionales del país asiático como HNA Group y State Construction Engineering Corporation (SCEC) —el mayor grupo constructor del mundo— ya presentaron ofertas vinculantes para adquirir la filial del Grupo Villar Mir, tal y como adelantó El Confidencial en septiembre de 2016 y 2017, respectivamente.

La primera, con graves problemas financieros —ha tenido que vender varios activos en Europa, como NH Hoteles—, está descartada como potencial candidata. Pero otras fuentes indican que entre las que han renovado su interés está Beijing Urban Construction. El banco de negocios GBS Finanzas, dirigido por Pedro Gómez de Baeza y Juan Antonio Samaranch, asesora a uno de estos interesados. Otras personas vinculadas al proceso indican que, en caso de fraguarse la oferta, el comprador final lo decidirá el Gobierno de Pekín, como suele ocurrir en estos casos, al tratarse de compañías controladas por el Estado.

Fuentes oficiales del 'holding' de los Villar Mir han confirmado la recepción de las ofertas preliminares por parte de estos potenciales adquirientes, pero matizan que la familia no tiene actualmente en venta la filial de construcción. Consideran que la compañía, después de registrar pérdidas históricas en el conjunto de 2018 —los números rojos hasta el tercer trimestre fueron de 1.355 millones—, está en disposición de remontar el vuelo y recuperar parte del valor perdido en bolsa por la desconfianza de los inversores tras cambiar constantemente de gestores.

En este sentido, añaden que OHL ya ha revelado todas sus pérdidas potenciales, que confían en recuperar parte de las reclamaciones actuales que están en los tribunales de arbitraje y que la sociedad cuenta con 300 millones de liquidez para poder pujar por nuevos contratos. Además, son optimistas sobre la renovación de líneas de circulante por unos 200 millones, que vencen en febrero y que están siendo negociadas con la banca mientras diseñan el nuevo plan estratégico.

En definitiva, que no tienen ninguna urgencia por vender un activo que el pasado año se hundió un 85% en bolsa y que en enero ha recuperado un 18% de su capitalización. Actualmente, OHL, que ya no tiene deuda bancaria, pero sí 650 millones en bonos, vale en bolsa 221,5 millones, menos de en lo que están tasados algunos de sus proyectos inmobiliarios. Fuentes oficiales de la compañía, de la que Villar Mir tiene un 35%, indican que desconocen cualquier tipo de operación corporativa.

El préstamo buitre

Otras fuentes explican que la familia tiene decidido hacer borrón y cuenta nueva para eliminar de una vez por todas la incertidumbre sobre la viabilidad del 'holding'. Una situación que la llevó el pasado mes de noviembre a recibir un préstamo de 365 millones por parte del fondo buitre Tyrus Capital. Este 'hedge fund' le concedió este préstamo, que le había negado la banca tradicional, con un tipo de interés muy elevado y que tiene un vencimiento de dos años, prorrogable en dos más, pero con unas condiciones aún más draconianas.

En consecuencia, el grupo va a intentar vender este año los activos que estén a su alcance, para amortizar esa deuda y que el auditor —Deloitte— no lo aperciba mediante una salvedad en el informe de 2019 sobre su capacidad de repago, advertencia habitual cuando las deudas expiran en menos de 12 meses. Por ello, la familia también está dispuesta a oír ofertas por Ferroglobe, su filial cotizada en el Nasdaq, que el pasado año también se desplomó un 89% por los problemas arancelarios en Estados Unidos, lo que la llevó a anunciar un ‘profit warning’ o incumplimiento de los objetivos financieros.

La americana con sede en Londres, de la que Villar Mir tiene un 53%, ha subido un 41,8% en lo que va de año en el Nasdaq, hasta capitalizar 387,8 millones. La intención de la familia es vender un trozo para poder repagar este mismo año los 114 millones que adeuda a Credit Suisse, Santander, Calyon y Société Générale, que en diciembre vieron cómo la garantía, debido al derrumbe en bolsa, valía menos que el importe prestado.

Reiteran las fuentes oficiales que, en ambos casos, no tienen urgencias porque el préstamo con Tyrus les da dos años de margen para hacer desinversiones y recuperar parte del valor perdido. Pero Javier López Madrid, el consejero delegado del holding al que le han encomendado reestructurar el grupo, quiere liquidar la deuda cuanto antes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios