acaba de comprar la planta de vestas en león

León, Santander, Burgos... El juego de promesas del nuevo 'dueño' de Vestas

Network Steel enfría la inversión de la ampliación de su planta en Santander anunciada a bombo y platillo delante de la exvicepresidenta del Gobierno en abril. Ahora dice que "se está evaluando"

Foto: Foro de abril con el presidente de Network Steel, Oscar Heckh (dcha), y la exvidepresidenta del Gobierno, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el exministro de Fomento. (EFE)
Foro de abril con el presidente de Network Steel, Oscar Heckh (dcha), y la exvidepresidenta del Gobierno, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el exministro de Fomento. (EFE)

La desconocida empresa que ha comprado la fábrica de Vestas en León, Network Steel, señala ahora que la ampliación de su fábrica de Santander, a la que se comprometió en abril en presencia de la entonces vicepresidenta del Gobiernbo, Soraya Sáenz de Santamaría, el exministro de Fomento Íñigo de la Serna y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, "se está evaluando" y "dependerá de los requerimientos regulatorios que finalmente tenga el proyecto".

La cautela mostrada ahora sobre la ampliación de la planta de Santander contrasta con las grandilocuentes declaraciones realizadas hace siete meses. El presidente y dueño de Network Steel, Oscar Heckh, señaló entonces que la inversión global asdendería a 100 millones de euros y se crearían 200 empleos fijos. En la misma comparecencia pública del 10 de abril afirmó que las obras arrancarían "dos o tres semanas después", pese a que por entonces aún no contaba con varios permisos necesarios. De hecho, según un alto cargo del Gobierno de Cantabria, a día de hoy, aún no tiene la declaración de impacto ambiental. La empresa señala que no es el único trámite que tiene pendiente.

Heckh aseguró que con la ampliación de la planta que posee en Santander, denominada Santander Coated Solutions, la empresa pasaría de hacer solo acero lacado al proceso de decapado, laminación en frío y galvanización. Unas nuevas líneas de actuación que también ha anunciado ahora para León. En presencia de la consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, Network Steel detalló este miércoles que la nueva planta en la que hasta ahora se ubica Vestas tendrá una línea de decapado, dos de laminación en frío y otras dos de galvanizado. Prevé invertir hasta 130 millones, aunque la operación de compra de la planta a la firma danesa no ha llegado a 10 millones, según fuentes al tanto de la operación. Las obras arrancarán en febrero, según sus cálculos.

La consejera de Economía de CyL, Pilar del Olmo, conversa con el presidente de Network Steel. (EFE)
La consejera de Economía de CyL, Pilar del Olmo, conversa con el presidente de Network Steel. (EFE)

Las promesas de inversión no se quedan ahí. Network Steel también tiene previsto invertir en otra ampliación de su fábrica de Aranda de Duero (Burgos). Asegura que pondrá otros 45 millones de euros para una planta de galvanizado.

Varias fuentes del sector del acero consideran que de llevarse adelante todas las inversiones, se trata de una expansión demasiado grande en tan poco tiempo. Algunas fuentes aseguran que la ampliación de Santander no se hará, por destinarse los recursos a León. La empresa se limita a decir que los proyectos de Santander y León son independientes. Un medio local de Cantabria ya daba por perdida la ampliación de la empresa este jueves.

El lanzamiento de todas estas plantas sigue un mismo patrón: poner alfombra roja al inversor para salvar empleo. Las autoridades de los lugares afectados han puesto a disposición de Network Steel fondos a través de instituciones como la Sociedad de Desarrollo de Cantabria (Sodercan) o su homóloga en Castilla y León, Sodical, bonificaciones en el precio de los suelos, exenciones de impuestos, rebajas y ayudas a los trabajadores y apoyos financieros con préstamos blandos. También participa el Ministerio de Industria con el programa Reindus. La titular del ramo, Reyes Maroto, se ha implicado directamente en la compra de la fábrica de Vestas.

Network Steel se ha comprometido a invertir 130 millones de euros en León, otros 100 millones en Santander y otros 45 más en Aranda de Duero. En total, la firma de Oscar Heckh dice que pondrá 275 millones de euros. Esto supone, según sus estimaciones, crear 680 puestos de trabajo directos.

¿Quién es Network Steel?

Las cifras son todo un alarde económico para una empresa que montó su primera planta en 2012 en Aranda de Duero. Sin embargo, para entonces su dueño, Oscar Heckh, ya había hecho fortuna. Algunos de los que han tratado con él señalan que es un trabajador incansable y muy inteligente. Bien relacionado a nivel político, aseguran que no siempre ha acabado bien con sus socios, proveedores o clientes.

Levantó su empresa haciendo 'trading' (compraventa) con el acero. Su especialidad es comprar grandes cantidades en países como China y venderlas en España y otros lugares tras un mínimo proceso de transformación en plantas de servicio. Como 'trader', señalan que ha tenido que realizar acciones de alto riesgo que por ahora le han salido bien. Aprovechó la fuerte subida del acero de los últimos años para lograr fuertes beneficios. De hecho, 2016 fue su mejor año, con unas ganancias de más de seis millones de euros, según las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil.

Sin embargo, expertos en el sector aseguran que detrás de esta operativa hay un componente muy alto de riesgo para la empresa, ya que señalan que estas operaciones las hace con un elevado nivel de apalancamiento. "Es muy bueno en lo suyo y le ha ido bien, pero una fuerte caída del precio del acero a nivel internacional se llevaría por delante la empresa", asegura una fuente que le ha tratado. Por ello, consideran que las autoridades políticas se han puesto en manos de un negocio de mucho riesgo.

Oscar Heckh estuvo asociado con Manuel Añón, un empresario gallego muy respetado dentro del mundo del acero en España. Sin embargo, la experiencia compartida solo duró dos años, ya que en 2015 se rompió la relación después de algunas desavenencias y Añón vendió su 25% de la empresa.

Las mismas fuentes aseguran que Network Steel ha logrado sacar adelante su negocio sorteando las barreras 'antidumping' que la Unión Europea ha ido poniendo al acero, sobre todo procedente de China. La llegada de Donald Trump al poder en EEUU ha supuesto dificultades añadidas con el incremento de las barreras al comercio. Al poner arancel a determinados tipos de acero, Oscar Heckh iba cambiándolos por otros que no estuvieran gravados al llegar a Europa. Es por esta razón por la que fue montando las plantas, asegura una persona próxima a la compañía, para poder transformar ese acero importado con el objetivo de que sirva a las necesidades de sus clientes.

Tuvo algunos conflictos cuando fue socio de la empresa Tecnoaranda y mantuvo un litigio contra la empresa Siderúrgicos Llabra, de la familia Llaneza, que el Tribunal Supremo saldó desestimando las acusaciones de Network Steel contra la firma asturiana de delito y estafa. Este 2018 ha comprado Grupo de Planos Férricos (Plafesa), con plantas en Madrid, Valencia y Portugal. En el pasado trabajó con la familia Riberas, como suministrador de Gonvarri, pero actualmente su negocio es competencia de estos últimos. El Confidencial trató de recabar la versión directa de Oscar Heckh sin éxito.

Ahora está por ver hasta dónde puede llegar este nuevo señor del acero de 49 años, hijo de burgalesa y alemán, que en pocos años pretende levantar un imperio de hierro, entre fotos con los primeros espadas de la política española.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios