Economía y xunta le quitaron una ayuda

Temor a que Vestas cierre otra planta de Lugo pendiente de una subvención

La firma espera una sentencia judicial después de devolver una subvención concedida para su planta de Viveiro. Los trabajadores barruntan que el fin de las ayudas traiga más despidos, como en León

Foto: La ministra de Industria, Reyes Maroto (2d), con los consejeros de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y Léon, Pilar del Olmo (3d) y Carlos Fernández Carriedo (d), conversa con los trabajadores de Vestas. (EFE)
La ministra de Industria, Reyes Maroto (2d), con los consejeros de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y Léon, Pilar del Olmo (3d) y Carlos Fernández Carriedo (d), conversa con los trabajadores de Vestas. (EFE)

La crisis que viven los empleados de Vestas en León por el cierre de la planta está generando una elevada inquietud entre el resto de trabajadores en España, que no se fían de la empresa y creen que los despidos podrían extenderse a Viveiro (Lugo) y Daimiel (Ciudad Real).

Según explica Francisco Romero, secretario general de UGT FICA León, "las decisiones de la empresa son puramente económicas y cuando se acaben las subvenciones en otras plantas, pasará lo mismo que en León".

Temor a que Vestas cierre otra planta de Lugo pendiente de una subvención

La empresa ha confirmado que se encuentra pendiente de resolución judicial por una subvención para su planta gallega, arrebatada por la Xunta y el Ministerio de Economía en 2015 por incumplimientos administrativos. Una decisión contra la que la empresa recurrió y espera el fallo del tribunal.

La compañía inicia este viernes las negociaciones con los trabajadores de la planta de Villadangos, que llevan en huelga desde junio y están acampados delante de la fábrica. Este mismo jueves, convocaron una manifestación en las calles de León por los 362 trabajadores que perderán su empleo y otros 1.500 empleos indirectos.

Vestas explica que la decisión de cierre es puramente económica. Sostiene que cierra y deslocaliza para mantener su nivel de competitividad. La clausura ha generado un fuerte malestar entre los principales responsables políticos regionales y nacionales. Hasta el punto de que la consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha planteado un boicot a la empresa danesa.

La eurodiputada Iratxe García (i), la delegada del Gobierno en CyL, Virginia Barcones (c), y la consejera de Economía, Pilar del Olmo. (EFE)
La eurodiputada Iratxe García (i), la delegada del Gobierno en CyL, Virginia Barcones (c), y la consejera de Economía, Pilar del Olmo. (EFE)

La disminución de la actividad anunciada a principios de este verano coincidió justo con el fin del plazo exigido de actividad para no tener que devolver las ayudas concedidas a la planta, que ascendían a 15 millones de euros.

De ahí que algunos piensen que al resolverse otras subvenciones se trasladará la producción a países emergentes como China o India. Lo cierto es que Vestas ha gozado de subvenciones para su fábrica de Daimiel de casi 10 millones de euros, pero estas ayudas ya cobradas hace tiempo que no exigen ningún requisito, ya que terminaron hace años. Vestas asegura que mantendrá su actividad tanto en Castilla-La Mancha como en Galicia.

Pendiente de una subvención para Viveiro

Pese a ello, el delegado del comité de empresa de Vestas en León, Pablo Martínez, aseguró a 'Diario de León' que la firma danesa ha contratado un liquidador para Viveiro y aún no ha cerrado porque está pendiente de una subvención.

La propia Vestas ha confirmado a El Confidencial que aún no ha recibido sentencia sobre la subvención que recibió para la planta gallega y tuvo que devolver. Según consta en su memoria depositada en el Registro Mercantil, la compañía recibió 3.700.000 euros del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) en 2010. Sin embargo, en 2015, "se produce una minoración de esta subvención concedida por la falta de constancia en las licencias administrativas del proyecto subvencionado".

Vestas confirma que aún no ha recibido la sentencia por la que tiene pendiente la concesión de una subvención para su planta de Viveiro (Lugo)

Ante esta situación, Vestas decidió presentar alegaciones a la notificación de incumplimiento de la subvención aceptadas por el Ayuntamiento de Viveiro, pero no en lo que respecta a la licencia de actividad.

Desde 2015, sigue pendiente de ese fallo judicial, pero en "2016 se ha procedido a la cancelación del importe pendiente de cobro (2.373.888 euros) relativo a esta subvención concedida por el Igape, pero gestionada por el Ministerio de Economía, al considerar que, a pesar de no haber recibido notificación alguna de su cancelación, pero teniendo en cuenta que esta segunda parte de la subvención tiene las mismas condiciones que la parte gestionada directamente por el Igape, dicha subvención tenía todas las probabilidades de ser cancelada", reza la memoria.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios