denominado relevo generacional

Abelló paga un bonus extraordinario a sus hombres clave para blindar a su hijo

El septuagenario inversor, que este año ha cedido el testigo a su vástago más pequeño, ha concedido una retribución especial al equipo directivo para que apoyen a su sucesor

Foto: El empresario Juan Abelló. (EFE)
El empresario Juan Abelló. (EFE)

Juan Abelló Galló (Madrid, 1941) cumplirá el próximo 16 de diciembre los 77 años, una edad en la que pocos empresarios e inversores están al pie del cañón. Por ello, a principios de este año, nombró a Miguel Abelló Gamazo (39 años), uno de sus cuatro hijos, vicepresidente de Torreal, la firma de capital riesgo que gestiona la fortuna familiar. Una designación en clave sucesoria que ha ido acompañada del pago de un bonus extraordinario al equipo directivo para que continúe en la firma y acompañe a su vástago en la nueva etapa.

Los principales ejecutivos de Torreal, liderados por José Díaz Rato y Pedro del Corro, acompañados por Álvaro Garteiz y Alfredo Tenenbaum, se han comprometido a quedarse con Miguel Abelló hasta al menos 2020, año en el que vencerá este “plan de incentivos extraordinario” que precisamente se ha denominado Relevo Generacional. La cantidad que repartirá la firma de capital riesgo no ha sido desvelada, pero otras fuentes apuntan que superará los tres millones de euros. Los beneficiarios, que cada año suelen percibir unos ocho millones en sueldos, podrán percibir el bonus a partir del 30 de junio de 2020.

Para Juan Abelló, retener a sus directivos clave es vital para asegurar la continuidad en la gestión de Torreal, que en los últimos 24 meses ha sido protagonista de algunas de las mayores desinversiones llevadas a cabo en España. Primero se deshizo de Pepe Jeans, apuesta en la que obtuvo una rentabilidad de su inversión —50 millones de euros— de más de seis veces, justo antes de que la empresa de moda textil entrase en pérdidas y refinanciese su deuda.

Posteriormente, puso en el mercado Alcaliber, su empresa dedicada al opio para usos terapéuticos, de la que se desprendió por cerca de 200 millones, operación que coincidió en el tiempo con la venta de su 23% de la productora audiovisual Imagina por casi 500 millones. Antes del verano, selló también la enajenación de su 20% de Saba, el grupo de aparcamientos, por el que ha obtenido unos 87 millones. Por el contrario, sus últimas inversiones han sido la compra de Aernnova, valorada en 900 millones, y la toma de control de la cadena de gimnasios Go Fit.

Con este bonus, que ata a los cuatro principales directivos de Torreal, Juan Abelló evita la tentación de que alguno de ellos se deje llevar por las jugosas ofertas de los grandes fondos internacionales de capital riesgo o incluso se vaya a Firmum Capital, la sociedad de 'private equity' que montó hace cuatro años Cristian Abelló. El tercero de los hijos del patriarca abandonó en 2014 el nido familiar, pese a que inicialmente era el predestinado a tomar las riendas de Torreal cuando su padre cediese el cetro de mando.

Además de este vehículo, Cristian, que en su día consiguió llevarse a Bernardino Díaz-Andreu, uno de los gestores clave del grupo, está en trámites para constituir su propio 'family office' para gestionar directamente su patrimonial personal, según publicó recientemente 'El Economista'.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios