a través de un préstamo con cargo a la empresa

Jaume Roures y Benet se reparten un megadividendo con la venta de Mediapro

El acuerdo para la entrada en el capital del grupo chino Orient Hontai incluye la petición de un préstamo con cargo a la empresa que se destinará a retribuir a los fundadores

Foto: Tatxo Benet, Jaume Roures y Javier Tebas, en la presentación de beIN Sports. (EC)
Tatxo Benet, Jaume Roures y Javier Tebas, en la presentación de beIN Sports. (EC)

La venta del 53,5% de Imagina al grupo chino Orient Hontai Capital por 1.106 millones de euros no solo ha sido un gran negocio para Juan Abelló, que ha conseguido ingresar 430 millones por su 22,5% de una empresa que hace seis años estuvo en concurso de acreedores. Sus fundadores y actuales gestores, Jaume Roures y Tatxo Benet, también han hecho una gran operación pese a que no han vendido ninguna de sus participaciones accionariales.

Según han confirmado fuentes financieras, la nueva compañía creada para dar entrada al socio asiático ha pedido un préstamo de más de 100 millones de euros que irá destinado principalmente a repartir un dividendo extraordinario a los accionistas que se han quedado en el capital.

Las mismas fuentes señalan que la transacción se ha estructurado con la constitución de una nueva sociedad a la que Orient Hontai Capital ha traspasado el 53,5% de Imagina —empresa resultante de la fusión de Mediapro y Globlomedia— que ha adquirido a Torreal (22,5%), la mexicana Televisa (19%) y Gérard Romy (12%), socio de Roures y Benet. Por su parte, los dos empresarios catalanes han llevado el 24% —cada uno es dueño del 12%— de Imagina a la compañía de nueva creación, al igual que la británica WPP, que era propietaria del 22,5% de la productora audiovisual.

Aparentemente, el acuerdo con la multinacional china ha sido neutro para los accionistas que se quedan al frente de Mediapro, ya que —informó la operadora en el comunicado de prensa— los inversores que no vendían “mantenían su participación en Imagina”. Sin embargo, Roures y Benet han conseguido hacer caja sin, efectivamente, desprenderse de ninguna acción. Porque los dos directivos firmaron otro pacto con Orient Hontai Capital por el cual se repartirían la caja existente en la compañía antigua antes de crear la nueva.

Roures, empresario vinculado a los partidos radicales de izquierda y al independentismo catalán, y Benet son dos de los empresarios de más éxito del mundo de la comunicación en España. Ambos tienen unas fortunas personales de más de 450 millones de euros si se tienen en cuenta sus paquetes del 12% en Imagina, valorados cada uno de ellos en 228 millones. De hecho, Benet, periodista de formación, ha sido el inversor que ha comprado la polémica obra de los 'presos políticos' de ARCO por 96.000 euros.

La fórmula utilizada es la petición de un préstamo que se va a destinar al reparto de un dividendo extraordinario a Roures, Benet y WPP. Es decir, se endeuda la sociedad constituida exprofeso para la venta del 53,5% para dar un premio especial a los accionistas históricos. Una forma de gratificar por el valor creado para los que han vendido y por comprometerse a quedarse como gestores en la nueva etapa con el socio chino en el capital. Una estructura que, por ejemplo, acaba de usar Apax Partners para abonerse un dividendo de casi 70 millones de euros por su gestión al frente de Idealista, que se hará cargo de la deuda.

El importe del crédito y, por tanto, del dividendo se mantiene bajo secreto de sumario. Ni la compañía ni los beneficiarios han querido hacer ningún comentario sobre esta información. Otras fuentes sostienen que el préstamo ha sido concedido por Citibank, banco asesor de la compraventa y entidad financiera de confianza de Roures y Benet. En la operación también participaron Goldman Sachs, Deustche Bank y GBS Finanzas, la 'boutique' financiera dirigida por José Antonio Samaranch JR, que ha aprovechado sus contactos en China como miembro del Comité Olímpico Internacional (COI).

Fuentes financieras señalan que el crédito asciende a cerca de 100 millones de euros, cantidad que irá a parar a los bolsillos de los reconocidos empresarios y que se apuntará en el debe del balance de la nueva compañía. Mediapro refinanció su deuda en mayo de 2016 con un préstamo sindicado de 306 millones de euros. El vencimiento se fijó en cinco años, con la posibilidad de ampliarlo dos más. CaixaBank actuó como entidad agente en una operación en la que también participaron Banco Sabadell, Santander, BBVA, Popular ahora Santander, el Institut Català de Finances (ICF), BNP y Citi.

Con esta línea de financiación, Mediapro canceló el crédito sindicado por 155 millones que pidió un año antes y otros pasivos financieros por valor de 98 millones de euros, para los que se entregó como garantía la participación en Atresmedia, de la que tiene el 4,22% del capital. En paralelo, recibió una línea de crédito por 50 millones para afrontar nuevos proyectos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios