después de incumplir sus obligaciones financieras

Pepe Jeans entra en pérdidas y refinancia su deuda con BBVA tras aviso del auditor

Según datos oficiales, Pepe Jeans Group, sociedad controlada desde Holanda, registró una cifra de negocio de 561 millones de euros, apenas un 0,71% más que en 2016

Foto: El logo de Pepe Jeans en una tienda de Madrid. (Reuters)
El logo de Pepe Jeans en una tienda de Madrid. (Reuters)

Pepe Jeans empieza a sufrir la presión de los nuevos hábitos de compra y los efectos del Brexit en sus cuentas. La compañía española de moda, que en 2015 fue comprada por el grupo libanés M1 por 720 millones de euros, entró en pérdidas en 2017, año en que tuvo que hacer frente a una refinanciación bancaria al incumplir parte de sus obligaciones bancarias. La amortización del fondo de comercio ha sido otra de las claves que han llevado a la empresa textil a entrar en números rojos.

Según datos oficiales, Pepe Jeans Group, sociedad controlada desde Holanda, registró una cifra de negocio de 561 millones de euros, apenas un 0,71% más que en 2016, pese a la fortaleza del consumo minorista y el crecimiento generalizado de las ventas del sector textil. Pese a ello, la compañía, que tiene 369 tiendas físicas y cuenta con una plantilla de 3.196 trabajadores, considera que “ha continuado demostrando su resistencia a la complicada situación del mercado que están sufriendo los canales tradicionales en Europa”.

En concreto, a los que se conoce en el sector como ‘brick and malter’ en relación a la competencia cada vez más feroz de las tiendas 'online' frente a las tiendas físicas. El grupo, que comercializa las marcas Pepe Jeans, Hackett y Façonable, asegura que “está evolucionando y cambiando para adaptarse a las nuevas demandas del cliente en un mundo digital”, motivo por el cual está poniendo en marcha una estrategia de transformación y ahorro de costes.

Por segmentos, las ventas de Pepe Jeans crecieron un 1,6%, hasta los 388 millones de euros, mejora que vino derivada por la apertura de nuevos puntos de distribución, los primeros resultados de su tienda 'online' y el buen comportamiento de India, uno de los mercados que más crecen, gracias al acuerdo con L Capital Asia, el antiguo fondo de capital riesgo de Louis Vuitton. El beneficio operativo o ebitda de la gran enseña del 'holding' fue de 38,4 millones, mientras que el neto alcanzó los 17,66 millones, cifras muy similares a las de 2016.

El grupo de Pepe Jeans, Hackett y Façonable asegura que “está evolucionando para adaptarse a las demandas del cliente en un mundo digital”

El problema de Pepe Jeans Group viene por la evolución de sus otras dos marcas, la inglesa Hackett y la francesa Façonable. La cifra de negocio de la primera cayó un 6%, hasta los 163,9 millones (175,7 millones en el ejercicio precedente), impactada por la devaluación de la libra esterlina y “los complicados resultados en el canal tradicional”. Su ebtida fue negativo en 2,6 millones y las pérdidas finales alcanzaron los 5,62 millones. Por su parte, Façonable, que fue incorporada en 2016, aportó unos números rojos de 4,7 millones.

Como consecuencia de los resultados de estas filiales, el ebitda del 'holding' se situó en 30,68 millones en 2017, frente a los 29,3 del año anterior. Pero Pepe Jeans Group aplicó un ajuste por consolidación de 20,69 millones, por lo que el beneficio bruto de explotación final fue de 10,49 millones. Estos ajustes, relativos a fondo de comercio, que fue amortizado por 25,4 millones, fueron los que llevaron a la compañía textil a terminar el ejercicio con pérdida de 13,17 millones.

Nuevo crédito y multas con Hacienda

Estas minusvalías también se deben a los “gastos puntuales” derivados de la refinanciación que debió acometer Pepe Jeans Group al no cumplir con parte de sus obligaciones financieras. En concreto, con el ratio de apalancamiento financiero, falta que provocó la advertencia de Pricewaterhouse. El auditor incluyó en la memoria individual de Pepe Jeans un párrafo de énfasis en el que indica que, debido al citado incumplimiento, la contabilización de la deuda era incorrecta al cierre del ejercicio 2017.

Un desfase que fue corregido posteriormente al firmar, con efectos retroactivos, el nuevo crédito sindicado de 250 millones con BBVA. El banco ha eximido a Pepe Jeans Group de ciertas obligaciones y ha alargado la vida del préstamo un año más, hasta julio de 2021. El pago de esta línea de financiación se ha establecido en tres tramos, siendo el primero, de 161,2 millones, el más relevante. El tipo de interés es del euríbor más 350 puntos básicos y los pagos son semestrales.

La compañía también ha tenido que hacer frente a varias reclamaciones de la Agencia Tributaria, que han acabado con pagos adicionales de 2,14 millones de euros y hasta una sanción. Unos desembolsos por las inspecciones que Hacienda viene haciendo con regularidad por los impuestos de sociedades, del valor añadido y de la renta de no residentes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios