pierde 15.000 M de valor con pallete

Telefónica convoca su primer Investor Day en siete años por la caída de la acción

José María Álvarez-Pallete, muy preocupado por el caída constante de la cotización, ha decidido sentarse con unos 200 gestores de fondos para detener la sangría

Foto: Sede de Telefónica en Madrid. (Reuters)
Sede de Telefónica en Madrid. (Reuters)

Las alarmas han saltado en la plana mayor de Telefónica y en su consejo de administración. La caída de la cotización por debajo de los siete euros ha acentuado la preocupación de José María Álvarez-Pallete y los grandes accionistas de la compañía, BBVA y CaixaBank. El primer ejecutivo ha decidido convocar el primer Investor Day en los últimos siete años para explicar a más de 200 inversores el presente y el futuro de la operadora española, presa de la desconfianza de los gestores.

Según han confirmado fuentes próximas a Telefónica, Pallete quiere parar en seco el goteo a la baja de la operadora en bolsa, que cotiza actualmente en mínimos desde 2002. Con el fin de convencer al mercado, el presidente ha acordado con Ángel Vilá, consejero delegado, convocar una reunión extraordinaria con los gestores de fondos más importantes del planeta financiero, con lo que el equipo directivo de la multinacional no se sienta bajo el formato de Investor Day desde abril de 2011.

Desde Telefónica, se indica que esta convocatoria, cuya fecha oficial aún no está decidida, no está relacionada con la actual caída de la acción. Explican que la idea estaba siendo valorada internamente desde hacía algunos meses y que ahora se ha decidido ponerla en práctica, sin entrar en más detalles. El encuentro podría tener lugar a finales de noviembre, para hacerlo coincidir con una presentación global a los empleados.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Otras fuentes, sin embargo, admiten la honda preocupación que existe en la planta noble del Distrito C, sede operativa de la compañía de telecomunicaciones, tras perder en la última sesión bursátil de agosto la cota de los siete euros. Cuando Pallete fue elegido presidente de la operadora en sustitución de César Alierta, con el que ya era consejero delegado, Telefónica se pagaba en bolsa a casi 10 euros (9,85 euros).

Desde entonces, el valor del grupo se ha depreciado un 30%, hasta tocar el nivel más bajo en casi dos décadas, con una pérdida de capitalización próxima a los 15.000 milllones de euros. Además de esta caída, que contrasta con una subida del 6,33% del Ibex 35, los accionistas de la operadora han visto cómo el dividendo se ha reducido a la mitad en los dos últimos ejercicios, lo que ha afectado al rendimiento de la inversión.

Londres fue la capital donde Telefónica organizó por última vez un Investor Day, en la primavera de 2011. Una práctica que era muy habitual en la primera década del siglo XXI —el primer encuentro, celebrado en Río de Janeiro (Brasil), fue el 1 de marzo de 2001— por la obsesión que tenía con la acción Alierta, para quien la cotización era el mejor termómetro de una compañía. Llegó a celebrar ocho en 10 años, hasta que la paulatina caída del valor y la transformación del sector teleco dejaron sin argumentos al presidente para ofrecer previsiones que luego no se cumplían.

Telefónica ha realizado este año un Investor Day sobre su filial en Brasil, y el pasado año llevó a cabo otro sobre la de Alemania, ambas sociedades cotizadas en sus respectivos mercados. Pero no ha celebrado ninguno sobre la estrategia global del grupo. “Hay que definir qué es hoy Telefónica. Si una empresa de televisión, una productora de contenidos, una de telecomunicaciones, de ciberseguridad o de infraestructuras”, explican desde una firma de análisis internacional.

Brókeres independientes y Caixa

El 51% de las firmas de bolsa recomienda comprar, por el 41% que aconseja mantener posiciones y solo el 7,7% que le ha puesto el cartel de vender. Morgan Stanley lleva seis años recomendando comprar o mantenerse neutral. Santander, por su parte, cuatro años, y JP Morgan, más de cinco.

La Caixa, a través de Criteria, su 'holding' inversor, ha ido comprando títulos, hasta alcanzar el 1% del capital. Ha destinado más de 400 millones a incrementar la posición de la entidad catalana en la operadora, de la que ya tenía el 5% a través de CaixaBank, su banco cotizado. De momento, solo acumula minusvalías, ya que las primeras adquisiciones las hizo por encima de los ocho euros por acción. Lo mismo que José Riberas, el consejero delegado de Gestamp, que se gastó 20 millones de euros en tomar 2,5 millones de títulos entre 8,22 y 8,30 euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios