alerta de "efectos colaterales"

El 'lobby' de la banca hace oficial su crítica al impuesto de Sánchez: “Afecta a la solvencia”

Las patronales AEB y CECA alertan de que el tributo supondría una desventaja competitiva y que tendría un impacto recaudatorio inferior al previsto por el Gobierno

Foto: José María Roldán, presidente de la AEB. (EFE)
José María Roldán, presidente de la AEB. (EFE)

La banca ya tiene una postura oficial contra el impuesto que prepara el Gobierno. Aunque los ejecutivos del sector dan por hecho que no llegarán a verlo, la preocupación es creciente a medida que las declaraciones de los ministros son más claras. Las patronales AEB y CECA han remitido este martes un comunicado con críticas a la propuesta de Pedro Sánchez.

Hasta ahora, los bancos habían tratado de que calaran en el debate varios argumentos que las asociaciones de banca y de las antiguas cajas de ahorros han plasmado oficialmente. Por una parte, “el establecimiento de un gravamen singular sobre el sector podría tener unos efectos recaudatorios inferiores a los pretendidos”, aseguran las patronales, pese a que, según los técnicos de Hacienda de Gestha, hay una capacidad recaudatoria de 1.000 millones siguiendo el modelo británico, que grava el pasivo.

De hecho, estiman que el 94% del beneficio de los bancos quedaría intacto. Entre los bancos de inversión, los cálculos sobre el impacto en las ganancias, a falta de que se concrete la propuesta de incremento en la presión fiscal, oscilan entre el 3% y el 10%.

Asimismo, la AEB y CECA alertan de que un impuesto a la banca podría “afectar de forma muy negativa la solvencia” del sector. El tercer argumento de peso se refiere a una desventaja competitiva a nivel europeo, aunque haya otros países que tienen un gravamen al sector financiero. La tasa, alegan, “supondría un obstáculo al relevante papel que desempeña este sector en términos económicos y sociales, con especial incidencia en lo que hace a su contribución al empleo y al desarrollo de la actividad económica a través de la concesión del crédito”.

Los organismos presididos por José María Roldán e Isidre Fainé también hacen referencia a las exigencias a nivel europeo en el marco de la unión bancaria para reforzar la solvencia del sistema financiero, como las contribuciones al Fondo de Garantía de Depósitos o al Fondo de Resolución, “que suponen un coste para el sector financiero que afecta a los resultados y, por tanto, a los dividendos que percibe una amplia base accionarial minorista”. “El establecimiento de un impuesto sectorial supondría un sobrecoste adicional que haría aún más difícil acceder al mercado de capitales”, añaden.

Efectos colaterales

Las dos patronales admiten que “los objetivos que se pretenden alcanzar con estas medidas se pueden compartir”, pero rechazan que pueda hacerlo un sector que pesa un 3% en los beneficios empresariales, mientras que “conllevaría efectos colaterales perjudiciales para la economía española en general”.

Por lo tanto, si el problema de las pensiones es común, deberían involucrarse todos los agentes económicos, defiende la banca. También asevera que “el sector financiero ha realizado considerables esfuerzos en el pasado para facilitar el cumplimiento de los objetivos de déficit público y que, además, su contribución al sostenimiento del gasto público ya es superior a la de otros sectores de actividad”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios