estudio de la dirección general de tributos

El Gobierno analizará el efecto en el crédito antes de impulsar el impuesto a la banca

Tributos estudiará el efecto en la recaudación, en las entidades y en el crédito del impuesto a la banca. El sector ha mostrado indignación y preocupación ante esta tasa

Foto: Nadia Calviño y María Jesús Montero en la presentación de Pablo Hernández de Cos como gobernador del BdE. (EFE)
Nadia Calviño y María Jesús Montero en la presentación de Pablo Hernández de Cos como gobernador del BdE. (EFE)

El impuesto a la banca ya es la principal preocupación del sector. Este martes fue el tema estrella de conversación en los corrillos del cóctel posterior a la presentación de Pablo Hernández de Cos como gobernador del Banco de España, con la presencia de importantes ejecutivos bancarios. Por ahora, el Gobierno tiene el tributo en fase de estudios, antes de decidirse a impulsarlo.

Hacienda analizará el impacto de este extra impositivo sobre los bancos en la recaudación, en el sector y en el crédito. El resultado de este estudio será determinante para que Pedro Sánchez se decida o no a llevar su propuesta al Congreso. Si lo hace y obtiene una mayoría parlamentaria para sacarlo adelante, Bankia y Sabadell serán las entidades más perjudicadas, según cálculos de JP Morgan.

Mientras, las entidades aguantan la respiración. Especialmente las que dependen más del negocio en España. Por el contrario, Banco Santander y BBVA serían las dos entidades menos afectadas.

Los ejecutivos de más alto nivel han recopilado argumentos durante las últimas semanas en contra de esta potencial amenaza para sus cuentas de resultados, que oscila entre el 2,8% y el 3,6% en el beneficio por acción de los bancos del Ibex, según los analistas de JP Morgan en la City londinense, que han explicado en un informe dirigido a los clientes los efectos en la gran banca española de un esfuerzo fiscal de entre 800 millones y 1.000 millones de euros.

Bajo este supuesto, JP Morgan estima un impacto de entre el 9% y el 11,2% en el beneficio por acción de Bankia para el año que viene y de entre el 7,7% y el 9,6% para el Sabadell. En Bankinter y CaixaBank estaría entre el 5% y el 7%, mientras que en BBVA oscilaría entre el 2% y el 2,5% y en Banco Santander entre el 1,5% y el 1,9%.

Propuesta desde la oposición

Pedro Sánchez propuso esta idea en enero, cuando estaba en la oposición. El líder socialista habló de una nueva figura impositiva en la banca para que, a cambio del rescate público al sector en 2012, soporte parte del esfuerzo fiscal de revalorizar las pensiones. Manuel Escudero, ‘cerebro económico’ de Ferraz desde la victoria de Sánchez ante Susana Díaz, habló de un incremento de ocho puntos porcentuales en el tipo efectivo de Sociedades.

El presidente del Gobierno, en una entrevista en el diario 'El País', señaló este fin de semana que los ministerios de Economía y Hacienda están analizándolo y que quiere “abrir el debate”. La Dirección General de Tributos es el órgano encargado del análisis de Hacienda, según fuentes del ministerio de María Jesús Montero.

Tributos ha iniciado ya un estudio amplio que tendrá en cuenta el efecto recaudatorio, el impacto sobre la banca y las posibles distorsiones que generen en el mercado de crédito. Este análisis será determinante para que el Gobierno de Sánchez decida sobre la tasa bancaria, mientras que desde Economía apuntan a que también está en una fase de análisis. “Es buena noticia que haya un análisis en términos relativos, porque si el estudio es bueno verá que la tasa es absurda”, asegura un ejecutivo bancario.

De hecho, esta ha sido una de las críticas de los principales ejecutivos bancarios. Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, aseguró la semana pasada que el impuesto “distorsionaría y encarecería” el crédito. La tasa finalista a la banca fue protagonista en el curso ‘La economía ante el Blockchain’ que organizaron la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Sin embargo, José Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) se encargó de rebatir el argumento. El execonomista jefe de BBVA recordó que el sector ya esgrimió el mismo argumento antes de la crisis, cuando el Banco de España en la era de Jaime Caruana impuso unas provisiones anticíclicas. Finalmente, los tipos de interés bajaron por las presiones competitivas, que también existen en la actualidad. Mientras que José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), hace referencia a la elasticidad de oferta y demanda como clave para que el impuesto repercuta más a los bancos o a los clientes. Es decir, la sensibilidad de prestamistas y prestatarios ante el precio.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, se cuestionó que haya motivos para castigar a la banca, ya que a su juicio un impuesto finalista se justifica cuando es un sector con externalidades negativas. Torres, por su parte, recordó que el rescate se dirigió a las cajas de ahorros y a los depositantes. Aunque todos ellos coinciden en el reto de la rentabilidad y de tener una banca fuerte para apoyar el crecimiento, una idea contraria a la imposición de una nueva tasa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios