pasa de 4.328 a 500 millones en dos años

Grupo Villar Mir queda limpio de deuda tras completar el saneamiento financiero de OHL

El grupo ha conseguido rebajar su deuda financiera neta consolidada de 4.300 M a 500 M, un acelerado plan de saneamiento donde la clave ha estado en la venta de la filial de concesiones

Foto: Juan Villar-Mir, junto a su padre, Juan Miguel Villar Mir, el día en que cristalizó el relevo. (EFE)
Juan Villar-Mir, junto a su padre, Juan Miguel Villar Mir, el día en que cristalizó el relevo. (EFE)

Grupo Villar Mir (GVM) vuelve a respirar tranquilo. El 'holding' propietario de OHL, Ferroglobe, Fertiberia e Inmobiliario Espacio ha conseguido reducir a una décima parte de su endeudamiento financiero neto en apenas dos años, un acelerado saneamiento en el que ha sido clave la venta de OHL Concesiones y el repago de deuda de la filial constructora.

Gracias al plan de venta de activos que llevó a cabo el grupo durante 2017, con operaciones como el traspaso del complejo de lujo de Canalejas, y a la desconsolidación de los casi 2.000 millones de deuda asociada a las concesiones de OHL, que pasaron a contabilizarse como activos disponibles para la venta una vez se acordó la operación con IFM, la compañía consiguió rebajar sus compromisos financieros de 4.328 a 2.365 millones al cierre del pasado ejercicio.

Un paso de gigante que acaba de completarse con el cierre definitivo de la venta de OHL Concesiones al fondo australiano el pasado abril, lo que ha permitido a la constructora ingresar un cheque de 2.235 millones.

Gracias a esta inyección de efectivo, OHL ha aprobado la vuelta al dividendo, con un pago de 100 millones de euros —de los cuales, su matriz ingresará 53 millones—, ha destinado 701,7 millones al pago de deuda bancaria con recurso, otros 228,2 millones a la recompra de tres series de bonos, y ha mejorado la tesorería del grupo en unos 1.000 millones.

Con la suma de todos estos movimientos de reducción de compromisos financieros de la filial constructora, más la mejora de su posición de caja neta, Grupo Villar Mir ha conseguido situar su deuda financiera neta consolidada en algo menos de 500 millones de euros, según han reconocido desde el propio 'holding'.

No obstante, estos ajustes también han tenido impacto en los activos totales consolidados, los cuales se situaron en 15.634 millones al cierre de 2017, cifra un 7,4% inferior a los 16.896 millones de un año antes, y un 24,5% menor que los 20.725 millones de 2015, ejercicio en el que GVM todavía contabilizaba importantes participaciones en Inmobiliaria Colonial y Abertis.

Fue a finales de 2015 cuando el grupo empezó a desprenderse del 25% que controlaba en la inmobiliaria y del 20% que poseía en la empresa de autopistas, movimientos que siguieron a operaciones emblemáticas, como el traspaso del rascacielos Torre Espacio al filipino Grupo Emperador, que supusieron el pistoletazo de salida de un drástico plan de ajuste para equilibrar la cuentas de la filial constructora.

Todo este ejercicio de saneamiento también ha tenido su impacto en resultados, ya que OHL Concesiones era uno de los principales generadores de beneficio del grupo, tanto en términos netos como, sobre todo, operativos (ebitda y ebit), algo que se dejó notar con fuerza en las cuentas de cierre de 2017, cuando GVM arrojó unos números rojos de 28,1 millones, frente a la ganancia de 60 millones que se anotaba en 2015, justo antes de iniciar la espiral de ventas.

Ferroglobe ha tomado el testigo a concesiones como principal generador de beneficio operativo y, en 2017, esta división mejoró en 85 millones su deuda financiera neta, precisamente gracias al incremento de la generación positiva de ebitda. En el mismo ejercicio, la división de Energía redujo esta partida en cinco millones; la de Fertilizantes, en 31 millones, y el negocio inmobiliario, en 34 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios