vuelve la 'mano negra' mexicana

Un juez mexicano pone en jaque las ventas de OHL al fondo australiano IFM Investors

Un juez de Ciudad de México admite a trámite una demanda dirigida a bloquear la venta de OHL México y OHL Concesiones. Como cautelar, limita a IFM disponer de los títulos de la filial azteca

Foto: El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, junto a su padre y fundador del grupo, Juan Miguel Villar-Mir. (EFE)
El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, junto a su padre y fundador del grupo, Juan Miguel Villar-Mir. (EFE)

Los fantasmas mexicanos del pasado vuelven a llamar a la puerta de OHL. Tres años después de que se filtraran unas grabaciones donde, presuntamente, responsables de OHL México reconocían estar inflando las cifras de tráfico de su filial azteca, el mismo abogado al que OHL acusó de extorsión y de estar detrás de esta trama ha logrado que un juzgado mexicano admita a trámite una demanda contra la venta de las filiales de la compañía española a IFM Investors.

El fondo australiano se ha convertido en la tabla de salvación del grupo de la familia Villar Mir, con quien primero llegó a un acuerdo para compartir el control de OHL México a través de la sociedad conjunta Magenta Infraestructuras, y que terminó quedándose con la totalidad de la filial azteca tras adquirir también su matriz, OHL Concesiones, por 2.235 millones de euros.

Paulo Díez Gargari, el abogado que desde hace tres años ha presentado todo tipo de escritos y demandas contra el grupo español, ha logrado que un juez de lo civil del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México admita a trámite una demanda dirigida a intentar anular estas ventas, bajo el argumento de que se trata de una serie de operaciones sucesivas cuyo fin último era permitir que IFM se hiciera con el control de OHL México a un precio por debajo del requerido.

El abogado que ha presentado muchas demandas contra el grupo español, ha logrado que se admita a trámite otra dirigida a intentar anular estas ventas

Los 27 pesos por acción que el fondo australiano ha ofrecido en las dos opas que ha lanzado para hacerse con el 100% de OHL México son un 36,8% inferiores a los 42,7 pesos que, según el demandante, tienen reconocidos como valor contable los títulos de la filial azteca, diferencia que reclama un accionista minoritario al que Díez Gargari afirma representar, que con su demanda ha vuelto a colocar al grupo de Villar Mir en el centro del huracán.

Además de la admisión a trámite, el TSJ ha ordenado una batería de medidas cautelares cuyas principales consecuencia son impedir a IFM ejercer sus derechos políticos sobre los títulos de OHL México, disponer de ellos o cobrar cualquier dividendo hasta que haya un fallo firme. Pero, además, el magistrado ha ordenado enviar una rogatoria a Madrid para tomar declaración a OHL en calidad de codemandado.

Según ha reconocido el propio Díez Gargari, entre los objetivos que persigue esta demanda figura declarar la nulidad de la venta de OHL Concesiones a IFM, precisamente, la operación que ha permitido a la constructora sanear toda su deuda.

Desde la compañía dirigida por Juan Osuna aseguran carecer de comunicación oficial alguna de este procedimiento, y puntualizan que un juzgado mexicano no es competente para juzgar una operación en la que intervienen dos empresas españolas sobre una sociedad también española. Un portavoz de IFM México también reconoció que está por ver que un tribunal mexicano tenga competencia en este asunto.

OHL México, por su parte, ha respondido a esta demanda con un comunicado ante el supervisor bursátil mexicano en el que asegura que "la Procuraduría Fiscal de la Federación, dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, presentó una denuncia penal en contra del señor Diez (y otros) por difundir información falsa al mercado en relación con OHL México. Como consecuencia de lo anterior, existe actualmente una investigación penal federal".

Cronología de un rescate

La toma de control de OHL Concesiones y OHL México por parte del fondo australiano se remonta hasta enero de 2015, cuando IFM Investors firmó un primer acuerdo para adquirir el 24,99% de Conmex, la principal concesionaria que por aquel entonces tenía la constructora española en el país azteca, operación que se completó tres meses después.

En octubre de 2016, OHL pactó con el fondo la venta de otro 24% de Conmex, noticia que llegó pocos meses después de que la constructora española iniciara contactos para excluir de bolsa a OHL México, movimiento que arrancó formalmente en junio de 2017, cuando IFM y OHL Concesiones lanzaron una opa a través de la sociedad conjunta Magenta Infraestructuras.

En paralelo, la compañía española inició un proceso para dar entrada en el capital de OHL Concesiones a un socio minoritario, desinversión que contó con Santander y Credit Agricole como asesores financieros pero que no logró su objetivo, lo que terminó derivando en un acuerdo de venta de la totalidad de la compañía a IFM en diciembre de 2017.

Con esta adquisición, el fondo, además de hacerse con la principal unidad de negocio de OHL pasó a tener el control absoluto de Magenta Infraestructuras y, por ende, de su filial mexicana. Los títulos de la constructora española cerraron ayer en bolsa con una caída del 0,59%, en los 3,87 euros por acción.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios