josé moya invierte 25 millones en el alentejo

Fiebre entre las fortunas andaluzas por invertir en el olivar húmedo de Portugal

El dueño de detergentes Persán se une al desembarco de otras sagas familiares como los De Prado, Martínez Sagrera o Beca en el país vecino

Foto: Olivar en Jaén. (EFE)
Olivar en Jaén. (EFE)

La atracción que ejerce Portugal, en especial su sector agroalimentario, entre los grandes patrimonios andaluces no cesa. El último en subirse a este carro ha sido José Moya, copropietario junto a su esposa Concha Yoldi del fabricante de detergentes sevillano Persán, interproveedor de Mercadona. El empresario ha adquirido recientemente, según diversas fuentes del sector, dos fincas de olivos en la zona del Alentejo (en el municipio de Alvito) que suman casi un millar de hectáreas.

Se trata de terrenos en los que olivares, en formato superintensivo (muy pegados unos a otros, como si fueran un seto, y con regadío por goteo), se están plantando actualmente. La inversión en la compra de los terrenos rondaría los 25 millones de euros, según las citadas fuentes, a lo que se sumarían los costes de la plantación. El matrimonio Moya-Yoldi se suma así al desembarco de otros grandes empresarios, agrícolas o no, en el olivar portugués. Familias como las cordobesas De Prado (poseen 4.200 hectáreas y han integrado su negocio de aceituna de mesa en Dcoop) o Martínez-Sagrera (con más de dos décadas de experiencia en el olivar luso), los sevillanos Beca (inmobiliaria) o la firma también sevillana Bogaris (promoción comercial y gestión agraria) han hecho inversiones en la última década.

La zona del Alentejo, gracias a la construcción de la presa de Alqueva (la más grande de Europa), permitió poner en regadío 57.000 hectáreas. Otra de las familias españolas que desembarcaron en la zona fue la del presidente de Ferrovial, Rafael del Pino. Dos de sus hermanos entraron en el capital de Innolivo, que entre Córdoba, Badajoz y el Alentejo puso en producción 10.000 hectáreas. Tenían el 45% y a finales del pasado año lo vendieron —igual que el resto de socios, BBVA y la inmobiliaria MRA, que creó el proyecto— al grupo financiero ADM Capital por 130 millones.

Precisamente Bogaris también tiene en venta sus aproximadamente 5.000 hectáreas de olivar en el país vecino, lo que es una oportunidad para quienes buscan fincas amplias, de las que actualmente ya quedan pocas. Los terrenos en regadío aún disponibles son de menor tamaño, como las aproximadamente 500 hectáreas que tienen cada una de las fincas adquiridas por José Moya. El empresario sevillano es también propietario de una ganadería de toros bravos (El Parralejo) y a final del pasado año ya adquirió otra finca de 1.200 hectáreas en Aracena (Huelva) para desarrollar las 1.000 cabezas de ganado con que cuenta.

Otro relevante empresario agroindustrial español con intereses en el olivar en Portugal es el extremeño Atanasio Naranjo, que controla la central hortofrutícola Tany Nature, la más importante de esta comunidad. La familia Naranjo tiene 800 hectáreas en el Alentejo, la mitad de olivos. También cabe citar, al igual que en el caso de la familia cordobesa Martínez-Sagrera, a los empresarios cárnicos sevillanos Gómez Cabrera, que hace una década se hicieron con 2.000 hectáreas. Igualmente, Migasa, el gigante aceitero sevillano, ha anunciado recientemente sus planes para construir la que sería su primera almazara en Portugal.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios