tras la ampliación de capital

El accionista actual de Duro perderá el 97% de su dinero y los nuevos ganarán un 37%

La ampliación de capital de 125 millones supondrá una dura dilución para los accionistas de la compañía asturiana, que apenas se van a quedar con el 2,5% del capital actual

Foto: Sede de Duro Felguera en Gijón. (EFE)
Sede de Duro Felguera en Gijón. (EFE)

El consejo de administración de Duro Felguera ya sabe con certeza cómo quedará el accionariado de la compañía si consigue llegar a cabo la ampliación de capital de 125 millones de euros para evitar el concurso de acreedores. Según un informe interno al que ha tenido acceso El Confidencial, la dilución para los actuales inversores será del 97,5%, ya que el precio de las acciones que se pondrán a la venta será ligeramente superior a los cero euros.

El documento, elaborado por Fidentiis, el 'broker' contratado para dirigir la Oferta Pública de Suscripción (OPS), expone con detalle la situación de impago de Duro Felguera, que tiene créditos vencidos por 110 millones de euros, y un patrimonio negativo, lo que le ha llevado a estar en causa de disolución. Pero también detalla el plan de recapitalización y la potencial revalorización que tendrían los nuevos inversores.

Si la ampliación llega a buen término, la banca será dueña en un primer momento del 6% de acciones

Según esta presentación, si la ampliación llega a buen término, los actuales accionistas de Duro Felguera se quedarán con apenas el 2,5% del capital, mientras que la banca será dueña en un primer momento del 6% de las acciones. Los inversores que suscriban la OPS tendrán, por tanto, el 91,5% de la nueva compañía de ingeniería asturiana.

Esta proporción variará conforme pasen los años, ya que el acuerdo de recapitalización con los acreedores, los cuales aceptan una quita de 234 millones de euros, incluye un 'warrant' o bono convertible por el que la banca podría llegar a tener hasta el 29% del capital de Duro Felguera si se cumplen una serie de hitos vinculados a la valoración bursátil. Fuentes próximas a la operación señalan que, en condiciones normales, Santander, Sabadell, Caixabank y Bankia retendrán cerca de un 18% del grupo asturiano.

Fuentes próximas a la operación señalan que esta brusca dilución se debe a que en la actualidad Duro Felguera, que tiene una plantilla próxima a los 2.100 empleados, vale cero o incluso tiene una tasación negativa. En consecuencia, el precio de la ampliación de capital será apenas superior a los 0,01 euros por título. Uno de los asuntos por resolver es si los accionistas actuales tendrán la opción de suscribir la emisión de forma preferente, como ha pedido la CNMV, o si directamente se apela a los inversores institucionales para completar la operación de forma más rápida dada la situación del grupo.

Duro Felguera seguirá este año en pérdidas especialmente porque tiene previsto llevar a cabo un duro plan de ajuste -ya ha anunciado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para cerca del 25% de la plantilla-, que tendrá un coste de unos nueve millones de euros. Al mismo tiempo, espera pérdidas adicionales de algunos de los proyectos problemáticos que tiene en litigo o en vías de negociación, por lo que el beneficio operativo o Ebitda para el ejercicio en curso oscilará entre los 8 y los 11 millones negativos.

Un futuro esperanzador

Sin embargo, Fidentiis cree que, una vez capitalizada la compañía y limpiada de los numerosos conflictos que tiene encima de la mesa, incluida la reclamación de 195 millones de Hacienda, Duro Felguera podría alcanzar un Ebitda de 28 millones en 2019, que crecería hasta los 48 millones en los años posteriores. Teniendo en cuenta que sus competidores del sector cotizan a entre seis y ocho veces, el 'broker' estima que la rentabilidad para los nuevos accionistas irá desde el 31 al 37%, pudiendo incluso alcanzar el 40%.

Si se cumple la ampliación de capital y el acuerdo con la banca, Duro Felguera pasará de tener una deuda neta de 273 millones (364 millones brutos) a finales de 2017 a apenas 30 millones a 31 de diciembre de este año y a contar con una caja positiva de 127 millones en 2022. Esta mejora de la salud financiera permitirá a la empresa asturiana conseguir, con unas ventas similares de 800 millones, el equilibrio de sus cuentas con un Ebitda de entre 35 y 38 millones, frente a los 57-60 que debía conseguir antes para hacer frente a los costes de estructura y a la deuda bancaria.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios