nueva auditoría de jacobs consultancy

Duro Felguera prepara una reducción de 600 trabajadores, el 25% de la plantilla

El plan de rescate de la compañía contempla un duro ajuste laboral para los 2.100 empleados actuales, lo que supondrá todo un golpe para el tejido industrial de Asturias

Foto: Fotografía de archivo de una manifestación de trabajadores de Duro Felguera. (EFE)
Fotografía de archivo de una manifestación de trabajadores de Duro Felguera. (EFE)

La supervivencia de Duro Felguera no solo pasa por un acuerdo con la banca acreedora, que supondrá la pérdida casi total del valor de las acciones en manos de los dueños actuales y la entrada de un nuevo socio. El plan para sacar adelante la empresa asturiana contempla una reducción de plantilla de entre 500 y 600 empleados, cerca del 25% de la plantilla actual. Todo un mazazo para los sindicatos, que llevan meses protestando ante el Gobierno del Principado de Asturias para que tome cartas en el asunto.

La compañía anunció ayer el plan que le han presentado Banco Santander, Banco Sabadell, CaixaBank y Bankia para eludir el temido concurso de acreedores. Un rescate que pasa por la conversión en capital del 75% de la deuda actual, nuevas líneas de avales por 100 millones, liquidez nueva por 25 y una posterior ampliación de capital de hasta 125 millones. Una estructura que lleva más de cuatro meses encima de la mesa y que ya fue planteada por el fondo Bybrook cuando presentó su oferta el pasado mes de septiembre.

Las propuestas posteriores de KKR y sobre todo de Blas Herrero, dueño de Kiss FM, también incluían esta exigencia de quita a la banca y la dilución a los accionistas actuales, que como mucho retendrían el 10% del capital actual de Duro Felguera. Pero, dado el deterioro que ha sufrido el grupo en los últimos meses debido a su incapacidad para engordar su cartera de proyectos, el rescate pasa además por una brusca reducción de la fuerza laboral.

Según han confirmado distintas fuentes, la compañía de ingeniería presidida por Acacio Rodríguez y controlada accionarialmente por las familias Del Valle y Arrojo se va a ver forzada a despedir a entre 500 y 600 empleados, cerca del 25% de los 2.100 trabajadores actuales. Se trata, según las mismas fuentes, de una medida necesaria similar a la que en su momento adoptaron Abengoa e Isolux. La multinacional sevillana prescindió de más de 10.000 personas durante su proceso de reestructuración, aproximadamente un tercio de su fuerza laboral, mientras que el grupo controlado por Luis Delso preparó un ajuste para 2.000 empleados, el 40% de la plantilla, antes de que finalmente entrase en causa de disolución.

El consejo de administración de Duro Felguera se reúne hoy para discutir el planteamiento de la banca, que supone de hecho la pérdida prácticamente total de sus participaciones para sus consejeros dominicales. De aprobarse esta estructura, Banco Santander, poseedor de cerca del 45% de la deuda actual (unos 250 millones de euros), se convertiría provisionalmente en el mayor accionista, seguido de Banco Sabadell.

Sede central de Duro Felguera.
Sede central de Duro Felguera.

El órgano de gobierno también debería aprobar las cuentas de 2017, que se han cerrado con unas pérdidas de al menos 170 millones de euros provocadas por las provisiones por litigios por los problemas en Venezuela y Australia y las pérdidas en varios proyectos, como anunció la compañía en diciembre. Pero el consejo ha solicitado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una semana adicional —la fecha legal expira hoy— para presentar los números del pasado ejercicio.

Nueva auditoría de Jacobs Consultancy

Una incertidumbre que siembra aún más dudas sobre la solvencia y el futuro inmediato de Duro Felguera. La falta de credibilidad es tal que la compañía está sopesando la contratación de la empresa americana Jacobs Consultancy para realizar una ‘due diligence’ o estudio pormenorizado de todos los proyectos y verificar el estado real de la compañía. Algunos de los potenciales compradores han solicitado esta auditoría adicional para saber con exactitud el diagnóstico del grupo y las necesidades exactas de capital.

Una petición que se produce después de que, en enero, Duro Felguera cerrase la contratación de Juan José Nieto para vigilar el proceso de recapitalización y apenas unos días después rompiese el contrato y se quedase sin una persona especializada para reconducir las negocaciones con la banca. Los acreedores ya han dado tres prórrogas —la próxima vence en abril— a la compañía para llegar a un acuerdo y evitar un concurso de acreedores que cada vez está más cerca.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios