se quedan atrás del resto de bancos

Liberbank no llega al 5% de rentabilidad: el talón de aquiles de las antiguas cajas

Los bancos de las antiguas cajas promedian un retorno sobre el capital del 5%, mientras que Liberbank se sitúa por debajo. Se eleva la brecha respecto al resto de bancos en ROE

Foto: Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank. (Efe)
Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank. (Efe)

Los bancos nacidos de las antiguas cajas de ahorros tienen una difícil herencia que gestionar. Su dependencia del negocio clásico de prestar y captar dinero, así como el peso del sector inmobiliario que se disparó en la burbuja, dejan atrás a estas entidades en el aumento de rentabilidad que persigue el sector, como evidencia Liberbank esta semana.

Los ejecutivos bancarios han lanzado todo tipo de quejas durante los últimos años contra la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Los tipos al 0% han colaborado con el cambio de ciclo económico, pero han lastrado la recuperación de los resultados de la banca. El negocio tradicional consiste en captar recursos de clientes al que remunera para prestar una parte a familias y empresas. El ‘dinero gratis’ reduce este margen de intermediación.

La banca se ha enfrentado con el desafío de afrontar el desagüe del ladrillo de sus balances y crecer en la parte alta de la cuenta de resultados. Los bancos surgidos a partir de las antiguas cajas de ahorros se están quedando atrás del resto en esta evolución. Así lo mostraron los resultados anuales recientes publicados por Ceca y las cifras publicadas del primer trimestre por parte de Liberbank este miércoles.

El banco dirigido por Pedro Manuel Rivero (presidente no ejecutivo) y Manuel Menéndez (consejero delegado) obtuvo un beneficio de 29 millones de euros en el primer trimestre, frente a los 27 millones del mismo periodo del año anterior, y por encima de la previsión del consenso de analistas. La entidad crece en margen de intereses por el efecto volumen de aumentar su 'stock' de hipotecas y crédito al consumo, reduce la tenencia de activos improductivos (NPL, por sus siglas en inglés) y aumenta su ratio de capital del 13,8% al 15,4%, cumpliendo en este caso con la promesa a los inversores en la ampliación de noviembre, con la que captó 500 millones, más de la mitad de su valor en bolsa ese momento. Pero lo que no crece es en rentabilidad, como también aseguró entonces.

Es el aspecto más gris de los resultados. De hecho, los retornos sobre el capital (ROE) o respecto al capital empleado (ROTE) no aparecen en los hechos relevantes remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Aunque desde el banco admiten que está en torno al 4,5%, lejos de los estándares de los bancos del Ibex 35. El plan presentado en noviembre es llegar a un ROE del 8% en 2020.

Los raquíticos niveles de rentabilidad también se encuentran en el resto de entidades de las cajas de ahorros. La patronal, Ceca, publicó los resultados de sus bancos la semana pasada, con un incremento del beneficio del 2,1% hasta los 2.948 millones de euros. El ROE se mantuvo casi constante, con un leve descenso de 3 puntos básicos hasta el 5,17%.

Este martes Banco Santander arrancó la presentación de resultados trimestrales entre las grandes cotizadas españolas. Su beneficio aumentó un 10% hasta los 2.054 millones, mientras que el ROE subió del 8,19% hasta el 8,67% y el ROTE del 12,13% al 12,42%. “Usamos el ROTE porque contabiliza sólo el capital empleado”, matizó José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander. Aunque muchos analistas usan el ROE como referencia. Aún con las cifras de 2017, el banco líder en rentabilidad fue Bankinter con un ROE del 12,6%, mientras que BBVA obtuvo un ROE del 6,4% y un ROTE del 7,7%. Por su parte, Sabadell registró un 6,7% de ROE; Bankia, un 6,6%; y CaixaBank, un 6,9%.

Efectos en bolsa

Los analistas señalan dos factores clave que lastran o impiden el crecimiento en rentabilidad. Por una parte, la combinación entre recursos de clientes en balance (depósitos y cuentas corrientes) y fuera de balance (fondos, planes de pensiones, banca privada y seguros). La segunda clave es el peso de los activos improductivos en el balance. Por eso Bankinter es la entidad más rentable: es el banco en el que más pesa el dinero de clientes fuera de balance, con un 33% del total, y fue el que menos se expuso a los excesos de la burbuja inmobiliaria.

La desintermediación de los depósitos aumenta la rentabilidad, mientras que la reducción de la cartera de activos improductivos limita las provisiones

“La desintermediación de los depósitos (trasvase del dinero a fondos u otros productos) aumenta la rentabilidad con los tipos al 0% al generar más ingresos recurrentes vía comisiones en vez de margen de intereses, mientras que la reducción de la cartera de activos improductivos limita las provisiones”, resume Javier Bernat, analista de GVC Gaesco Beka. “La rentabilidad es clave porque cuando es menor que el coste del capital, que está entre el 9% y el 11% [según el banco], las entidades suelen cotizar con valor inferior al contable”, añade.

En efecto, Bankinter tiene la mayor ratio de capitalización frente al valor en libros, con 1,7 veces, frente a las 0,5 veces de Liberbank. Los grandes bancos cotizan con el mismo precio en bolsa que en los libros o cerca de la unidad. Estos múltiplos muestran cómo la banca aún está castigada en el parqué frente a otros sectores y justifican la falta de prisas de entidades como Ibercaja para dar el salto.

La dificultad para crecer en ingresos ha llevado a las entidades a la reducción de costes para dar más visibilidad al beneficio. En este sentido, los bancos españoles han cerrado el 40% de la oficina y disminuido el 30% de la plantilla en la última década. Liberbank ha señalado a los analistas que está adelgazando la red de sucursales al tiempo que crece en nuevas zonas como Madrid.

Así, ha reiterado el objetivo de reducir un 5% los costes este año a través de menores costes de personal. Los analistas del Sabadell explican que tiene margen de maniobra para ello si la suspensión en la conversión de temporales a indefinidos (10% de la plantilla) se vuelve definitiva, lo que “no afectaría a los ingresos” porque no están actualmente en la red. En este sentido, Liberbank podría reducir la ratio de eficiencia (costes respecto a ingresos), que el analista Javier Bernat calcula en torno al 65%, frente al 47% que presentó Banco Santander un día antes.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios