el pp facilitará su desembarco en rabassa

Alicante abre las puertas a Ikea tras el cambio de color político del ayuntamiento

La salida del tripartito de izquierdas despeja el camino a la empresa sueca, que lleva años intentando convencer al 'consistorio del cambio' para instalarse en el barrio alicantino de Rabassa

Foto: El vuelco político en Alicante supone una oportunidad para Ikea. (Reuters)
El vuelco político en Alicante supone una oportunidad para Ikea. (Reuters)

Nuevo horizonte para Ikea. El recién estrenado alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, intentará recuperar el proyecto de tienda que la firma sueca lleva años tratando de implantar en el municipio. Su concejala de Urbanismo, Mari Carmen de España, señaló este lunes que el consistorio está dispuesto a buscar un “acercamiento” con la multinacional para retomar el contacto, aunque admitió que en el año que queda de legislatura será complicado que pueda desatascarse una iniciativa de estas características.

Las negociaciones llevan meses en punto muerto. "No hemos avanzado nada ni ha habido reuniones" con los portavoces del consistorio en el último semestre, explican fuentes de Ikea a este periódico. Tan es así que el gigante de los muebles sigue estudiando otras ubicaciones distintas a Alicante, pero no demasiado alejadas, pues su objetivo es "acercarse a los alicantinos".

No obstante, la abrupta salida del tripartito de izquierdas despeja el camino (o como mínimo lo facilita) a Ikea. Luis Barcala tomó las riendas de la alcaldía de Alicante el pasado jueves, tras la abstención de la concejala tránsfuga Nerea Belmonte (Guanyar). Su voto en blanco dejó a la socialista Eva Montesinos sin apoyo suficiente para gobernar tras la dimisión de Gabriel Echávarri y dio paso al aspirante del Partido Popular, la lista más votada en las elecciones municipales de 2015.

La idea es sentarnos a hablar para ver cómo podemos recuperar el proyecto. Si no lo hacemos nosotros, lo harán otros

Fuentes del nuevo equipo de Barcala señalaron a El Confidencial que la idea es “sentarnos a hablar para ver cómo se puede recuperar el proyecto y que sea bueno para todos, también para el comercio de Alicante”. Ikea lleva años explorando la opción de montar uno de sus establecimientos en la zona de Rabassa, pero problemas y conflictos urbanísticos con el PP —primero— y el rechazo del tripartito de izquierdas —después— han mantenido en suspenso sus planes.

“Si no lo hacemos nosotros, lo van a hacer otros y la gente va a ir igual a comprar”, afirman las mismas fuentes en referencia a posibles ubicaciones alternativas como Elx (Elche) o Finestrat. De momento, el equipo de Barcala está aterrizando, por lo que aún dice desconocer en qué términos se reabrirán las negociaciones.

El conocido como 'ayuntamiento del cambio' no estaba a favor de que Ikea se instalase con un macrocentro comercial porque consideraba que ese formato no encaja con el tejido industrial de Alicante. Los planes iniciales contemplaban una tienda de hasta 42.000 metros cuadrados, una superficie comercial anexa de hasta 83.000 metros y un mínimo de 500 empleos directos.

Mientras tanto, Elche se postula como candidata a quedarse con lo que su vecino —por ahora— no ha querido. "Sí, hemos mantenido varias reuniones con Ikea y estamos en condiciones más que ventajosas para acoger su centro", confirmó hace meses el concejal de Urbanismo de ese municipio, José Manuel Sánchez. Se trata de un enclave estratégico por su cercanía con el quinto aeropuerto nacional por volumen de pasajeros, muy vinculado a la industria del calzado y eterno rival de Alicante.

Ikea se estrenó con su primer centro en la Comunidad Valenciana hace tres años: está situado en Alfafar, en un polígono comercial a 10 kilómetros de Valencia hoy rodeado de otras cadenas como Bauhaus, especialista en hogar, talleres y jardines.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios