nerea belmonte decide votar en blanco

El PP recupera Alicante al fracasar el pacto del PSOE con la tránsfuga de Podemos

Luis Barcala será el nuevo alcalde por encabeza la lista más votada. La desconfianza entre Guanyar Alacant y Nerea Belmonte lleva esta a votar en blanco y dejar sin alcaldía a Eva Montesinos

Foto: Luis Barcala, con la vara de mando de alcalde de Alicante. (EFE)
Luis Barcala, con la vara de mando de alcalde de Alicante. (EFE)

El conservador Luis Barcala es el nuevo alcalde de Alicante. El fracaso en la negociación del PSOE, Compromís y Guanyar Alacant con la tránsfuga Nerea Belmonte ha dejado a la socialista Eva Montesinos sin vara de mando tras la dimisión de Gabriel Echávarri. La concejal no adscrita, que fue obligada a dimitir de la coalición que formaron Podemos y Esquerra Unida en la ciudad, ha decidido votar en blanco. De esta forma, Montesinos solamente ha logrado 14 votos, a uno de la mayoría absoluta, y la alcaldía ha pasado a manos del aspirante del Partido Popular, la lista más votada en las elecciones municipales de 2015.

Tras la decisión de Belmonte de negarse a dar la alcaldía a la candidata socialista subyace la fuerte desconfianza con su antiguos compañeros de Guanyar Alacant. La edil no adscrita había exigido recupera sus derechos como concejal, con competencias de gestión y un sueldo. Esto no está permitido ahora con el Reglamento Orgánico el Pleno (ROP), por lo que una de las patas fundamentales del acuerdo era modificar ese reglamento, para lo cual se habían solicitado incluso informes a los técnicos municipales. Este cambio no es automático y dependía de un segundo pleno. Esta incertidumbre, la "desconfianza" y las malas relaciones entre Belmonte y el líder de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, que forzó en su día su renuncia, están entre las principales razones del voto en blanco, según fuentes conocedoras de la negociación. La propia Belmonte así lo declaró tras el pleno: "Hay que preguntar al señor Pavón por qué, aún a sabiendas de que era mi derecho restituir mi honor y mis derechos tanto económicos como políticos, no ha querido dar su brazo a torcer".

La recuperación de la alcaldía de Alicante es un balón de oxígeno para el Partido Popular, que vuelve a esta institución tras la dura derrota que sufrió en 2015 en la Comunidad Valenciana y que le llevó a perder la Generalitat y un gran número de ayuntamientos, entre ellos las tres capitales de provincia. Para la izquierda es la demostración de una fracaso sin paliativos en la gestión del cambio político. Ha sido incapaz de ponerse de acuerdo para consolidar un relevo político tras dos décadas de gobiernos municipales de un PP local que todavía arrastra múltiples causas abiertas por casos de corrupción.

Consiciente de la complejidad del encaje entre Guanyar y su antigua concejala, el PSOE había intentado negociar con Ciudadanos y con un edil tránsfuga de la formación naranja, Fernando Sepulcre, al que los populares mantienen con un sueldo en la Diputación de Alicante. Este último ha votado en nulo escribiendo su propio nombre en la papeleta, mientras que los ediles de Ciudadanos (5) han votado a su candidata Yaneth Giraldo. Con solo 14 votos a su favor Montesinos no ha logrado mayoría absoluta y Barcala ha sido designado nuevo alcalde pese a contar solamente con ocho concejales pero ser la lista más votada en las elecciones.

El PSOE culpa a Ciudadanos del 'belmontazo'

Belmonte fue expulsada de Guanyar por adjudicar contratos menores a conocidos relacionados con Podemos, un hecho que ella atribuyó a su inexperencia en la gestión administrativa. Por su parte, Barcala es abogado de profesión y portavoz municipal. Suya fue la decisión de llevar a los juzgados el fraccionamiento de contratos de Echávarri, que dimitió el pasado 9 de abril al acumular dos procesamientos, el segundo por despedir de forma ilegal a la cuñada del propio Barcala, que trabajaba como interina en el consistorio. El dirigente del PP obtiene ahora el premio a su estrategia de oposición al convertirse antes de que termine la legislatura. Le queda un año para consolidarse y pone en un aprieto al PP, que no tenía claro si situarlo de nuevo como cabeza de lista. Había otros nombres encima de la mesa como el de Antonio Peral o el subdelegado del Gobierno en Alicante, José Miguel Saval.

El PSOE no ha tardado en justifica su fracaso en la operación para retener la alcaldía en la falta de apoyo de Ciudadanos. "Cuando Ciudadanos tiene que elegir entre un gobierno de progreso o salvar al PP, siempre lo tiene claro: salva al PP. Quienes se regodearon de la caída de Echávarri ya ven que hoy en la Alcaldía está el PP más oscuro", señaló Manolo Mata, vicesecretario de los socialista valencianos. Mata calificó el pleno de este jueves como "el belmontazo", en recuerdo del "tamayazo" que dejó a Rafael Simancas sin gobierno en la Comunidad de Madrid por la fuga de dos diputados socialistas.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios