El feeling eléctrico de Albert Rivera con su principal embajador del Ibex 35
la cada vez más cercana amistad con borja prado

El 'feeling' eléctrico de Albert Rivera con su principal embajador del Ibex 35

El candidato de Ciudadanos ha sembrado una especial relación con Borja Prado, presidente de Endesa y el empresario que le organizó el encuentro secreto con Nicolás Sarkozy

Foto: Aznar, Sarkozy y Florentino Pérez, en el palco del Santiago Bernabéu en febrero de 2018. (EFE)
Aznar, Sarkozy y Florentino Pérez, en el palco del Santiago Bernabéu en febrero de 2018. (EFE)

Albert Rivera dijo justo hace tres años que "no hay nación grande sin empresas". En aquel acto en un teatro de Madrid el líder de Ciudadanos estaba todavía en edad adolescente, políticamente hablando, como así demostraron sus resultados en las elecciones municipales y autonómicas de un mes más tarde. Hoy ya ha cumplido la mayoría de edad y es sin duda un candidato firme a tomar asiento en el palacio de la Moncloa.

Eso lo saben todos los presidentes de grandes compañías que dependen en gran medida del Boletín Oficial del Estado (BOE), que llevan meses cultivando la relación con el máximo responsable del partido naranja, en cuyas manos está igual la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que la destitución de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Y con el que más 'feeling' ha encontrado es con Borja Prado Eulate, presidente de Endesa, alto ejecutivo de Mediobanca, consejero eterno de Mediaset, el representante en España de los intereses de Italia, íntimo amigo de Florentino Pérez y, sobre todo, el hombre de negocios más hábil del Ibex 35.

El líder de Ciudadanos quería conocer al que fuera primer ministro de Francia, que mantiene una relación muy próxima con Aznar y con Borja Prado

Fue él quien organizó el encuentro que a primeros de enero tuvo Rivera con Nicolás Sarkozy, tal y como adelantó el pasado lunes Fernando Garea en El Confidencial. El líder de Ciudadanos quería conocer al que fuera primer ministro de Francia, que mantiene una relación muy próxima con José María Aznar y con el propio Borja Prado. Tirar de la primera opción estaba descartada por obviedad política. Si alguien se enterase, se le vincularía más con la derecha, la crítica habitual de los partidos de izquierdas para desenmascarar la identidad real de la agrupación naranja. Por ello, se decantó por pedirle al presidente de Endesa que le hiciera de embajador.

Prado tiene una buena cercanía con Sarkozy porque ambos comparten asesor, esos hombres en la sombra que cuecen reuniones secretas, tejen los hilos que el ciudadano de a pie no ve y dan los consejos más oportunos pensando en el corto y el largo plazo. En este caso se trata de Pierre Giacometti, un consultor estratégico que susurró al jefe del Elíseo francés y que es asesor de la presidencia de Endesa, solo de la presidencia, no de la compañía. Fuentes conocedoras de la relación indican que Giacometti, típico ejecutivo de buena planta, culto, percibe un salario anual de 300.000 euros que paga la eléctrica a No Com, una consultora francesa en la que trabajó, nada más acabar la carrera de periodismo en la Universidad de Navarra, uno de los tres hijos del presidente de Endesa.

Algunas fuentes sostienen que Giacometti intermedió a petición de Borja Prado en facilitar el encuentro entre Rivera y Sarkozy. Otras dicen que fue directamente Prado el que armó la reunión entre el aspirante a la Moncloa y el ahora bajo custodia y perseguido por la justicia por presunta financiación ilegal en la campaña electoral de 2007 que le permitió ser elegido para dirigir Francia hasta 2012.

Sea como fuera, Rivera se reunió con Sarkozy entre el 11 y el 12 de enero aprovechando la visita del mandatario galo a Madrid, con motivo del concierto que su mujer, Carla Bruni, dio en la capital. Al evento acudieron, entre otros, José María Aznar y señora, y Borja Prado y señora, matrimonios muy afines, dada la estrecha relación entre ambos. De hecho, el empresario lo contrató en 2011 como asesor cuando olió que al Gobierno de Zapatero, a cuyo ministro de Economía, Pedro Solbes, también tuvo en nómina, entraba en 'rigor mortis'. Al menos 200.000 euros anuales recibía el mandatario del PP.

La cita en el palco del Bernabéu

Los dos se volvieron a ver un mes más tarde, el 14 de febrero, en el palco del Santiago Bernabéu, para asistir al partido de Champions League entre el Real Madrid y el Paris Saint Germain. Ocuparon asiento de honor invitados por Florentino Pérez, quien puso a su derecha a Sarkozy, seguido de Aznar. Justo detrás estaba Prado, acompañado de Paolo Vasile, 'il cavaliere' de Telecinco, al que acaban de renombrar consejero de Mediaset pese a que a finales de 2017 tuvo que dejar el cargo al expirar los 12 años de permanencia máxima que aconseja el buen gobierno para garantizar cierta independencia.

Rivera lleva meses dejándose cortejar por los líderes del Ibex 35. El candidato de Ciudadanos ha pisado las moquetas de Telefónica, Iberdrola...

Rivera, sabedor de cómo suben sus acciones en la Bolsa de la política, lleva meses dejándose cortejar por los líderes del Ibex 35. Como publicó El Confidencial el pasado 12 de marzo, el candidato de Ciudadanos ha pisado las moquetas de las sedes de Telefónica, Iberdrola y la propia Endesa para hacer guantes con los José María Álvarez Pallete, Ignacio Sánchez Galán y Borja Prado de turno. La situación ha sido tan surrealista que los asesores de unos y otros han dedicado tiempo a filtrar con quién se veía más, en un intento por enemistar a Rivera con el PP y por insinuar quién presuntamente le financiaba mejor.

Pero lo cierto es que con quién más 'feeling' ha tenido hasta ahora ha sido con el presidente de Endesa, empresa curiosamente en manos de una nación grande —Italia— y que como él ha estado en muchas quinielas para ser candidato a dirigir buques como Repsol y Gas Natural. Todo un embajador, capaz de convivir con la izquierda, con la que hizo el negocio de su vida —la compra de Endesa entre Enel y Acciona por 42.500 millones—, con la derecha, con la que se movió como pez en agua, y ahora con el supuesto centro que viene. Seguramente, el más sagaz, como ha demostrado al resolver él solito el conflicto entre ACS, Atlantia, la Caixa y el Gobierno de Rajoy para repartirse la catalana Abertis. Otra cosa es cómo usen los enemigos de Rivera estas reuniones que en Ciudadanos califican de "normalidad institucional".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios