no tienen impacto en las cuentas d ela matriz

Santander eleva las pérdidas definitivas del Popular en 2017 hasta 13.600 millones

La pérdida del Popular en 2017 fue de 13.595 millones, frente a los 12.218 estimados inicialmente. Este quebranto se registra contra el capital anterior a la compra por Santander

Foto: Ana Botín en la presentación de la compra del Popular por el Santander. (Reuters)
Ana Botín en la presentación de la compra del Popular por el Santander. (Reuters)

El Banco Santander ha elevado las pérdidas definitivas del Popular hasta 13.595 millones de euros en 2017, 1.340 más que los números rojos de 12.218 millones estimados en el primer semestre.

Este quebranto se deriva de los saneamientos realizados tras la compra del banco resuelto en junio y se cargan contra los fondos propios que tenía la entidad, acciones y deuda subordinada, de ahí que sus tenedores perdieran todo su dinero. Por ello, no tiene impacto en los resultados del Santander del año pasado.

[Lee aquí: Ana Botín gana 10,5 millones en 2017, un 6,9% más]

La explicación de esta diferencia reside en dos conceptos. El primero es que, al traspasar el ladrillo del Popular a Blackstone, la entidad pierde más de 1.000 millones en créditos fiscales (DTA) asociados con esos inmuebles. El segundo es el coste del ERE acometido en los servicios centrales del Popular, estimado en torno a 300 millones.

Según consta en la memoria anual de Santander conocida este viernes, el Popular se anotó pérdidas de 37 millones de euros después de su adquisición por parte del banco cántabro como consecuencia del citado cargo de 300 millones para la reducción de plantilla. Sin este cargo, Popular habría ganado 263 millones de euros entre el 7 de junio y el 31 de diciembre de 2017.

Las pérdidas del Popular en el conjunto de 2017 suponen cuadruplicar las pérdidas de 2016 —el último de Ángel Ron como presidente— que tras la reformulación que hizo Emilio Saracho en abril, fueron de 3.3216 millones. Gran parte de las mismas se debieron al deterioro del valor de inversiones de sociedades dependientes, negocios conjuntos o empresas asociadas, por los que la entidad tuvo un resultado negativo de 5.186 millones en 2017, frente a los 156 millones del ejercicio anterior.

Ángel Ron (2d), en la presentación de los resultados del Popular de 2016. (EFE)
Ángel Ron (2d), en la presentación de los resultados del Popular de 2016. (EFE)

A esto hubo que sumar unas pérdidas de 1.790 millones por activos no corrientes, más del triple que en 2016, cuando la entidad había registrado un resultado negativo de 525 millones. Además, el año pasado consignó unas pérdidas por activos intangibles de 741 millones de euros, cuando en 2016 no había dedicado cantidad alguna a esta partida.

Márgenes a la baja


Todos los márgenes de actividad de Banco Popular retrocedieron el año pasado, ya que el margen de intereses descendió en más de 300 millones de euros, un 17,75 por ciento, hasta 1.414 millones de euros, después de que los ingresos por intereses bajaran en 550 millones y se situaran en 2.089 millones. Esto es la tónica habitual en la banca española por los tipos cero y la falta de recuperación del crédito.

Tras la recapitalziación acometida por el Santander, el Banco Popular disponía de un ratio de capital de primera calidad (CET1) del 12,24 por ciento.

Como es sabido, en junio de 2017 y, tras meses de agonía bursátil, el Popular fue comprado por un euro por el Santader después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiera que era "inviable" para continuar independiente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios