tenía un agujero e iba a incumplir los mínimos

Por qué la Junta Única de Resolución consideró insolvente al Banco Popular

Los informes de la resolución del Popular no echan la culpa de su caída a la liquidez, sino que lo consideraban insolvente y advertían de que su déficit podía ser incluso mayor

Foto: Comparecencia de Elke König, presidenta de la JUR, en el Congreso. (EFE)
Comparecencia de Elke König, presidenta de la JUR, en el Congreso. (EFE)

La Junta Única de Resolución (JUR) y Deloitte lo dejan claro: el Banco Popular era insolvente, aunque su caída se precipitó por la salida de liquidez. Así se expone en numerosas ocasiones en los informes sobre la resolución de la entidad conocidos este viernes. Una tesis que comparten todos los expertos y que contradice la versión oficial del Banco de España y del Gobierno (aunque Luis de Guindos dio marcha atrás en su reciente comparecencia en el Congreso). Ahora bien, si el BCE hubiera ofrecido la liquidez para cubrir la fuga de depósitos, tal vez habría tenido tiempo para encontrar una solución privada y evitar que accionistas y titulares de subordinada lo perdieran todo.

La JUR realizó una primera valoración con el fin de apoyar la decisión del BCE de declarar al Popular "inviable o próximo a la inviabilidad" ('failing or likely to fail'), declaración que desató la intervención del banco. En ella, admite que "la valoración provisional no indica que el banco sea insolvente" porque no había indicios de que incumpliera los requisitos de capital impuestos por el supervisor o de que sus activos eran menores que sus pasivos. Ahora bien, acto seguido añade que "el plan de capital evaluado por el BCE y el potencial déficit de provisiones muestran que el Popular puede infringir los requisitos de capital" antes de 2019 si no logra hacer una ampliación o reducir su deuda.

El organismo que preside Elke König añade que "la solvencia de la entidad está bajo condiciones de estrés y los mercados están descontando un déficit de cobertura de los créditos morosos", lo que estaba afectando a la liquidez. "Si este déficit de provisiones se materializa y no se toman medidas adicionales para ampliar el capital, se espera un incumplimiento de los requisitos de capital".

Relevo en la presidencia del Popular de Ángel Ron (i) por Emilio Saracho (c).
Relevo en la presidencia del Popular de Ángel Ron (i) por Emilio Saracho (c).

¿Existía ese déficit de provisiones, procedente de la época de Ángel Ron, que iba a provocar una insuficiencia de capital? Este documento explica que el BCE estaba llevando a cabo una inspección que, como adelantó en su día El Confidencial, había encontrado una importante insuficiencia de provisiones. Algo que era compartido por "diferentes analistas y agencias de 'rating'". "Además, la entidad también está llevando a cabo una revisión interna de la cobertura de los activos que, aunque no está acabada, aparentemente muestra un déficit de cobertura". Se refiere a la retasación de los activos inmobiliarios del banco que había puesto en marcha Emilio Saracho para determinar el importe de la ampliación de capital que pretendía llevar a cabo si fracasaba (como fracasó) la subasta del banco.

El déficit de solvencia, censurado

La conclusión es que "parece claro que hay una percepción de déficit de provisiones por parte del mercado, el supervisor y la propia entidad". Es más, la propia JUR da una estimación de dicho déficit, pero ha sido censurada en la versión "no confidencial" publicada este viernes. E incluso alerta de que el agujero puede ser mayor del que ella calcula, tal como sucede en el informe de Deloitte (la segunda valoración), que además tiene en cuenta las posibles demandas por la ampliación de capital de 2016. "si el ajuste derivado del déficit de provisiones se materializa, las ratios de capital disminuirían" en una cantidad que también ha sido tachada.

La valoración de Deloitte es diferente, porque partía de la resolución del banco y pretendía dar una orientación para evaluar si las posibles ofertas por el Popular eran aceptables o era preferible llevar al banco a un concurso de acreedores. Pero, en todo caso, encuentra un déficit de provisiones de 11,800 millones en el escenario más positivo y 20.600 millones en el adverso, con un punto medio de 14.700. Estos déficits se comerían el total de los fondos propios del banco, es decir, los accionistas tenían que perderlo todo. Solo podían haberse salvado los tenedores de subordinada en el caso más positivo.

¿Se habría salvado con una inyección de liquidez?

Ahora bien, lo que provocó la declaración de 'failing or likely to fail' no fue eso, sino la salida de liquidez. Eso significa que existe la posibilidad de que, si se le hubiera concedido la financiación necesaria para cubrir la fuga de depósitos, el Popular podría haber tenido tiempo para solucionar sus problemas de solvencia y podría haberse evitado la resolución y la venta al Santander.

No lo podemos saber porque el BCE se ha negado a publicar las cifras de salida de depósitos, la liquidez de emergencia facilitada y los colaterales con los que contaba el banco. En todo caso, los accionistas no habrían salido mucho mejor parados: la única salida era una macroampliación de capital a un precio tan bajo que también habrían perdido casi todo su dinero.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios