admite que pudo haber problemas de solvencia

Guindos: solo el 30% de la fuga de depósitos de Popular fue de instituciones públicas

El ministro de Economía asegura que la huida de depósitos que llevó a la resolución del Popular no fue culpa de las entidades públicas, porque el 70% provino de clientes privados

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos, comparece en el Congreso de los Diputados. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos, comparece en el Congreso de los Diputados. (EFE)

La comparecencia del ministro Luis de Guindos en el Congreso este martes no versó solo sobre su enfrentamiento con Rodrigo Rato en Bankia. También hubo tiempo para la resolución del Banco Popular, que se precipitó, como es sabido, por la huida de los depositantes, muchos de los cuales fueron instituciones públicas. Sin embargo, Guindos aseguró que estas solo retiraron el 30% del dinero que salió del banco. Además, se apartó de la tesis oficial de que la quiebra se produjo exclusivamente por motivos de liquidez y admitió que podía tener problemas de solvencia.

"En los últimos dos meses y medio antes de la resolución, el 70% de las salidas fue de clientes privados y solo el 30% restante fue de instituciones públicas. Había una correlación extrema entre las caídas en bolsa del valor y las salidas de depósitos. Hay que tener en cuenta que se produjeron numerosas rebajas de 'rating', y hay inversores institucionales que tienen que atenerse a niveles mínimos de 'rating' para colocar su liquidez", explicó el ministro.

Preguntado por algunos diputados sobre si él aconsejó a alguno de estos organismos públicos que retirase sus fondos del Popular, respondió: "Nunca hablé con ninguna institución para que sacara el dinero del Popular, imagine la que se hubiera montado si le digo a cualquiera que saque el dinero de un banco".

El expresidente del Popular Emilio Saracho. (Reuters)
El expresidente del Popular Emilio Saracho. (Reuters)

También tuvo que responder preguntas sobre por qué no socorrió a la entidad que presidía Emilio Saracho en vez de dejarla caer con la consiguiente pérdida de toda la inversión para sus accionistas. Su respuesta fue que estaba obligado a seguir las normas de resolución europeas (aunque el Gobierno italiano no lo hizo una semana después con dos pequeñas entidades) y que el banco estaba más concentrado en su venta —que había fracasado— que en una ampliación de capital que habría requerido ese tiempo que le faltó.

Admite que podía tener problemas de solvencia

Según su relato, no conocía exactamente la situación del Popular: "En todas mis declaraciones siempre decía 'según me dice el supervisor'. Yo no tengo inspectores en los bancos, hay un supervisor español o europeo que te va contando estas cuestiones". "El Gobierno no tiene capacidad para analizar la calidad del colateral de un banco, estaba en manos del Banco de España, que estaba en contacto con el BCE", añadió.

Guindos también se mostró partidario de que se haga público el informe de Deloitte, aunque le quitó importancia (como informó El Confidencial, no fue decisivo porque el precio lo fijó el Santander): "El Popular abrió un periodo de subasta para ver su valoración y no hubo ninguna oferta". También rechazó que hubiera un plan preconcebido para vender el banco al Santander y afirmó que se dieron a todos los bancos las mismas condiciones y el mismo tiempo para pujar por él.

Por último, el ministro se apartó de la versión oficial sostenida hasta ahora por Gobierno, Banco de España y FROB de que el Popular era perfectamente solvente y su caída se debió únicamente a la salida de liquidez, algo que los expertos consideran insostenible: "Si fue un problema de solvencia o de liquidez, no le puedo decir, es una cuestión del Banco de España. El Ministerio de Economía no es responsable de todo, el Popular estaba bajo la responsabilidad de la JUR y del BCE".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios