según asegura el ministro en el congreso

Rato dimitió de Bankia y se arrepintió... Pero Guindos ya no le dejó que volviera

El ministro de Economía ha negado que forzara a dimitir a Rodrigo Rato de su puesto en Bankia, sino que lo hizo voluntariamente, aunque se echó atrás al día siguiente

Foto: El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, momentos antes de comparecer en el Congreso. (EFE)
El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, momentos antes de comparecer en el Congreso. (EFE)

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha respondido a las acusaciones de Rodrigo Rato de que le obligó a dimitir como presidente de Bankia. En su comparecencia en la comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso, Guindos ha asegurado que su antiguo jefe dimitió voluntariamente, pero que se arrepintió cuando ya lo había comunicado a la CNMV; y entonces sí que el ministro le exigió su salida. El ministro también ha echado toda la culpa de la crisis al Gobierno de Zapatero, cuyo principal fallo fue la falta de transparencia y no atajar los problemas de raíz, sino ir "poniendo parches".

La semana pasada, el exvicepresidente del Gobierno aseguró también en el Congreso que el actual ministro le exigió su "dimisión el 6 de mayo de 2012 y la acción se desplomó". Sin embargo, Guindos sostiene que esta salida fue voluntaria. "Yo no le pido que dimita, dimite él. Porque veía lo que se le venía encima: había presentado unas cuentas sin auditar, que es una falta especialmente relevante, y porque sabía perfectamente que, de forma muy rápida, se iba a recomendar la transformación de las preferentes inyectadas por el FROB en capital, lo que suponía la nacionalización. Y lo primero que tienes que hacer entonces es cambiar el equipo de gestión", ha explicado el ministro.

[Lea la comparecencia de Guindos en la comisión de investigación de la crisis financiera]

Y ha añadido: "Me comunica un lunes por la mañana que iba a comunicarlo a la CNMV, me pide que hable con Goirigolzarri y le digo que me parece bien. Al día siguiente me vuelve a llamar y me dice que lo ha pensado bien y que va a continuar de presidente hasta la siguiente junta de accionistas. Ahí sí que le dije que usted dimite inmediatamente porque ya lo ha comunicado a la CNMV". A su juicio, "puede que el expresidente de Bankia confundiera la petición inicial, que no existió, con esta, que sí existió".

Rodrigo Rato, en su comparecencia en el Congreso. (Reuters)
Rodrigo Rato, en su comparecencia en el Congreso. (Reuters)

Esta dimisión vino precedida de una serie de acontecimientos que hacían insostenible la continuidad de Rato al frente de Bankia: las alertas del FMI sobre la situación de la entidad, varios intentos fallidos de fusión, el rechazo del Banco de España a sus planes de ajuste, el desplome de la acción en un 35%, una sanción de la CNMV a la entidad por manipular el precio de la acción y, por último, la citada falta del preceptivo informe de auditoría en las cuentas anuales de 2011.

Guindos ha explicado también que el Banco de España quería profesionalizar los órganos de gobierno de Bankia y, por eso, había ofrecido a José Ignacio Goirigolzarri ser consejero delegado con Rato, pero este no aceptó porque quería ser presidente. Asimismo, ha reconocido que se reunió con los principales banqueros para discutir la solución de Bankia: "Habría sido una irresponsabilidad que no me reuniera con ellos con una crisis financiera de caballo, cuando el Gobierno ya había prestado no sé cuánto dinero en capital y avales. Si no me hubiera ocupado, habría sido un irresponsable porque estaba todo a punto de estallar".

O rescate o salida del euro

También ha hecho un relato muy diferente al del ex director gerente del FMI respecto al rescate financiero. Rato dijo que fueron las declaraciones de Guindos en las que aseguraba que la banca española necesitaba 60.000 millones las que provocaron el hundimiento de las cotizaciones de los bancos en bolsa y que sus dos 'decretos Guindos' pusieron en apuros al sector al exigir unas provisiones excesivas. Ello, junto a la crisis que provocó en Bankia al forzarle a dimitir, facilitó la salida de 250.000 millones del sistema financiero español entre enero y septiembre de ese año, lo que le forzó a "aceptar el único rescate que le ofrecieron", según Rato.

En cambio, el titular de Economía ha culpado al Gobierno de Zapatero de no haber sido capaz de atajar el problema de las cajas y ha dicho que, ante la desconfianza generalizada de los mercados y el inicio del contagio a las finanzas públicas, tuvo que actuar de forma contundente. Así, "a diferencia del Gobierno anterior, que se había limitado a aportar dinero a fondo perdido" sin despejar las dudas, quiso arrojar luz sobre los balances bancarios y aplicar una estrategia de saneamiento y recapitalización del sistema que acabara con todas las dudas, lo que explica los dos 'decretos Guindos'. Asimismo, asegura que la estimación de un déficit de provisiones de 50.000 millones fue realizada por el Banco de España, no por el Gobierno.

Pero, además, ha asegurado que "no tenía otra alternativa, dado el riesgo inminente de que las dudas sobre el sector financiero acabaran extendiéndose también al Tesoro, lo que habría terminado por conducir al rescate total del país". Es más, ha ido más lejos y ha sostenido que "la alternativa al rescate financiero habría sido el concurso de acreedores de todas las entidades fallidas", lo que habría exigido que el Fondo de Garantía de Depósitos cubriera 250.000 millones, que debería haber aportado el Tesoro.

Su conclusión es que esto, "dada la coyuntura macroeconómica existente en el año 2012, hubiera supuesto, casi automáticamente, el rescate completo de nuestra economía o bien nuestra expulsión de la unión monetaria".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios